miércoles, 9 de febrero de 2011

PARA MI HERMANA DEL ALMA...



Hoy es el cumpleaños de una persona muy especial para mí. Alguien que llegó a mi vida hace algunos años y que se ha convertido en la Hermana mayor que nunca tuve.

Mi hermana Paloma tiene el corazón muy grande, tanto como para haberme adoptado como su hermana pequeña.

Hermana, tengo mucha suerte de que te encuentres en mi vida. Para alguien como yo que tengo poca familia, es una alegría saber que estás a mi lado. Tú llenas con creces los huecos que se han ido formando a lo largo de estos años.

Has estado en mis momentos más difíciles, en esos en los que casi nadie se quedó a mi lado. Eres una estrella brillante que me acompaña aunque el cielo se nuble.

Tú y tu gran familia habéis sido para mí un punto de apoyo fundamental y doy gracias a la vida por haberos encontrado.
Hoy es tu cumpleaños, hoy es un día grande por muchas cosas, y quiero felicitarte no sólo por ello, sino por ser como eres. Te quiero Hermana.

Ana

martes, 21 de diciembre de 2010

INSPIRACIÓN



















Todo el verano esperando que la musa vuelva es casi una eternidad.

Muchas tardes emborroné folios que acabaron en el contenedor de reciclaje...

¿Esperar a la musa o forzar su presencia? La verdad es que ya no sé muy bien que sortilegio invocar.

Y un día, cuando menos te lo esperas, delante de una taza de café en un bar, coges una servilleta y la musa comienza a susurrar: no te preocupes si no vuelvo, puede que no te haga falta ya...



Ana

Safe Creative #1012148063082

viernes, 17 de diciembre de 2010

EL ENGAÑO II


Me vestí con ropa cómoda y me encaminé al Hospital. Se encontraba a cuatro manzanas de mi casa, por lo que me decidí a ir dando un paseo, mientras mi cabeza no paraba de dar vueltas en torno a una misma idea...Aquello era un error. ¿Quién era la Señora Castro? Y lo más importante ¿qué tenía que ver conmigo?

En esas estaba cuando llegué a la puerta del viejo Hospital Provincial. Me adentré buscando el puesto de Información, donde una recepcionista muy amable me preguntó:

- ¿En qué puedo ayudarle?

- He recibido una llamada informándome del empeoramiento de la señora Castro. ¿Quién podría darme más información?

- A ver…La señora Castro se encontraba ingresada en Oncología. Suba a la cuarta planta y pregunte en el control de Enfermería, probablemente allí puedan ayudarle.

Me despedí agradeciéndole su atención y me encaminé hacia el ascensor, pensando que su modernidad desentonaba con el vetusto edificio. Probablemente aquellos pensamientos eran una manera de intentar que la situación no me agobiara aún más.

Al llegar a la planta busqué el control de Enfermería. Estaba vacío, probablemente porque la unidad en la que me encontraba era, con Urgencias y la U.C.I, una de las más complicadas de llevar. De una de las habitaciones salió una enfermera morena llevando el carro de curas. Me dirigí a ella para ver si me podía dar algún tipo de información.

- Bueno días. Perdone que la interrumpa, necesitaría que me diera información…

- Deme un momento, tengo que entrar a revisar el suero de esta paciente y ahora mismo estoy con usted.

En un par de minutos salió de la habitación y recogió el carro de curas. Mientras se lavaba las manos escrupulosamente me preguntó:

- ¿En qué puedo ayudarle?

- Me han llamado esta mañana para informarme del empeoramiento de la Señora Castro.

- ¿Es usted su familiar?

- Verá, aquí creo que es donde se encuentra el error. Me han llamado para decirme que mi madre había empeorado, cuando la realidad es que mi madre falleció en un accidente de tráfico hace diez años. He intentado explicárselo a su compañero, pero él ha insistido en que viniera para aclarar la situación.

- Mire, yo lo único que puedo decirle es que Elena Castro ha fallecido esta madrugada. Estaba ingresada en la 412, y que durante los días que ha permanecido ingresada en el Hospital, ha estado acompañada por un señor, que debe ser el que la ha llamado, porque aquí no me consta que se haya realizado ninguna llamada para informar de su fallecimiento, entre otras cosas, porque no teníamos constancia de la existencia de ningún familiar directo al que debiéramos de llamar en caso de empeoramiento o defunción. Vaya a la habitación, creo que el acompañante de la señora Castro se encuentra todavía allí.

La puerta de la 412 estaba entreabierta. Al lado del ventanal, un hombre canoso y alto miraba a través de los cristales. Al ver mi reflejo en ellos se volvió con expresión de asombro.

- Si no fuera porque Elena está muerta…Perdóname Sara…Soy Alberto Castillo, el marido de tu madre.

- Creo que se equivoca. Mi madre falleció hace diez años.

- Cuando leas esta carta entenderás muchas cosas…

Se acercó a mí ofreciéndome un sobre que recogí con desgana. Aquello no podía ser más que una triste equivocación, pero a pesar de mis reticencias, lo abrí y comencé a leer.


Querida Sara:

Qué difícil se me hace escribirte esta carta.

Probablemente si la estás leyendo es que ha sucedido lo peor y ya no podré conocerte. Tantos años soñando con este encuentro, escogiendo las palabras que te diría y todo lo que he guardado durante todo este tiempo se desvanece por momentos.

Y aunque ahora pienses que esto es un error, te puedo decir que no lo es.

Me quedé embarazada con dieciséis años. Eran otros tiempos, y por mi situación personal me vi forzada a cederte en adopción.

En todo este tiempo no he dejado de pensar ni un momento en ti y en este reencuentro que ya no será posible.

No espero que me perdones.


Te quiero.

Elena.




Al terminar de leer la carta se agolparon multitud de sensaciones en mí, pero sobre todas ellas predominaba la sensación de engaño.

No dejaba de hacerme preguntas que mi madre ya no podría responderme:

¿Por qué has tardado tanto en encontrarme?
¿Por qué mis padres nunca me hablaron de ti?
¿Por qué…? ¿Por qué?





Han pasado dos años desde aquel sábado lejano y aquí sigo preguntándome cosas que desconozco, pero hoy ya no tengo la sensación de engaño, creo que te he comprendido. Ya no necesito preguntarte porqué…


Ana


Safe Creative #1012148063198

martes, 14 de diciembre de 2010

EL ENGAÑO I



La mañana en la que todo sucedió me desperté sobresaltada. Serían las ocho cuando una música casi desconocida me hizo abrir los ojos. Era la melodía de mi móvil. Normalmente lo desconectaba siempre antes de irme a dormir, pero extrañamente, aquella noche olvidé hacerlo.

Por un momento pensé en dejarlo sonar y quedarme en la cama disfrutando de esos instantes en los que tomas conciencia de lo a gusto que se está entre las sábanas en el momento de despertar…Pero había algo en ese sonido, algo que me inquietó profundamente. No estaba acostumbrada a que sonara, y menos un sábado por la mañana.

Mi teléfono era el mudo acompañante de mi vida. Podían pasarse los días e incluso las semanas sin hacer ningún ruido. Si tuviera que sobrevivir gracias a las llamadas que recibía, probablemente llevaría mucho tiempo muerto. Por eso me extrañó tanto que me llamaran, y ante la insistencia de quien fuera que lo estuviera haciendo, no me quedó más remedio que asumir que tendría que levantarme y contestar.

Bajé corriendo al salón ante la urgencia de aquel sonido, pero a pesar de todo, cuando llegué a la mesa donde lo dejé olvidado descuidadamente la noche anterior, ya había dejado de sonar.

En la pantalla aparecía ese mensaje que no había visto nunca…”1 llamada perdida”. Rebusqué en el menú para ver quién me había llamado e intentar ponerme en contacto con él, pero lo único que encontré en la lista de llamadas recibidas era “nº desconocido”, por lo que tendría que esperar a que me volvieran a llamar.

Miré el reloj, eran las ocho y cinco, demasiado temprano para ser sábado, pero ya no me apetecía volver a la cama, por lo que me encaminé a la ducha. Necesitaba despejarme, así que abrí el grifo para que comenzara a calentarse el agua. Mientras alcanzaba la temperatura adecuada, mi cabeza no paraba de dar vueltas. No tenía ni idea de quién se habría tomado la molestia de llamarme, ni porqué su número permanecía oculto en esa privacidad que no era capaz de entender. Si bien era cierto que mi teléfono era un ser inerte que malvivía dentro de mi bolso y sólo me había servido en puntuales ocasiones, yo nunca llamaba con número privado. No sentía la necesidad de esconderme, quizás porque mi existencia era rutinaria y triste.

No había ningún aliciente en una vida que discurría bordeando la delgada línea del aburrimiento. A mis treinta y cinco años vivía sola en un pequeño dúplex en el centro de la ciudad. Hacía diez años que había perdido a mis padres en un accidente de tráfico. La noticia de su fallecimiento me sumió en una profunda depresión de la que me costó salir. Durante todos estos años me volqué en un trabajo tan rutinario y aburrido como mi propia existencia.

Pocos meses antes del accidente que les costó la vida a mis padres, había terminado la carrera de Derecho y como mi padre era uno de los mejores abogados de la ciudad, comencé a trabajar como pasante en el bufete de unos amigos suyos. Una vida aburrida y un trabajo aún más rutinario me hacían sentir impotente. No era capaz de enfrentarme a una realidad que me desagradaba sobremanera, quizás porque no había elegido mi vocación libremente. Me vi influenciada a seguir un camino que, con el tiempo, descubrí que no era el mío.
Mientras recorría mentalmente mi rutinaria existencia, el agua ya había alcanzado la temperatura adecuada. Me introduje en la ducha, dejando que las gotas fueran recorriendo poco a poco mis atenazados músculos.

Cuando estaba terminando de enjuagarme los últimos restos de jabón volvió a sonar el teléfono. Salí precipitadamente de la ducha, tomando la toalla que había dejado preparada previamente. Me la enrollé como pude, dejando un reguero de gotas de agua a mi paso y me apresuré a coger el teléfono.

- ¿Si?

- ¿Es usted Sara León?

- Si… ¿Qué ocurre?

- Le llamamos del Hospital Provincial. Es por el estado de salud de su madre. La señora Castro ha empeorado en el transcurso de la noche.

- Perdone, pero creo que se equivoca de persona…Mi madre falleció hace diez años en un accidente de coche.

- No sé realmente que es lo que ocurre señorita. Lo único que sé es que me han facilitado su número para que la localice. ¿Sería usted tan amable de acercarse al Hospital? Puede que entonces obtenga usted respuestas…

Colgué el teléfono y me derrumbé en el sillón. No podía ser. Lo único que se me ocurrió pensar en aquel momento es que alguien me estaba gastando una broma de muy mal gusto, algo macabro y sin sentido.


Continuará...


Ana


Safe Creative #1012148063198

viernes, 5 de noviembre de 2010

CAMBIANTE



Atrás quedaron los días de ese verano extraño y largo en los que fui arena y agua salada. Días en los que cerraba los ojos para intentar que el tiempo pasara.

He dejado de ser marea, me he alejado de esa playa, y ahora que llega el otoño siento que mi piel cambia.

Me he convertido en hoja que, acariciada por el aire, tiembla y se resquebraja.

Puede que cuando llegue el invierno me convierta en escarcha, en nieve o en madrugada, y así, al llegar la primavera, mi piel de nuevo se transforme en agua.


Ana


Safe Creative #1011037754155

viernes, 8 de octubre de 2010

INÉS III




Se levantó a duras penas y casi sin pensarlo, cogió una bolsa de viaje en la que guardó lo indispensable.

Después, se sentó en el sofá de su pequeño salón, intentando poner sus ideas en claro, sin saber muy bien qué hacer. Y fue en ese momento cuando recordó la conversación que había mantenido con Sara. Sacó la tarjeta del bolsillo de su pantalón y comenzó a marcar nerviosa su número de teléfono.

- Si…

- Sara, soy Inés. Nos hemos conocido esta mañana ¿Me recuerdas?

- Si, por supuesto que te recuerdo. ¿Qué ocurre?

- Necesito ayuda…

- Dame tu dirección y estaré ahí lo antes posible…

Inés miraba su reloj inquieta cuando sonó el timbre. Como pudo, se levantó para abrir la puerta.

Era Sara, que tras la llamada de socorro que le había hecho Inés no pudo más que salir lo más rápido posible para auxiliarla.

Al llegar se encontró a una Inés aún más abatida que cuando la había conocido por la mañana. En su rostro se veían las secuelas de la paliza que su marido le había dado un rato antes.

Al verla, Inés se abrazó a ella, buscando cobijo en su pecho, como si fuera una niña asustada.

- Inés… ¿Qué ha pasado?

- Me he entretenido esta mañana más de lo debido y cuando él ha llegado el almuerzo no estaba sobre la mesa. Venía borracho, como casi siempre, y la comida ha sido la excusa para comenzar a pegarme. Probablemente lo habría hecho de cualquier manera…

Sara observó que Inés había preparado una bolsa de viaje.

- ¿Son tus cosas?

- Si…

- Venga, que nos vamos…

Inés tomó en su mano el pequeño equipaje que había preparado un rato antes y echando un último vistazo al salón, cerró la puerta.

Se agarró a ella, sintiendo que le fallaban las fuerzas.

Ambas salieron a la calle y se montaron en el coche de Sara.

- Inés, te voy a llevar al hospital. Allí un médico te examinará para poder emitir un parte de lesiones, con el que podremos pedir una orden de alejamiento.

- Tengo miedo…José no se va a quedar quieto…Me buscará y si me encuentra, no podré contarlo.

-No temas, estoy aquí para protegerte. Una vez que tengamos el parte de lesiones, acudiremos a la comisaría para denunciar los hechos, la policía lo detendrá y el juez se encargará de dictar la orden de alejamiento. No vamos a dejar que te ocurra nada.

Llegaron al hospital por Urgencias, y una doctora comenzó a examinar con detenimiento el cuerpo menudo de Inés. En él convivían las lesiones de esta última paliza con otras anteriores, en diferentes estadíos de resolución. Al terminar la exploración, la doctora comenzó a redactar el parte de lesiones con gesto serio. Una vez terminado, se lo entregó a Inés, no sin antes recomendarle que acudiera con él a la comisaría más cercana. El canalla que le había hecho eso no podía seguir impune, pero es que además ella daría parte de los hechos a la autoridad. Era su obligación.

Salieron del hospital, y con el documento en su poder, se encaminaron a la comisaría para interponer la denuncia. Allí la atendió una agente del Servicio de Atención a la Mujer. Le entregó un formulario que debía rellenar para solicitar protección, y que Sara rellenó, ya que Inés estaba sumamente nerviosa.

- Dame, si quieres lo relleno yo…

- Te lo agradezco, de verdad…Creo que no sería capaz ni de escribir mí nombre.

Sara rellenó el formulario con los datos que le fue dando Inés y se lo entregó a la agente de policía.

En ese momento, se puso en marcha el mecanismo de la Justicia. Detuvieron a José y el juez, tras tomarle declaración a ambos, le impuso una orden de alejamiento.








Inés estuvo viviendo durante un tiempo en un piso tutelado, acompañada de otras mujeres en sus mismas circunstancias. Durante ese tiempo recibió asistencia psicológica y se apuntó a un taller donde aprendió a coser, gracias a ello encontró trabajo como modista, haciendo arreglos de ropa para algunas tiendas.


Hoy después de mucho tiempo, la he visto de nuevo. Ya no queda ni el rastro de aquella mujer triste del abrigo gris que conocí aquel día lejano de un otoño cualquiera. Hoy una sonrisa brilla en su cara, pero a pesar de todo, no puedo dejar de preguntarme qué habría pasado si no la hubiera encontrado aquella mañana lluviosa en la cafetería y no hubiera podido ayudarla. Probablemente habría sido un número más dentro de las estadísticas de los casos de violencia doméstica que acaban en muerte, uno más de esos casos anónimos que nos sobrecogen cuando escuchamos las noticias.


Afortunadamente aquel día de otoño la encontré, o ella me encontró a mí, no lo sé. Lo único cierto es que a raíz de aquel encuentro, Inés volvió a vivir…


Ana


Safe Creative #1003015659385

martes, 5 de octubre de 2010

INÉS II




Inés comenzó a hacerse preguntas. ¿Era tan evidente el maltrato? No tenía marcas en su cara. Entonces… ¿Por qué esa mujer la había abordado?
Quizás era el momento de pedir ayuda...

Llevaba muchos años engañada, casi desde que se casó con él. Al principio las cosas marchaban bien. José trabajaba mucho para que no le faltara de nada. Pero en esa vorágine laboral, comenzó su relación con la bebida. Al principio solo bebía cuando salía los fines de semana, pero poco a poco el consumo esporádico se convirtió en habitual.

Las borracheras eran casi continuadas y el maltrato, sin motivo. La primera vez que le pegó lo hizo porque se había olvidado las llaves y ella no le abrió la puerta lo suficientemente rápido. A partir de ahí las palizas se sucedieron…Si bien no guardaban una frecuencia, rara era la semana en la que Inés no resultaba magullada, pero a pesar de la brutalidad con la que se ensañaba con ella, nunca le había dejado marcas en la cara, por lo que no había levantado sospechas. Probablemente sus vecinos hubieran escuchado las peleas, pero en la sociedad en la que vivimos muchos no se atreven a entrometerse en las vidas ajenas.

Y así fueron pasando los años, casi sin darse cuenta, entre peleas y miedos. No tenía donde ir. Ya no le quedaba familia, y dependía de aquel hombre que en algún momento atrás fue bueno. Ella esperaba que dejara la bebida, y entonces todo podría ser como antes…Pero esa esperanza se fue disolviendo poco a poco, y ya no le quedaban ganas de luchar por él, no lo merecía. Pero seguía encadenada a una relación dañina, sin saber cómo escapar. Sin recursos y sin trabajo difícilmente podría salir de ahí…

Permaneció ensimismada en sus pensamientos durante un buen rato. De pronto miró el reloj. Se le había hecho muy tarde, y no quería pensar en la reacción de José si, cuando llegara del trabajo, no tenía la comida puesta sobre la mesa. Abonó su tila, se guardó la tarjeta en el bolsillo del pantalón, y con aire cansino, se echó el abrigo por los hombros, intentando recomponer el gesto.

Salió de la cafetería apretando el paso. No había dejado de llover…

Miró ese cielo lleno de nubes negras, casi tanto como sus pensamientos, y se dejó llevar por una marea de gente que intentaba escapar de la lluvia.


Llegó a casa y, sin quitarse esa ropa mojada, comenzó a preparar la comida sin ganas. Hoy haría algo rápido, se le había echado el tiempo encima. Eran las 14:30, José estaría a punto de llegar.

Antes de que quisiera darse cuenta, el sonido de las llaves abriendo la puerta la sobresaltó. José llegaba antes de lo previsto:

- Inés…Ya estoy aquí.

Su voz denotaba los efectos del alcohol. Otro día más que llegaba borracho a casa…Se acurrucó en una esquina de la cocina. Por desgracia ya sabía lo que le esperaba.

- Hola José…

Su voz casi no era capaz de salir de ese cuerpo tantas veces magullado.

- ¿Y la comida? ¿Por qué no está sobre la mesa, zorra?

- No te enfades por favor…Está casi lista.

Antes de que pudiera terminar la frase, José estaba sobre ella, haciendo uso de su fuerza. Con toda su ira comenzó a descargar golpes sobre el cuerpo menudo de Inés. Un puñetazo tras otro, hasta que la dejó tumbada en el suelo.

- No me entiendes ¿Verdad? Yo trabajo como un negro para traer el dinero a casa y tú lo único que tienes que hacer es tener la comida preparada. Eres tan inútil que ni eso eres capaz de hacer.

Dicho esto volvió a descargar su fuerza en múltiples golpes, a pesar de que Inés, con la mirada perdida, no hacía más que suplicarle:

- Por favor, para…

Cuando se hartó de golpearla, salió por la puerta, no sin antes amenazarla:

- Me voy a comer a la calle. Espero que, cuando vuelva esta noche después de trabajar, la cena esté sobre la mesa. Después te abrirás de piernas y follaremos, zorra, que eso es para lo único que vales.

Se marchó dando un portazo.

Inés comprendió que cumpliría sus amenazas. No podía seguir permitiéndole que siguiera haciendo esto con ella.


Continuará...


Ana


Safe Creative #1003015659385

viernes, 1 de octubre de 2010

INÉS I


Conocí a Inés un día cualquiera de aquel otoño lejano. Puede que fuera a finales de noviembre, un día de esos en los que lo que menos apetecía era estar en la calle. La lluvia había hecho acto de presencia haciéndose dueña de las calles, obligando a los transeúntes a buscar refugio. Yo observaba el trasiego de gente a través de los cristales de la cafetería cuando la vi por primera vez.

Llegó envuelta en un abrigo tan gris como su mirada. Con el pelo empapado por esa lluvia de otoño inesperada.

Nunca podré olvidar la expresión de su rostro. Los ojos tristes y los labios apretados, como si temiera que de su boca pudieran escaparse las palabras.

Se sentó en la primera mesa que encontró a su paso, al lado de un ventanal. La vi mirar varias veces a través de ellos. Era como si temiera que el fantasma de su tristeza pudiera llegar de un momento a otro para llevársela.

Yo la miraba desde la esquina de la barra. Había bajado, como casi todos los días, a tomarme mi café.

De pronto una lágrima comenzó a recorrer su rostro lleno de tristeza. Había algo que me atraía hacia ella, no podía dejar de mirarla. No sé, quizás era la pena que flotaba en el ambiente o quizás era el presentimiento de que estaba necesitando ayuda y no era capaz de pedirla. Lo cierto es que no pude reprimir el impulso de acercarme a preguntarle que le pasaba.

- Hola. Llevo observándote un buen rato… ¿Qué te ocurre?

- No me pasa nada…

- Perdóname, no me he presentado, me llamo Sara.

- Inés…

- Desde que has entrado a la cafetería no he podido dejar de mirarte.

- No me pasa nada, de verdad…Caminaba por la calle cuando comenzó a llover. No llevaba paraguas y me he refugiado aquí.

- Sí, pero no son gotas de lluvia lo que veo resbalar por tu cara. Estás llorando…

- No ha sido el mejor día de mi vida, pero no pasa nada, ya estoy acostumbrada.

Inés guardó silencio y bajó la vista. Pude percibir en ella un atisbo de vergüenza. En ese momento comprendí que, salvo que ella me lo pidiera, no podría ayudarla.

Abrí mi bolso, saqué una tarjeta y se la entregué a Inés:

- Si en algún momento te apetece hablar no tienes más que llamarme. No importa la hora que sea, hazlo cuando te sientas preparada para contarme lo que te apena.

- No hace falta, de verdad…

En ese momento abandoné la cafetería, sin mucha esperanza de volver a tener noticias de ella.
Subí a mi despacho y volví a concentrarme en todos esos casos pendientes que me reclamaban.
Mientras tanto, Inés permaneció en la cafetería. Miraba la tarjeta que le había dejado Sara, sin fijarse en ella, y casi sin poder leerla. Un poco después, cuando la tila que se estaba tomando comenzó a hacerle efecto, empezó a leer:

Sara González Fajardo.
Psicóloga.
Instituto de la Mujer.
Consejería de Asuntos Sociales.


Continuará...


Ana


Safe Creative #1003015659385

martes, 28 de septiembre de 2010

LOS LIBROS DE MI VERANO II

Como lo prometido es deuda, aquí os dejo la segunda parte de los libros que han llenado mi verano.







* "Alexandros" I, II y III de Valerio Massimo Manfredi: la trilogía nos lleva de la mano de uno de los más grandes conquistadores de la antigüedad.










 * "Paladión" de Valerio Massimo Manfredi: una historia bien enlazada sobre la existencia de la reliquia de la diosa Atenea, una pieza de gran valor por sus poderes especiales.







* "El Faraón del desierto" de Valerio Massimo Manfredi: un arqueólogo estudia una tumba egipcia recién descubierta. Lo que descubra en ella será de vital importancia para Oriente Próximo y el mundo, ya que está relacionada con la existencia de Dios. A la vez nos sitúa en un conflicto por el que Hamas quiere recuperar Jerusalén amenazando con 3 bombas atómicas que estallarían en EE.UU.






* "Quimaira" de Valerio Massimo Manfredi: otra historia de arqueólogos, pero esta vez la acción se sitúa en Italia, concretamente en Volterra. Se mezclan las historias arqueológicas con la existencia de una bestia espeluznante que va asesinando a personas que saqueaban tumbas etruscas. Interesante.


* "El juego de Ripley" de Patricia Highsmith: el asesino Ripley ofrece a un vecino gris y enfermo la posibilidad de obtener una recompensa económica importante por asesinar a un mafioso. Sutil e inteligente.













* "Iacobus" de Matilde Asensi: ambientada en el final de las Cruzadas, cuando se disuelve la orden Templaria, narra las peripecias de un monje Hospitalario a la búsqueda de un novicio, que es de gran importancia para él. En es momento le es encargada una investigación en la que se va a desvelar el inmenso poder de los Templarios en aquel momento.










* "El tiempo entre costuras" de María Dueñas: Sira Quiroga es una modista que, por circunstancias personales, se ve envuelta en una serie de acontecimientos que poco o nada tienen que ver con su oficio. Monta un Atelier donde recibe a clientas importantes. Una historia en la España de la postguerra, donde se entremezclan historias personales, de amor, de espionaje y conspiraciones. Maravillosa.







* "La mano de Fátima" de Ildefonso Falcones: después de "La catedral del Mar", Ildefonso Falcones nos cuenta la historia de un joven morisco en la Andalucía del siglo XVI, atrapado entre dos religiones y dos amores, en busca de su libertad y la de su pueblo.











* "Lausana" de Antonio Soler: aunque leí esta novela antes de comenzar el verano, no quiero dejar pasar la oportunidad de comentarla. Una mujer de edad madura rememora lo que ha sido su vida en un trayecto en tren entre Ginebra y Lausana . El autor se introduce en la piel de esa mujer. Con un lenguaje contundente y de descripciones precisas va desgranando su pasado y su presente.










En este momento ando leyendo algo de Federico Moccia, "Tengo ganas de ti", ya os contaré...


Espero  vuestras sugerencias.


Ana

viernes, 24 de septiembre de 2010

LOS LIBROS DE MI VERANO I




Este verano, como comentaba en mi post anterior, ha sido con diferencia el verano en el que más he leido.

Normalmente siempre tengo alguna lectura empezada. Y cuando comienzo un libro tengo que terminarlo.





*"Memorias de África" de Isak Dinesen: quizás me animé a leerla al  recordar la película, y la verdad es que me quedo con ella, cosa rara, pues me suelen gustar más los libros que sus adaptaciones al cine. A pesar de que está bien escrito es más bien un diario personal. 



*"Sentido y sensibilidad" de Jane Austen: una historia deliciosa en la Inglaterra victoriana. Preciosa Y muy bien escrita.












  



*"Orgullo y prejuicio" de Jane Austen: que puedo decir de este libro que no se haya dicho antes. La lectura te transporta a una época muy distinta a la actual, pero no por ello menos interesante, con ese Mr Darcy...















*"La casa de los espíritus" de Isabel Allende: refleja magistralmente una parte de la historia de Chile a través de las vivencias de una familia chilena. Preciosa y dura a la vez.






*"Los ojos amarillos de los cocodrilos" de Katherine Pancol: me ha sorprendido gratamente. La verdad es que si hubiera valorado sólo el título probablemente no lo habría leido. Y la verdad es que me encantó.












*"La casa del propósito especial" de John Boyne: del autor de El niño con el pijama de rayas. Una historia triste, pero muy bien escrita. Va alternado imágenes del pasado de los protagonistas ( en la época de la Revolución Bolchevique) con lo que sucede en su vida actual. Preciosa.







*"La Historiadora" de Elisabeth Koslova: el libro relata la búsqueda de la tumba de Drácula por varios historiadores con un nexo en común, todos han recibido en extrañas circunstancias un libro muy antiguo, con las hojas en blanco y la litografía de un dragón.










*"Shantaram" de Gregory David Roberts: Una historia real ambientada en la India actual. Por momentos llega a ser desgarradora.
















*"Una dama en juego" de Carla Manglano Montero: una historia donde nada es lo que parece ser.
















El próximo martes, el resto de la lista.


Ana

lunes, 20 de septiembre de 2010

ESTOY DE VUELTA...

Photobucket
Parece que fue ayer cuando colgaba el cartel de "Cerrado por vacaciones", y sin embargo han pasado algo más de dos meses.
La verdad es que este ha sido un verano raro. Pretendía descansar y recuperar a la musa perdida. Lo primero lo he cumplido con creces. Me he relajado todo lo que me han dejado, y he devorado un sinfín de libros, algunos mejores y otros peores.
Creo que este ha sido, con diferencia, el verano de mi vida en el que he leido más libros, un total de 19.
Con respecto al tema de recuperar la inspiración, creo que no he tenido tanta suerte. Muchas tardes me he sentado en mi terraza para ver si volvía y sólo he conseguido enlazar unas pocas palabras. Muchos folios emborronados con apenas dos líneas que no sé si servirán de algo en el futuro. Quizás por eso cada tarde acababa leyendo algo de los que de verdad escriben.
Pero a pesar de todo, aquí estoy, esperando que un día cualquiera de estos esa inspiración perdida vuelva de nuevo a mi.
Quiero pediros disculpas por mi ausencia de vuestros espacios. Necesitaba un periodo de desconexión y no me parecía correcto visitar sólo a algunos, ya que mi tiempo de ordenador era limitado. Ahora que todo vuelve a la normalidad yo también espero poder reincorporarme a visitar vuestros blogs. Os he echado de menos, pero la desconexión tenía que ser total.
También quiero daros las gracias a los que durante estos dos largos meses me habéis dejado comentarios pidiendo mi vuelta. Hoy, como siempre, sólo puedo decir GRACIAS.


Ana

jueves, 1 de julio de 2010

CERRADO POR VACACIONES...



Después de darle un tirón de orejas a mi musa particular, como veo que no me hace caso, me despido por el momento. Ella debe de andar perdida, porque no hay manera de que vuelva.

Voy a intentar desconectarme un poco de todo, aunque de hecho ya hace días que no me paseo por vuestros espacios. Espero que sepáis perdonarme y que a la vuelta de este verano que se me va a hacer tan largo nos reencontremos todos.

Este año me voy a tomar unas largas vacaciones, voy a intentar que la musa vuelva, porque lo que no quiero es rellenar el blog con posts que no digan nada, prefiero guardar silencio en estos momentos de sequía.

Si todo va bien, volveré en el mes de septiembre. Espero que la playa y los atardeceres de mi tierra me devuelvan esa inspiración que se fue hace algunos meses.

Os deseo un feliz verano, lleno de cosas buenas. Nos vemos muy pronto.

Muchos besos.



Ana


Os dejo una canción que me parece preciosa, Nuestro amor será leyenda, de Alejandro Sanz, en mi blog de música.

miércoles, 9 de junio de 2010

TRENES




Hace mucho tiempo que me pregunto por qué asociamos determinados aspectos de la vida al hecho de subirse a un tren.

Cuando se nos presentan oportunidades de cambio, rara es la persona que no te dice:
- “Ese tren no debes dejarlo pasar…” o “¿A qué estás esperando? Súbete en marcha, que no volverá”.

Otros, los menos, más prudentes quizás, te dicen:
-“Sopesa los pros y los contras para que no te equivoques, que si ese tren se va, una de dos, o es que no debías tomarlo o es que regresará.”

Yo soy de las que opinan que en toda regla hay excepciones Es cierto que, lo normal, es que las oportunidades no vuelvan, por lo que, a veces, hay que montarse en ese tren en marcha por si decide no regresar. Pero otras veces, los trenes tienen un recorrido circular, cíclico, como la vida misma, y vuelven a la estación al cabo de algún tiempo. Quizás es en ese momento cuando debamos tomar ese tren que ha regresado a una estación conocida, llevando una velocidad que no nos dañará.


Ana


Safe Creative #1006076532420

La música, Chocar, de Nek y El Sueño de Morfeo, en mi blog de música.

martes, 25 de mayo de 2010

SOY COMO SOY

Fantasy Pictures, Images and Photos


Probablemente, si yo no fuera como soy, las cosas serían diferentes, pero si esto fuera así, yo no sería yo, sería otra persona distinta.

Esto, que a simple vista puede parecer un trabalenguas, no es más que la pura realidad.

Me enfrento a las situaciones que me tocan vivir de la manera que sé. Es por ello que a veces me dicen:

-“Si hubieras hecho esto en vez de aquello…”

Y mi respuesta siempre es la misma:

-“Hice lo que sentía que debía hacer. Probablemente si hubiera hecho eso que dices que debí hacer, las circunstancias hubieran sido distintas, pero entonces no habría sido yo, habría sido otra persona diferente en una situación parecida.”

Es como cuando nos enfrentamos a situaciones que nos recuerdan al pasado. Nada es igual aunque así nos lo parezca, porque aunque la situación puede ser muy similar, no todas las personas somos iguales.

Ana

Safe Creative #1005246385248



La música, Soy como soy, de Edurne, en mi blog de música.

lunes, 17 de mayo de 2010

RECUERDOS…

love

Cuando pase el tempo y mi memoria se vuelva frágil, puede que haya olvidado mi nombre, lo que fui o lo que quise ser, pero al escuchar tu voz, temblaré.

Puede que haya olvidado de qué color eran tus ojos, pero al mirarte recordaré, sin dudarlo, la noche que te conocí.

Puede que haya borrado todo lo que en otros tiempos me dolió, todo lo que, a la vez, me hizo ser fuerte, pero nunca olvidaré el aroma de tu piel.

Puede que me cueste recordar tu nombre, pero siempre recordaré tu sonrisa y lo que en cada momento significó para mí.

Puede ser que el tiempo, para entonces, me haya hecho olvidar muchas cosas, pero si en ese momento tus dedos rozan mi piel, nunca lo dudes, recordaré…


Ana

Safe Creative #1005156300898



La música, Hasta mi final, de Il Divo (Con imágenes de "El diario de Noa"), en mi blog de música.

domingo, 16 de mayo de 2010

DE NUEVO GRACIAS...

Una vez más tengo que dar las gracias...
Gracias porque siempre os acordáis de mi cuando toca compartir un premio.

Mi primer agradecimiento es para mi amiga Fiaris Alfabeta con su blog Pensamientos........ El día 6 de mayo de 2010 me hizo entrega e este Mandala hecho por ella. Es una artista en todos los sentidos, y su blog siempre me deja reflexionando.



Mi segundo agradecimiento es para Sakkarah con su blog Sakkarah-Clave. El día 11 de mayo de 2010 me hizo entrega de este premio. Sakkarah tiene varios blogs, y yo destacaría su sensibilidad, que se transluce en sus letras.



Aprovecho para agradeceros a todos vuestras palabras de cariño...Y también quiero pedir disculpas por andar algo más perdida de la cuenta. La verdad es que ando un poco liada, y me cuesta seguiros el ritmo.

Muchos besos para tod@s y siempre, gracias.

lunes, 10 de mayo de 2010

ALICIA Y EL DRAGÓN

dragons and fairies Pictures, Images and Photos

A la mañana siguiente todo parecía gris. A través de las ventanas podía ver un cielo que se confundía conmigo misma.

A pesar de la poca luminosidad presente en el ambiente me costó abrir los ojos. No había dormido en toda la noche y mis párpados, que no entendían que ya era de día, no se querían abrir.

Allí, acurrucada en mí cama, como la niña que nunca dejé de ser, le daba vueltas a la cabeza, intentando comprender por qué me estaba ocurriendo esto a mí.

Desde aquella noche, y durante mucho tiempo, el insomnio se convirtió en mi compañero de cama, en el dueño de una vida que, hasta entonces había sido feliz.

Feliz desde la infancia, cuando mi madre, inspirada por el libro, me puso el nombre de Alicia porque, según ella, la protagonista del cuento no se enfrentó a ningún dragón…

Poco pudo imaginar lo que me tocaría vivir algunos años más tarde. Aquel día mi vida cambió de golpe y porrazo. Nada hacía presagiar el desenlace de esta historia. Ernesto, mi pareja desde hacía quince años había decidido abandonarme. Me encontré con el hecho consumado. Una decisión unilateral en la que podía intuirse la existencia de algún tipo de engaño, del que yo no fui consciente.

Al salir por la mañana para ir al gimnasio, se despidió de mí como lo hacía siempre, con una amplia sonrisa y un beso en los labios.

Al volver a casa me chocó encontrar en el recibidor un sobre escrito de su puño y letra. Dentro había una escueta nota de despedida: “Nos veremos en los tribunales.”

Al leerla, mi mundo se derrumbó. Ernesto había aprovechado mi ausencia para recoger todos sus efectos personales, y en ese momento sentí que mi vida se llenaba de un dolor desconocido hasta entonces.

Yo, que le había dedicado toda mi vida, dejando de lado mi carrera para apoyar la suya, no fui capaz de darme cuenta de que en el cuento de mi vida, aún llamándome Alicia, tenía un dragón que quemaba mis alas, que con su fuego había borrado todos mis sueños.

En aquellos momentos pensé que de qué servía la protección que mi madre quiso brindarme poniéndome un nombre tan dulce, si al final mi cuento tenía un dragón al que no supe enfrentarme.

No me daba cuenta que mi historia no se acababa en este punto, que quedaban y quedarán muchas líneas en este cuento. Hoy, pasado el tiempo puedo decir que en la historia de esta Alicia sólo quedan los sueños, ya no hay dragones…


Ana

Safe Creative #1005076221242



La música, Fall(Caer), de The Saturdays, en mi blog de música.

jueves, 6 de mayo de 2010

CARAMELOS



Como ya sabréis los que leísteis mi post "Cosas que no sabes de mi" tengo una parte de niña...Me gustan las chuches.(Si no lo leísteis, pinchad en el título, os llevará hasta él)

El pasado fin de semana fui al cine y como siempre, aproveché la situación para comprar mis chuches...Algunas eran viejas conocidas mías, otras me deslumbraron por su aspecto, porque evidentemente, eso es lo primero que te entra por los ojos. En ese momento me dio por pensar que la vida, y las personas que vamos conociendo a lo largo de ésta, se parece mucho a esa bolsa de caramelos que tenía entre mis manos.

Algunos, llegados a este punto pensaréis que esto es una tontería, y puede que lo sea, pero os contaré el porqué de esta apreciación.

Cuando conocemos a alguien, lo primero que vemos es su apariencia física, ese envoltorio que a veces te puede llevar a engaño. Me ha ocurrido muchas veces, y creo que me seguirá pasando, que al conocer a alguien he tenido una sensación que luego el paso del tiempo se ha encargado de demostrarme que era falsa.

Personas que intentan deslumbrarte, fingiendo una manera de ser que no es la suya, adornándose con las plumas del pavo real de la falsedad para tapar con ellas comportamientos machistas o maleducados en el caso de algunos hombres, o superficialidad y escasa conversación en el caso de algunas mujeres, que sólo son capaces de hablar del último par de zapatos que se han comprado.

Este tipo de personas son como ese caramelo que atrae tu atención por sus vivos colores, pero que conforme se va diluyendo en tu boca, en tu vida, va dejando un sabor desagradable que tratarás de borrar buscando otro caramelo en tu bolsa. Entonces recurrirás a ese otro que deja en tus labios el sabor de verdad que siempre buscas.

No importa como sea, lo único cierto es que, a veces, aunque tú no te lo creas, la vida te guarda para el final el caramelo más dulce.




Ana


Safe Creative #1005056208256

La música, Por el miedo a equivocarnos, de Maldita Nerea, en mi blog de música.

lunes, 26 de abril de 2010

ES COMPLICADO...



http://i229.photobucket.com/albums/ee213/Brigida_06/gothic%20and%20fantasy/bleedingrosegirl.jpg


Cada día que pasa tengo más claro que los seres humanos nos empeñamos en complicar las situaciones.

Es algo inherente a nosotros mismos, aunque es también es cierto que para algunos más que para otros.

Ante situaciones sencillas, que vistas desde fuera tendrían una fácil solución, comenzamos a darles una vuelta, y otra, y muchas más hasta convertirlas en una complicación.

Quizás este hecho se deba a que cuando hay sentimientos de por medio no se impone la razón.

Yo veo las cosas desde mi punto de vista, en el que influyen múltiples variables. En él se entremezclan sensaciones, emociones, vivencias...Mientras que el que lo ve desde fuera solo observa la variable de la situación objetiva sin mayor implicación.

Lo único cierto es que siempre acabo llegando a la misma conclusión...Es muy fácil dar consejos cuando uno no está implicado, quizás por eso he aprendido que prefiero guardar silencio, salvo que me pidan opinión.


Ana

Safe Creative #1004256109998


La música, Complicated, de Avril Lavigne, en mi blog de música.

jueves, 22 de abril de 2010

COSAS QUE OCURRIERON UN 22 DE ABRIL...




1073-Es proclamado en Roma el Papa Gregorio VII.

1451-Nace en Ávila Isabel I La Católica, reina de Castilla.

1500-Pedro Álvares Cabral descubre Brasil.

1592-Nace Wilhelm Schickard, astrónomo alemán. Inventor de la
primera máquina calculadora.

1616-Muere Miguel de Cervantes.

1724-Nace el filósofo alemán Immamuel Kant.


1870-Nace Vladimir Ilich Ulyanov, Lenin, revolucionario y teórico político ruso, fundador del Estado que se convertiría en la Unión Soviética y presidente del primer gobierno establecido tras la Revolución Rusa de 1917.


1904-Nace el físico estadounidense Julius Robert Oppenheimer, quien dirigió el desarrollo de las primeras bombas atómicas.

1916-Nace en Nueva York el violinista estadounidense Yehudi Menuhin.

1917-Nace en Melbourne el pintor australiano Sir Sidney Robert Nolan.

1926-Nace en Glasgow el arquitecto británico James Stirling.

1937-Nace Jack Nicholson, actor estadounidense.

1984-Se descubre una nueva enfermedad que causa la muerte:
el Síndrome de Inmunodeficiencia Humana (VIH). La paternidad
sobre este descubrimiento fue disputada por el francés Luc
Montagnier y el estadounidense Robert Gallo.

1994-Muere Richard Nixon, ex presidente de los Estados Unidos, quien tuvo que renunciar a su cargo a raíz del Caso Watergate.

1996-Han pasado catorce años desde que por fin te decidiste a salir desde ese lugar tan cómodo del que no te querías mover. Si mi niña...Tenías que haber nacido un día antes. Te hiciste esperar para nacer en una espléndida noche de primavera. Llegaste con los ojos muy abiertos, como si no te quisieras perder nada.

Te estás convirtiendo en toda una mujer, solidaria, responsable y muy graciosa...Si, ya lo sé...Creo que me voy a ir a buscar un babero, pero es lo que siento...

Puede que dentro de algún tiempo tu nombre aparezca en una de estas listas de efemérides, porque serás capaz de conseguir todo lo que te propongas, pero para mi, esta fecha siempre será el recuerdo de aquel lunes de abril en el que llegaste a mi vida.


Felicidades Silvia.


Ana

Hoy es el cumpleaños de Silvia, mi hija menor, así que la canción de hoy también va para ella...





La música, Lo que no ves, de Pol 3.14, en mi blog de música.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails