miércoles, 31 de diciembre de 2008

2009...

Hoy toca despedir al 2008. Después de todo no me voy a quejar...No es que haya sido el mejor año de mi vida pero sería ingrato por mi parte no reconocer que me ha traído cosas buenas.
2008 ha sido...
Año de iniciativas tomadas que no se muy bien donde me harán llegar.
Año de sueños perdidos y a la vez encontrados.
Año de encuentros y desencuentros.
Año de recuperar la espontaneidad perdida con los años.
Año de sonrisas y silencios.
Año de cambio.
Y hoy que lo despedimos definitivamente quiero guardar conmigo solo lo positivo...La iniciativa, el sueño encontrado, los encuentros, la espontaneidad y las sonrisas.
A 2009 no le pido nada...Que me traiga lo que quiera, que aquí estaré para recibirlo con la más amplia de las sonrisas.

Hoy siguiendo la tradición de Lourdes os voy a dedicar la octava campanada a tod@s mis amig@s bloguer@s...En ella irán puestos mis mejores deseos para el año que viene.
Feliz 2009.

Ana

lunes, 29 de diciembre de 2008

HOY ES MI CUMPLE...

Pues eso...Que hoy es mi cumpleaños. Y que como veréis por poco le gasto a mi madre la inocentada más grande de su vida.
Hoy intentaré pasar el día lo mejor posible...
Muchos besos.

domingo, 28 de diciembre de 2008

INOCENTES...

Hoy es el día de los Inocentes.
El hecho histórico está basado en la matanza de niños menores de dos años por Herodes en Belén para librarse de Jesús.
Tradiciones aparte, hoy es el día nacional de la broma por excelencia.
Cuando eramos niños, la broma consistía en hacer ese monigote de papel e intentar colgárselo al amiguito de turno, para una vez hecho esto gritarle "inocente, inocente..."
Noticias jocosas en prensa o telediarios nos salpicarán en este día lluvioso de invierno.
Pero también habrá noticias que no quisiéramos ver, como la matanza de más de doscientos palestinos por el ejército hebreo...Ochenta aviones y helicópteros de combate en dos minutos y medio...Espeluznante. Es la matanza más salvaje en los sesenta años que dura el conflicto. Más de doscientos inocentes muertos ¿Por qué? ¿Para qué? Para generar más violencia innecesaria.
Hoy solo nos queda apelar a que esa inocencia perdida por el camino del devenir de estos años tan extraños vuelva...Es necesario que los hombres volvamos a ser niños y pongamos la mirada en un mundo mejor. Podemos hacerlo...Solo hay que querer.

Ana

viernes, 26 de diciembre de 2008

ADIOS 2008...

Quedan pocos días para que despidamos al 2008.
No voy a negar que me gustan los números pares y además el ocho es mi número favorito. Es esa especie de infinito que empieza y acaba en si mismo.
Esperaba un 2008 más benévolo, no voy a negarlo...
En este año que se va agotando, he vivido todo tipo de experiencias.
Algunas, las guardaré bajo llave en el cajón del olvido, procurando que esa llave se pierda en algún lugar remoto, para que ese cajón nunca pueda volver a abrirse.
Otras, quedarán grabadas en mi alma, con sus fechas, iniciales y lugares. Esos recuerdos grabados a fuego en mí, pervivirán en el tiempo aunque mi memoria flaquee.
Hoy solo quiero daros las gracias a tod@s l@s que paseáis por mi playa. El día que comenzó la andadura de este blog, allá por octubre, lo hice solo para expresar sentimientos, sin pensar por un momento que nadie los leería.
Era solo mi manera de desahogarme. De hecho, hasta ese momento no había escrito... Bueno, escribir lo hacen los profesionales, yo solo me he dedicado a ir juntando letras, aunque eso si,poniendo mi alma en ellas.
Y en el 2009 que ya casi tenemos encima, solo puedo desearos lo mejor. Y que esos deseos que todos y cada uno tenemos se conviertan en nuestro destino.

Ana

miércoles, 24 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD...

Bueno, a pesar de que no son unas fiestas que me causen mucha alegría, no puedo menos que desearos felicidades a tod@s los que en este tiempo habéis pasado por mi playa.
De hecho lo que deseo es que todos los días del año que viene tengáis alegría.
Que se cumplan esos deseos guardados y que sigamos compartiendo este espacio.
Aquí seguirá estando la calma y esos días de sol y brisa marina capaz de serenar corazones.
Muchos besos.

Ana

lunes, 22 de diciembre de 2008

LAS MUSAS ESTÁN DE VACACIONES...

Como parece que las Musas estás de vacaciones durante estos días me dedicaré a estar con mi familia...
Entraré a visitaros y si surge algo escribiré...
Espero que paséis estos días lo mejor posible.

Muchos besos para tod@s.

Ana

DIA NACIONAL DE LA SALUD

Pues eso...Que como era de esperar, hoy me conformo con tener salud...
Espero que algun@ de vosotros haya tenido más suerte...Y, bueno como "desafortunado en el juego, afortunado en amores"...Pues el que no se consuela es por que no quiere...

Ana

domingo, 21 de diciembre de 2008

VUELTA A LA REALIDAD... (III)


Toca emprender el viaje de vuelta a la realidad, sin saber muy bien si esos sueños liberados en su ciudad llegarán algún día a nuestra vida en forma de realidades.
Ahora esos sueños vagan libres por calles tapizadas de nubes, pero su viaje aún no ha acabado.
Deben encontrar ellos solos la luz de esa estrella que los guíe al mundo de la realidad.
Y a veces, esos sueños vagan ciegos presos de sus propios miedos, sin ver la luz. Algunos se perderán y otros se encontrarán para fundirse en un sueño mayor.
Puede que se conviertan en dudas o puede que al unirse a otros sueños más dulces den un paso adelante y dejen de tener miedo.
Y hoy toca esperar…Esperar, tener paciencia y mirar al futuro con los ojos muy abiertos.
Y sonreír intentando atraer todo lo positivo que la vida tiene.
Puede que, a pesar de haberlos llevado a su ciudad, algunos de esos sueños no se cumplan, pero vendrán otros, y cuando llegue el momento, los volveremos a guardar en nuestra maleta para llevarlos al lugar donde vuelan en libertad.

Ana

sábado, 20 de diciembre de 2008

LLEGADA A LA CIUDAD DE LOS SUEÑOS... (II)


Hoy, después de un largo viaje, he llegado a la Ciudad de los Sueños.
Montada en una vieja locomotora, al llegar he comprobado que habían extraviado una de mis maletas. Por suerte, era la más pesada, ya que en ella iba todo lo malo que he podido acumular, a pesar de la premura del viaje.
Mi otra maleta aguardaba reluciente, esperando a que la recogiera para que se puedan cumplir todos esos sueños guardados.
En el andén de la Estación de los Sueños me esperaba una estrella. Ella será mi guía los días que dure este periplo.
Me ha sorprendido la ciudad. Nubes de color rosa tapizan sus calles y en cada farola vive una estrella. Ellas son las encargadas de iluminar esos sueños que vagan perdidos...
He recorrido el camino hasta mi hotel acompañada de mi guía, pudiendo comprobar la amabilidad de sus gentes.
Además de las estrellas y las nubes, en la ciudad viven los luceros. Ellos son los encargados de velar los sueños de nuestros niños para que no se apoderen de ellos las pesadillas.
Allí gobierna la Estrella Fugaz...Esa que algunas noches se hace visible en la Tierra, concediendo ese deseo imposible a quién tiene la fortuna de verla.
Y aquí estoy, comenzando a abrir la maleta para liberar esos sueños guardados. Sueños que son prisioneros en nuestra tierra.
He liberado tus sueños y los míos. Hoy volarán juntos en busca de la libertad. Y, quién sabe...Quizás mañana dejen de ser sueños y se conviertan en realidades.

Ana

viernes, 19 de diciembre de 2008

VACACIONES DE NAVIDAD

Hoy comienzan las vacaciones de Navidad para nuestros niños. En estos días se olvidarán del despertador, del "no me quiero levantar" y de ese "ya voy..." que nunca se acaba.
Y siento nostalgia de aquella época feliz que yo también viví en su día. En aquellos años de mi infancia me encantaba la Navidad. Esa que comenzaba con el sorteo de la lotería que los niños de San Ildefonso cantaban con sus vocecitas de cadencia característica...Donde, como sigue ocurriendo en nuestros días, era el día nacional de la salud...
Días de ir a los puestos del parque a comprar la última figurita rezagada de ese belén que mi madre montaba con esmero, y a la que yo intentaba ayudar con escasa o nula fortuna debido a la torpeza de mis pequeñas manos.
Cantando villancicos sin saber muy bien porqué, pero disfrutando de esas pequeñas cosas...
Y recuerdo la Nochebuena en casa de mis abuelos. No eramos una familia muy grande, pero si que estábamos muy unidos.
Poco a poco iban pasando los días, Navidad, Fin de año, Año Nuevo... y yo deseaba que llegara el día de Reyes, a pesar de que era el preludio de la inminente vuelta al cole...
Uno de los últimos años de inocencia quise quedarme despierta para ver si les veía la cara a esos señores tan majos que me dejaban los juguetes...Ni que decir tiene que me pilló mi madre y me obligó con su dulzura a irme a la cama. "¿No querrás que los Reyes pasen de largo porque no estás dormida? ¿No?" Y yo, que siempre he sido muy obediente no pude dejar de hacerle caso...Me jugaba mis regalos...Y eso no podía ser.
Hoy, desgraciadamente, las cosas no son tan fáciles como en mi niñez. Hoy soy madre, pero falta gente importante en mi vida. De todas formas intento que no se noten esos huecos, porque aunque físicamente no estén presentes, siguen estando en nuestros corazones.
Ya no son unas fechas tan alegres, pero hay que vivirlas, y que mejor que hacerlo a través de la inocencia de los ojos de nuestros niños...

Ana

Safe Creative #0908274278074

jueves, 18 de diciembre de 2008

EL TREN DE LOS SUEÑOS(I)


Hoy, viendo como se acerca esa Navidad que parecía lejana, he decidido empezar a hacer las maletas.
Creo que en la estación me espera un tren desde hace días. Si al final me decido a montar, me llevará a la Ciudad de los Sueños. Y es por eso que estoy preparando mi equipaje pensando más en los demás que en mi misma.
He metido en la maleta los sueños que tienen mis niñas para que allí sean libres, para que nunca se conviertan en pesadillas.
También me he ocupado de dejar un huequecito para los sueños de mis amigas, porque cuando estuve triste fueron ellas las que se encargaron de cumplir los míos.
En una maleta, me llevaré todos esos sueños que queremos cumplir, y en otra, voy a llevarme todo lo malo que altera nuestras vidas porque me han dicho que en aquel lugar mágico también se producen transformaciones.
Voy a llevarme la intransigencia, para que por el camino se convierta en tolerancia.
Acompañándola se irá la tristeza para volver convertida en alegría.
Y me llevaré a la violencia para que vuelva convertida en paz.
Me acerco a la estación cargada con mis maletas. Allí al fondo del andén se ve una locomotora con sabor de ayer que espera mi llegada para iniciar el camino a la Ciudad de los Sueños. Espero no haberme olvidado de nada...Bueno, en mis maletas esta vez no llevo nada mío, porque mis deseos viajan conmigo. Cuando llegue comenzaré a soñar, porque creo que es la manera de que se cumpla todo lo que pido...

Ana

Safe Creative #0908274278067

miércoles, 17 de diciembre de 2008

LA IMPORTANCIA DE UNA SONRISA


¿Por qué nos resulta tan difícil sonreír?
Esta reflexión viene al hilo de algo que sucedió hace unos días. Coincides con alguien a quién hace mucho que no ves. Y comienzan una serie de preguntas intrascendentes:
-¿Cómo estás?
-Bien y tú...
Así, sin más. Sin una sonrisa que le de calidez al reencuentro.
Después de tantos años me habría gustado que las cosas fueran de otra manera,porque incluso diciendo palabras amables te guardaste tus sonrisas. No fue mi caso. Yo, a pesar de los muchos avatares de mi vida nunca me las guardo. Puede que sean poca cosa pero siempre te las ofrezco.
Particularmente, creo que no cuesta trabajo...Una sonrisa amplia es capaz de deslumbrarme, hacerme olvidar aunque solo sea por un momento los problemas cotidianos.
No cuesta trabajo ser agradable, pero a veces parece un gran esfuerzo.
La vida ya es demasiado dura como para que la endurezcamos nosotros más.
Y no es que me importe mucho ver que el paso del tiempo ha endurecido tu carácter, de hecho todos, en mayor o menor, medida nos endurecemos. Lo que me duele es que no hayas vuelto un poco a nuestra infancia con el reencuentro. Ese recordar tiempos felices debería haber despertado en ti la mayor de las sonrisas.
Y aquí estoy, sonriéndole a la vida, sin esperar nada a cambio, para que si me ves otro día recuerdes pasados de escondites y pilla-pillas, de muñecas y de tardes de cine. Aquí estoy tanto si tienes problemas como si no los tienes. Aquí están mis sonrisas y mis abrazos. Yo, sigo siendo la misma. Y tú ¿Puedes decir lo mismo?

Ana

Safe Creative #0908274278050

martes, 16 de diciembre de 2008

AMANECER


Hoy he visto uno de los amaneceres más bonitos que recuerdo.
Desde mi terraza veo el mar dibujando una linea imperceptible en el horizonte. Hoy ese mar se vestía con el color del acero. Sobre él, un cielo dividido en dos bandas, la más cercana al mar con su tonalidad apagada por la falta de un sol que se hacía el remolón, y por encima unas nubes que combinaban el color rosa con el gris. Sobre estas, el resto del cielo en toda su inmensidad, esperando la salida de ese sol que hoy brilla en el horizonte.
Me gusta ver amanecer, y me gusta guardar en la memoria su recuerdo. Es una manera diferente de comenzar el día. Intentando fundirme con esos colores que me traen tanta paz.
Porque en el fondo, todo me lleva al mismo lugar.
Veo despuntar el día en silencio. Hoy ha vuelto a ser mi compañero fiel, ese que no me abandona. Estoy tan acostumbrada a él, que creo que el día que me falte, lo echaré de menos...
Hoy de nuevo ha salido el sol, intentando calentar un ambiente gélido por la presencia de esa nieve cercana. Esa que nos dice que pronto llegará un invierno aún más frío.
Y aquí estoy...Sintiendo ese frío en el amanecer, añorando ese abrazo efímero.
Hoy es uno más de esos amaneceres en soledad, pero a pesar de todo he guardado en mis retinas el reflejo de ese mar y el color de esas nubes para contártelo todo.
Habrá otros amaneceres, otros colores y otras sensaciones...Y quiero estar aquí para verlos, aunque sea en silencio...

Ana


Safe Creative #0908274278043

lunes, 15 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (VI)


Eva y Carlos se quedaron inmóviles. Dos obreros de I.N.T.E.X. les apuntaban con sus pistolas. El que les increpaba era un tipo fornido, de mediana edad y rostro curtido por el sol.
-¿No me habéis oído? ¿Qué hacéis aquí?
Carlos tomó la palabra sin dudar.
-Somos unos excursionistas. Habíamos llegado hasta aquí porque nos habían dicho que las vistas eran espectaculares...
-Ni se os ocurra hacer ningún movimiento extraño.
-Venga...Tirad para abajo, a ver qué opina el jefe. ¡Eh, tú! ¡Dame la cámara!
Eva le entregó la cámara al instante, con la tranquilidad de saber que la tarjeta de memoria solo tenía alguna foto irrelevante del pantano de Trespiedras.
El obrero tomó la cámara y apuntándoles con la pistola les hizo una seña para que comenzaran a bajar.
Una vez hubieron llegado a la tienda de campaña otro de los obreros, de aspecto no menos amenazador que el anterior, se dedicó a cachearlos. Comenzó por Carlos y comprobó que salvo los prismáticos y el teléfono móvil, no había nada de lo que preocuparse. Cuando le llegó el turno a Eva, la inspección fue mucho más minuciosa, tanto que se diría que estaba aprovechando el cacheo para manosearla...
-Están limpios...Veamos la cámara... ¿A ver? Solo hay algunas fotos del pantano...Nada importante.
Carlos respiró tranquilo. Por un momento pensó que las fotos les delatarían, ya que no había observado como momentos antes, Eva había sustituido la tarjeta de memoria de la cámara. Menos mal que la fotógrafa además de guapa era previsora...De todas formas sabía que no les iba a ser fácil escapar de allí salvo que Pedro cumpliera su promesa.
Rupert Graves observaba la escena impasible. Era un hombre alto, de unos cincuenta años, bien parecido. Las canas comenzaban a aparecer en un cabello que antes había sido negro, dándole un aspecto aristocrático. Pero había algo en aquellos ojos de color azul intenso que desagradó sobremanera a Eva...Se podía ver la dureza de ese hombre a través de su mirada.
-¿Quienes sois y que hacéis aquí?
-Somos unos simples excursionistas. Hemos venido desde Madrid para conocer esta zona y disfrutar de la vistas. Nada importante...Solo un poco de naturaleza para estos dos urbanitas...
-Hemos hecho unas pocas fotos del pantano para enseñárselas a los amigos y ya íbamos a comenzar el camino de regreso...
-Pues, me temo señorita que eso no va a ocurrir.
Era Graves el que tomaba la palabra.
-No puedo dejarlos marchar. El proyecto que tengo entre manos es demasiado importante como para que se venga abajo por culpa de dos excursionistas curiosos.
Sobre la mesa, aparte de los objetos requisados a Carlos y Eva, había una serie de planos desplegados y sobre ellos, un viejo mapa, probablemente medieval. Con inscripciones en castellano antiguo y una serie de dibujos ininteligibles para un profano en la materia.
Mientras tanto, en el exterior, seguía la actividad frenética.
Carlos miró a Eva, intentando no demostrarle preocupación. A pesar de lo complicado de la situación no podía quitarse de la cabeza la idea de que la conocía de antes...
-Señor Graves...Hemos encontrado algo...
Graves y sus dos secuaces salieron apresuradamente de la tienda de campaña sin reparar en que dejaban solos a Eva y Carlos. Le excitación por el hallazgo era demasiado intensa...
-Eva... ¡Vámonos!
-¿Estás seguro? Esta gente no nos va a dejar escapar tan fácilmente...Deberíamos esperar a la Guardia Civil.
-Pero ¿Y si no vienen?
-¿Confías en Pedro?
-Hasta el día de hoy, si. Siempre ha sido un buen amigo.
-Creo que deberíamos esperar...
En ese momento volvieron Graves y sus secuaces. Al parecer, el hallazgo había sido un éxito, por lo amplio de sus sonrisas...
-Bueno...Y ahora ¿Que vamos a hacer con estos?
-No podemos dejar testigos. Si salen con vida de esto el gobierno español se nos echará encima...Este tesoro es demasiado importante como para ponerlo en peligro.
Carlos miró de reojo su reloj. Hacía más de una hora que había hablado con Pedro y empezaba a dudar que nadie fuera a venir a rescatarlos.
En ese momento sonó la voz de alarma...
-Jefe...Tenemos problemas. Vienen varios coches de la Guardia Civil. ¿Cómo vamos a salir de esto?
-¿Conque erais unos excursionistas inofensivos?
-Mátalos...
-No creo que le convenga hacer eso. Si nos mata complicará su situación. Ahora solo podrían acusarlo de excavación ilegal y tendría que entregar lo que quiera que sea que hayan desenterrado. Si nos mata, además le acusarán de homicidio y eso es más grave ¿No cree?
Graves tensó su ya endurecido gesto.
-Buenas tardes, soy el teniente Gómez... ¿Podrían mostrarme los permisos de esta excavación?
La aparición providencial del teniente hizo respirar a Eva. Ya creía que iba a acabar en el fondo de una fosa al lado de Carlos. Sin haberle dado tiempo a conocerlo mejor...
-No los tenemos...Al ser fin de semana están tramitándolos...
-Bueno, vamos a comprobar si lo que dicen es cierto. Acompáñennos al cuartel si son tan amables. Martínez, usted y sus hombres recojan esos objetos y el mapa.
Una vez dicho esto, se volvió hacia Eva y Carlos.
-Señores, recojan sus objetos personales y vuelvan a su hotel. Ya les llamaremos si les necesitamos. Muchas gracias por su colaboración.
Ambos se miraron aliviados.
-¿Nos vamos?
-Cuando quieras...Pero, espera, voy a tomar alguna foto más. Va a ser el reportaje de mi vida.
-Para mí, va a ser el viaje de mi vida... Y no solo por la aventura que nos ha tocado vivir, sino por la compañía...
Eva lo miró descolocada. No esperaba las palabras de Carlos, pero no podía negar que le agradaba lo que estaba escuchando.
-Vamos, nos queda un rato de camino hasta llegar al hotel, y me muero por un baño de espuma.
-¿Sola o acompañada?
Eva miró a Carlos con una sonrisa pícara. Por una vez en su vida sería un poco lanzada...
-Si tú quieres...
Y se fueron siguiendo el trayecto que marcaba el río, pisando las hojas que el otoño había hecho caer. Con la sensación de haber llegado al final de un camino que, sin saberlo, llevaban mucho tiempo buscando...


Fin.



Ana


Safe Creative #0908274281968

domingo, 14 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (V)


Desde lo alto de aquellos riscos Eva y Carlos pudieron observar que aquel paraje, que tendría que ser aparentemente tranquilo, rebosaba actividad. Una veintena de hombres se dedicaban a diversas tareas. Había algo extraño. Iban uniformados con monos de trabajo, por lo que supusieron que no eran del pueblo. Habían montado una tienda de campaña, y unos metros más adelante se podían observar los socavones provocados por las tres explosiones que habían escuchado un rato antes. Los obreros se dedicaban a seguir excavando afanosamente, como si les fuera la vida en ello.
-¡Que extraño! No pensé encontrar a nadie por aquí...
Carlos sacó de su mochila unos prismáticos. En los monos de los trabajadores había unas letras que no conseguía ver a simple vista.
-¡Agáchate!
-¿Qué pasa?
-No deben vernos...
-¿Por qué?
-Toma, mira esto...
Eva pudo distinguir que en los monos de trabajo de los obreros aparecían unas letras.
-¿Qué es I.N.T.E.X.? No me suena de nada...
-I.N.T.E.X. es una empresa de dudosa legalidad que se dedica a la búsqueda de tesoros escondidos. Llegan al lugar donde se supone que hay algo valioso, ya sean restos árabes, romanos o de la Edad Media y con medios poco ortodoxos se hacen con ellos. Generalmente reciben encargos de coleccionistas sin escrúpulos a los que solo les importa poder conseguir la pieza sin pararse a pensar en el impacto medioambiental que estos individuos generan con sus actos. De hecho son una auténtica lacra para el medio ambiente. No sé qué estarán buscando, pero ya ves no han dudado en usar explosivos en un paraje protegido como este.
En ese momento salió de la tienda de campaña un hombre alto, de pelo canoso.
-Esto debe ser muy importante... ¡Es Rupert Graves!
-¿Quién es Rupert Graves?
-Es el dueño de I.N.T.E.X.
-¿Y...?
-Rupert Graves es un multimillonario experto en arte. Su padre era un mecenas y se dedicó a ir recopilando cuadros y obras de arte varias, dejándole este legado a su hijo, además de una más que boyante empresa metalúrgica que se supone que es su fuente de ingresos principal. La diferencia entre el padre y el hijo son los métodos. Everett Graves no se salía en ningún momento de la legalidad, mientras que Rupert vive en la frontera traspasándola cada vez que se le antoja.
-O sea, que para él, el fin justifica los medios...
-Exactamente. No podrías haberlo expresado mejor. De hecho, el que él se encuentre aquí vigilando el trabajo no hace más que confirmar mis sospechas de que nos encontramos ante algo grande.
-¿Como qué?
-La verdad es que no lo sé, pero puede que tengas ante tus ojos el reportaje de tu vida.
Eva sacó su cámara y con precaución desactivó sus sonidos. Aunque estaban lejos no quería ponerse en peligro, pues suponía que alguien que se dedicaba a bordear la legalidad a su antojo no tendría escrúpulos a la hora de eliminarlos.
Comenzó a tomar fotos de los cráteres, de la actividad inusitada de los obreros e incluso de Rupert Graves.
-¿Y tú, de qué lo conoces?
-Es uno de los clientes principales del UBS. De hecho me dedico a gestionar sus cuentas legales, las de la empresa metalúrgica. Como te comenté antes soy ecologista y tenía noticia de los desmanes que había causado en otros países. No sé si recordarás, pero hace unos ocho años lo echaron a patadas de Rumanía. Allí se rumoreaba que andaba tras la pista del tesoro oculto de Vlad el Empalador, ya sabes, Drácula.
-Que macabro el tío ¿No?
-Hace unos tres años que no se sabía nada de él. Solo se sabían los movimientos de su empresa legal, y mira tú por dónde, lo que menos me imaginaba era verlo aquí.
-¿Lo conoces?
-No, todas mis gestiones las realizo a través de un testaferro suyo de apellido impronunciable.
-¿Y qué podemos hacer?
- Tú sigue haciendo fotos. Yo voy a llamar al alcalde, para saber si tiene noticias de la excavación. Fue compañero en la facultad y guardamos una buena relación. De hecho, esta noche íbamos a cenar juntos.
De pronto, alguien dio la voz de alarma...Habían encontrado algo, y la actividad aún se hizo más intensa si cabe. El propio Graves, que se había mantenido al margen bajó al primer socavón y no podía dejar de sonreír...Fuera lo que fuera que estuvieran buscando, lo habían encontrado.
-Pedro...Soy Carlos. ¿Tienes noticias de una excavación en los alrededores del pantano de Trespiedras? No, es que estaba por aquí haciendo senderismo y he escuchado unas explosiones...Y al llegar al nacimiento del río me he encontrado dos socavones y gente trabajando... ¿Tú sabes algo?...Vale...Lo dejo en tus manos.
-¿Qué dice?
-No tiene noticias de ninguna excavación. De hecho va a movilizar a la Guardia Civil para que hagan una batida por la zona.
Eva continuó haciendo fotos...Cuando consideró que tenía suficiente material para su reportaje sustituyó la tarjeta de memoria de su cámara digital, teniendo la precaución de esconderla cuidadosamente dentro del compartimento secreto de su cinturón. Nunca pensó en que podría sacarle alguna utilidad a aquel regalo de cumpleaños que le había hecho su hermano Rafael. De hecho, era tan poco vistoso que lo había tenido guardado en un cajón durante mucho tiempo, y ahora, se alegraba sobremanera de haberlo traído...Y ya con la nueva tarjeta dentro de la cámara, tomó varias fotos del embalse de Trespiedras.
-¡Vosotros! ¿Qué hacéis aquí?
Era uno de los obreros de I.N.T.E.X. Los habían descubierto...


Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281951

sábado, 13 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (IV)


De nuevo se volvía a repetir el sonido que Eva había confundido con el movimiento de algún animal, solo que ahora era más intenso, más cercano...Y no sonaba a animal, más bien sonaba a algo hecho por la mano del hombre...
-Parece una explosión... ¿Seguimos?
Eva cogió apresuradamente su mochila y guardó la cámara.
Continuaron caminando bajo la lluvia, siguiendo el cauce del río. El paisaje cada vez se hacía más espectacular a la vez que escarpado. Para ella, era toda una sorpresa ver lo que estaba disfrutando de la excursión. Algo que había pensado como un castigo de su editora se estaba convirtiendo en motivo de disfrute...Y no solo por los maravillosos paisajes del otoño, sino por la presencia a su lado de Carlos, siempre atento, tendiéndole la mano cuando le hacía falta y manteniendo con ella una amena conversación que le hizo olvidar sus problemas de vértigo.
-Mira...Allí hay un águila real. Fíjate como planea. Seguro que ha avistado una presa.
Eva aprovechaba para hacer fotos sin un orden preciso. Lo mismo orientaba su objetivo hacia las hojas caídas de los árboles que fotografiaba aves en vuelo. No tenía nada claro el enfoque del reportaje, y menos con Carlos al lado...Hacía mucho tiempo que no conocía a alguien tan interesante.
-Estás muy callada... ¿Te aburro? ¿No?
-No, para nada. Es muy interesante todo lo que me estás contando. De hecho, me gusta más escuchar que hablar. Se aprende mucho más.
-Pues a mí me gustaría saber algo más de ti.
-Dispara...
-¿A quién has fotografiado últimamente?
-La última sesión de fotos fue ayer...Con Viggo Mortensen.
-Ah, un tío muy interesante, comprometido con su tiempo...
-Sí, y además encantador. Alguien muy cercano y normal, algo muy raro en el ambiente en el que se mueve.
-¿Ha habido algún reportaje que no quisieras hacer?
-No puedes negarte a nada...La prueba la tienes en que estoy aquí en mitad del campo, pero algunas de las sesiones que he realizado últimamente con modelos de medio pelo que se creen alguien, las suprimiría de un plumazo.
-¿Haces muchos retoques?
-Sí, sobre todo en los reportajes de moda... Las modelos no son tan perfectas como parecen y además son muy exigentes. Quieren aparecer aún más delgadas de lo que son, algo bien difícil.
Carlos guardó silencio un momento, como si la pregunta que quería hacerle a Eva fuera a molestarle.
-¿Tienes pareja?
Eva lo miró con expresión incrédula y Carlos pensó que le había molestado.
-Perdóname...Quizás no debí haberte hecho esa pregunta. No la contestes si no quieres...
-No, si no me molesta...Y la respuesta es no.
-¿Y puedo preguntar por qué?
-La verdad es que no lo sé...Puede que le tenga alergia al compromiso o que siempre haya elegido a alguien equivocado, no me lo he planteado. Creo que ahora eres tú el que debe contestar alguna pregunta.
En ese momento llegaron al nacimiento del río. Allí las vistas eran impresionantes. A la derecha quedaba el embalse de Trespiedras, que surtía a la comarca, y a la izquierda se extendía un valle donde no debía de haber nadie...Y sin embargo había una actividad inusual. De repente el ruido de una explosión los hizo darse cuenta de que algo no era normal...

Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281944

viernes, 12 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (III)


Eva guardó silencio por un momento. Se quedó mirando esos ojos de lago tranquilo en los que sería capaz de perderse, si es que no se había perdido ya antes en ellos...Había algo en él que le era familiar, como si hubieran coincidido en otra época o en otro lugar...
-Perdona... ¿No te habré asustado?
-No... ¿Nos conocemos?
-Te vi hace un rato en el comedor del hotelito. Me llamo Carlos Reverte.
Eva lo había reconocido al momento, era el atractivo desconocido que descubrió en el comedor del hotel. Alto, moreno y muy varonil, no se parecía a ninguno de los hombres con los que se había relacionado en el pasado, pero había algo en el que le atraía, no sabía muy bien por qué.
-Hola, yo soy Eva...Eva de Santos.
-¿No serás la fotógrafa de Citizen?
-Sí... ¿Conoces mi trabajo? No das el perfil de comprador de Citizen...
-Bueno, no es que las revistas de moda sean mi fuerte, pero de vez en cuando trae algunos reportajes de naturaleza interesantes. Y no, como bien dices, no era yo el que las adquiría...Mi ex era compradora habitual de tu revista y en los ratos de aburrimiento del fin de semana siempre acababa hojeándola. Conocía tu trabajo porque tus fotos siempre iban acompañando a esas entrevistas a famosos de Roberto González, sobre todo me impactó la última...
-La de Susan Sarandon...
-Si, ¡Que mujer más interesante!
-La verdad es que sí...
-Deberían hacer más reportajes de naturaleza. Así no solo comprarían la revista las mujeres. Además los reportajes de Juan Albert suelen ser muy acertados. Siempre van encaminados al tema de la ecología, el desarrollo sostenible...En definitiva, temas muy interesantes, ya que es muy importante que nos concentremos en salvar el medio ambiente...
-Juan ya no está en la revista.
-Pues habéis perdido a un pieza importante. ¿No crees?
-Si, National Geographic le ha encargado un trabajo en África. Una oferta difícil de rechazar...
-¿Y quién se encargará de los temas de naturaleza? ¿Walt Stone quizás?
-No...Me lo han encargado a mí...
-¿Y qué hace una fotógrafa de moda cuando le hacen un encargo como ese?
-Pues venirme al campo e intentar no desentonar...Porque la continuidad de mi trabajo depende de ello. Así que, aquí me tienes, perdida en medio de la nada, intentando hacer el reportaje de mi vida.
-Y ¿Qué tenías pensado?
-He venido hasta aquí buscando un poco de inspiración. No va a ser fácil...Llevo mucho tiempo fotografiando egos ajenos y lo de la naturaleza lo tenía un poco olvidado. De hecho he empezado a tomar fotografías un poco al azar, para después escoger el tema.
-Desde luego es difícil tener que darle un giro a tu carrera cuando además lo haces tan bien. No sé, en tus fotos se puede ver el alma del personaje, y eso pocos lo hacen. Ahora te tocará hacer lo mismo con la naturaleza.
-Sí, solo que ahora es un poco más complicado...No puedo controlar el trabajo de la misma manera que cuando realizo una sesión de fotos en el estudio. Aquí hay muchos factores que se me escapan de las manos. De hecho no sé qué motivación oculta ha llevado a mi editora a hacerme este encargo. Probablemente quiera echarme y esta sea la excusa perfecta. No soy una todoterreno y ella lo sabe.
-Pues con tu sensibilidad creo que serás capaz de hacer algo grande...
Eva se sonrojó. Nunca pensó que allí, en medio de aquel bosque perdido, pudiera haber encontrado a alguien que admirara su trabajo. Siempre había pensado que los lectores de la revista no leían los créditos de los reportajes. Ella no era Steven Meisel, cuyo reportaje iba anunciado en primera plana, dándole más importancia que al propio personaje entrevistado, la mismísima Madonna. Ella era Eva de Santos, una fotógrafa anónima.
-Bueno...Podemos dejar de hablar de mí...Creo que ya tengo el ego por las nubes. ¿A qué te dedicas?
-Soy economista y llevo trabajando desde hace cinco años en el UBS, antes Unión de Bancos Suizos, gestionando grandes cuentas. Como comprenderás mi trabajo me genera un alto nivel de estrés...No te puedes imaginar lo exigentes que pueden llegar a ser este tipo de clientes. Y es por eso que siempre que puedo hago una escapada a cualquier lugar con encanto, para cargar las pilas. De hecho creo que tengo alma de ecologista.
-Deberíamos seguir caminando...O me quedaré sin trabajo.
-¿Te importa si te acompaño?
Y antes de que Eva pudiera contestarle un fuerte ruido los sobresaltó.


Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281937

jueves, 11 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (II)


Eva continuó caminando sin hacer caso al ruido que había escuchado. Probablemente se trataría de algún animal inofensivo transitando por el bosque.
Iba tan absorta en sus pensamientos que no pudo discernir de que se trataba.
Siguió por el sendero que se abría ante sus ojos, sin pensar mucho en lo que la había traído hasta aquí...Ella era fotógrafa y en la revista para la que trabajaba, se dedicaba a hacer largas sesiones fotográficas. Lo mismo retrataba a la modelo de turno en reportajes de moda imposible, de esa que su bolsillo a pesar de estar bien pagada, no podía soportar, que le tocaba fotografiar a algún actor famoso que desembarcaba en España a promocionar la película de turno. De estos últimos trabajos, lo que más le satisfacía era ver cómo eran esos famosos fuera de la gran pantalla. Podía comprobar que en unos casos eran divos pagados de sí mismos, pero en otros, sin embargo encontraba personas normales con las que sería muy fácil llegar a intimar.
Y ahora se encontraba en medio del bosque por culpa de Sara. Ella era su editora y siempre le exigía un poco más...
-Eva... ¿No te parece que por una vez deberías dejar de lado tu faceta de retratista? Quiero que te vayas al campo y me traigas un reportaje de naturaleza.
-Pero si Juan es un experto... No voy a empezar a hacer un trabajo que ya hace otro.
-Juan se ha marchado de la revista...Le han ofrecido un reportaje para National Geographic que lo mantendrá en África al menos durante un año, si no se lo comen antes los leones...
-Pero ¿Y mi sesión con Viggo? Está programada desde hace meses y no quiero dejar de hacerla...
-La harás, pero en cuanto la termines haces las maletas y te vas al campo. Busca una localización que te guste y me traes las mejores fotos. Ya va siendo hora de que le des un giro a tu carrera... ¿O no vas a ser capaz?
En ese momento, Eva comprendió que su puesto de trabajo dependía de esas fotos.
Y aquí estaba, en medio del bosque, caminando al lado de un río e intentando disfrutar del paisaje que se extendía ante sus ojos.
De nuevo, comenzó a llover suavemente.
El otoño estaba siendo especialmente lluvioso este año, y cubría todo con su manto de verdor. Sobre la hierba, se amontonaban las hojas caídas de esos árboles que como si fuera un camino, dejaban pasar entre ellos a ese río que en algunos tramos discurría lentamente, como si quisiera que todo se parase. Así se sentía ella, parada en medio de la inmensidad del bosque. Intentando no pensar en su vida, pero eso era imposible. Había tanta soledad en ella que se había acostumbrado al silencio. Hoy, sin embargo, intentaba disfrutar de los sonidos del bosque. Escuchaba cantar a los pájaros mientras la lluvia caía mansamente sobre su cuerpo.
Sacó su cámara y empezó a hacer fotos del cauce del río. Probablemente no serían las mejores, pero hacía mucho que no fotografiaba paisajes y tendría que tomar muchas instantáneas para, al final entregarle un trabajo decente a Sara.
A través de los árboles penetraba en ese claro del bosque una luz que le daba un toque especial al ambiente. Había algo bucólico en esa escena. Recuerdos de un tiempo pasado quizás más feliz...Y de nuevo un ruido distrajo a Eva de sus pensamientos. Escondida tras unas piedras apareció ante sus ojos una cascada. El agua caía formando un agradable sonido, mientras las gotas centelleaban como diamantes imposibles de retener...Comenzó a tomar instantáneas del agua en movimiento.
-Bonita cascada... ¿Te importa que te acompañe...?
Eva se sobresaltó al escuchar aquella voz tan varonil que le resultaba familiar, y al volver la vista observó al desconocido del hotel...


Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281920

miércoles, 10 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (I)


La madrugada había sido tormentosa. Eva sentía un miedo irracional que la hacía esconderse debajo del edredón. Era el recuerdo de un pasado no lejano. No sabía explicar porqué una noche de tormenta ejercía sobre ella tal presión, pero el hecho era que temía verse sumida en esa situación...Al amanecer, ya disipados los miedos, consiguió dormirse, pero tampoco esta vez en sus sueños había paz.
Algo la hizo despertar de pronto. Se incorporó de la cama como si esta le pinchara y comenzó a funcionar. No podía quedarse esperando a que los fantasmas del pasado la arrastraran a ese mundo de sombras donde nunca debió estar.
A través del ventanal de su dormitorio se veía un paisaje lluvioso que solo hacía potenciar la belleza del paraje donde se encontraba. No es que le gustara especialmente el campo, pero había decidido pasar un fin de semana en ese hotel rural que tanto le recomendaron. Tenía que poner en claro sus ideas, y aquel lugar tenía la calma que tanto ansiaba. Además, si tenía ganas de bullicio, el pueblo más cercano se encontraba solo a cinco kilómetros del hotel. No es que fuera la gran ciudad donde vivía, pero podría mezclarse con la gente.
Una vez se hubo duchado, se vistió con ropa cómoda. A pesar de la lluvia, hoy haría una excursión por el campo. Preparó una pequeña mochila con todo lo necesario y bajó a desayunar.
El comedor del hotel era un espacio acogedor. Solo cinco mesas vestidas con manteles blancos y adornadas con flores componían un ambiente cálido que se completaba con la presencia de una gran chimenea.
-Buenos días señorita...Café o té.
-Por favor sírvame una taza de té.
-Algo más...
-Si, por favor... ¿Sería tan amable de ponerme un par de tostadas con mantequilla?
-Por supuesto.
Eva disfrutó de ese desayuno con pan de pueblo, al que estaba tan poco acostumbrada...En ese momento alguien vino a perturbar ese silencio en que se encontraba inmersa. No quiso mirarlo descaradamente, pero le pareció un hombre muy atractivo...Vestía pantalón vaquero, camisa blanca y un jersey de lana que se ceñía a un cuerpo bien proporcionado.
-Buenos días...
Cogió su mochila y cortésmente respondió al saludo del desconocido, para inmediatamente dirigir sus pasos hacia el exterior del hotel.
Ya no llovía, pero había que empezar a caminar si quería llegar al nacimiento del río antes del mediodía. Desde allí tendría las mejores vistas y podría tomar esas fotos de naturaleza que le habían encargado.
Comenzó a caminar abstraída en sus pensamientos. Los últimos acontecimientos de su vida habían hecho tambalearse cimientos que ella pensaba que eran firmes. No hacía mucho tiempo que había fallecido su madre. Ella, su fiel consejera, su apoyo más firme...Todo calidez. Se fue un día, de repente...Y Eva no podía dejar de sentir el frío de esa soledad, de ese hueco que nadie llenaría. A su lado, de manera incondicional, casi desde que la conoció en el colegio estaba su amiga Marta.
Era su paño de lágrimas en los momentos difíciles, la risa en los momentos alegres y la palabra justa cuando era necesaria...Siempre estaba ahí aunque no se la viera.
Y luego estaban sus problemas con los hombres. Unas veces porque se entregaba demasiado y otras porque se equivocaba al elegir, el caso es que estaba sola...
Un ruido la hizo volver a la realidad.
-Pero ¿Qué demonios ha sido eso?


Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281913

viernes, 5 de diciembre de 2008

LA NOTA (V)


Cuando llegó el amanecer, Raquel y Jorge estaban abrazados en la cama. El sol comenzaba a entrar tímidamente por la ventana, y Jorge no dejaba de mirarla sonriendo.
-No sabes cuánto he deseado este momento. Desde el día que llegué a la oficina he soñado contigo, despierto, dormido...No había nada que te pudiera alejar de mí.
Raquel lo miraba sin decir palabra, disfrutando de ese momento efímero que tal vez no volviera a suceder. Nunca se había sentido tan querida por nadie. Puede que fueran las circunstancias que envolvían su vida en ese momento, ese no saber que podría ocurrir después...Pero lo que tenía claro es que Jorge era más de lo que ella pudiera desear.
-Raquel... ¿Qué piensas?
-Creo que debemos empezar a pensar que vamos a hacer.
-¿Has pensado en ir a la policía? Ahora no tienes que proteger el buen nombre de ninguna compañía...De hecho, creo que debiste denunciar los hechos en su momento. Ninguna empresa se merece el sacrificio de tu huida.
-Lo sé, pero eso ya pasó y no tiene remedio. Ahora hay que pensar, y no sé tú, pero yo necesito una taza de café que me despierte.
Jorge tiró de ella pícaramente. Quería disfrutar un poquito más de ese cuerpo con el que había soñado tantas noches, y que ahora, por esas extrañas circunstancias de la vida, se había convertido en una realidad.
-Venga...Vamos a la ducha y ahora preparamos el café.
Raquel, tras la ducha, salió del baño a toda prisa. Se vistió con lo primero que encontró en su armario y bajó las escaleras rápidamente.
-Necesito un café...
Puso en marcha la cafetera y sacó dos cápsulas de espresso. Todas las mañanas comenzaban con esa rutina. Un café bien cargado, que de dos años a esta parte se tomaba en soledad. Hoy sería el primer día, después de tanto tiempo en que compartiría ese momento con alguien.
-Jorge... ¿Quieres un café?
-Si, por favor, con una cucharada de azúcar.
Raquel recordaba cómo le gustaba el café a Jorge, no en vano habían sido muchos años de confidencias delante de una taza como para no recordar ese detalle.
-Raquel... ¿Has pensado lo de la policía? Creo que deberías denunciar los hechos.
-Pero si solo son dos notas...
-Si, pero te dicen bien claro que te han encontrado. ¿Qué más quieres?
-Déjame que disfrute este momento. Hace mucho que no compartía nada con nadie...
Un ruido los sobresaltó. Raquel vivía en una casa de dos plantas con vistas al mar en una de esas urbanizaciones donde apenas hay ruidos. Por eso le resultó extraña aquella circunstancia.
-Jorge... Llama a la policía. Creo que están aquí.
Se acercó a la ventana y pudo ver a dos individuos que se bajaban a toda prisa de un coche de alta gama que a Raquel le resultó familiar.
Inmediatamente se oyeron cristales rotos. El ruido provenía del lateral de la casa, la cocina comunicaba con el jardín, y Raquel se arrepentía de no haber sido más precavida...Si hubiera puesto una reja no les habría dado tantas facilidades...
Pero eso ya no tenía importancia. Los dos hombres, cubiertos con pasamontañas entraron en el salón...
-Vaya... ¿Pensabas que no te íbamos a encontrar?
Raquel conocía perfectamente esa voz. Era Raúl Uriarte. Su compañero en la empresa, hijo del señor Uriarte...
-Raúl... ¿Qué haces aquí?
-Vengo a darte tu merecido. Tú me robaste la posición que yo debí disfrutar a la muerte de mi padre...Pero claro, con tus artes de zorra y ese cruce de piernas que volvía locos a los consejeros...Te quedaste con el puesto que me correspondía.
-Creo que te estás equivocando. El puesto me lo dieron por mi valía.
Entonces, el segundo hombre, que había permanecido en silencio desde que entró a la estancia sentenció:
-No mientas, zorra, por eso me dejaste...
-Daniel... ¿Cómo eres capaz de decirme eso? No mientas...Sabes que la historia no fue así.
-Bueno, eso ahora importa poco. Vamos a darte tu merecido, y nos cobraremos el daño que nos hiciste.
En ese momento, apareció Jorge.
-Vaya, si al final vamos a tener suerte...No solo nos vamos a librar de esta zorra, también va a desaparecer el señor Olmedo.
-Raúl...Te recomiendo que no hagas nada de lo que te puedas arrepentir.
Jorge intentaba ganar tiempo. Había avisado a la policía y venían de camino. No sería difícil. Tanto Raúl como Daniel eran dos ególatras y lo único que tenía que hacer era intentar que hablaran. No había colgado el teléfono, y había un policía a la escucha.
-Ahora comprendo...Tú eras el que se dedicó a inundar de notas el despacho de Raquel.
-Si. Fue fácil. Llegaba cada día antes que ella.
-Y tú, Daniel, le facilitaste el canario, sabiendo que para Raquel era su única compañía. ¿No?
-Estaba harto del puto pajarito, y sí, era una manera muy fácil de hacerle daño a Raquel.
-Pero Raúl, si nos matáis no podrás ser consejero de la empresa...Si nos dejas yo me comprometo a dimitir en tu favor.
-Me estás engañando...
-No, te lo digo en serio...Después de la crisis de estrés necesito un sitio tranquilo, y este lugar tiene todo lo que puedo desear...
-Alto...Levanten las manos.
La policía llegó en ese momento.
-No tienen nada de que acusarnos. Solo estamos de visita en casa de estos amigos.
-Hemos escuchado y grabado la conversación que mantenían, el acoso al que la sometieron en Madrid. Además por supuesto, del allanamiento de morada..Porque no creo que los cristales se hayan roto solos...
-Venga, esposadlos...
Raquel se derrumbó en el sofá. No podía dar crédito a lo que había pasado. Jamás se le había pasado por la imaginación que Daniel y Raúl hubieran urdido este plan. Nunca pensó que la amistad que habían forjado cuando Raquel llegó a la empresa los hubiera hecho cómplices por despecho.
Jorge se acerco a ella brindándole un cálido abrazo.
-Bueno... Creo que te has recuperado muy bien de tu crisis de estrés...Ahora deberás volver a Madrid.
-Todo lo que le he dicho a Uriarte es verdad. No hay nada que me retenga allí.
Este lugar tiene todo lo que pueda desear...La luz, el sol, el mar...Y tú.
Y en ese momento, la palabra se volvió silencio, y ambos se fundieron en un cálido beso.


Fin.

Ana

Safe Creative #0908274281906

jueves, 4 de diciembre de 2008

LA NOTA (IV)


Raquel se quedó sin palabras. No esperaba que aquel encuentro fortuito con Jorge le hiciera abrir la puerta de una situación que no sería cómoda. Guardó silencio por unos momentos, intentando hilvanar en su cerebro una explicación convincente para la existencia de esa última nota que había llegado hasta ella de forma tan extraña.
Agobiada por la insistencia de Jorge, comenzó a hablar.
-Ha llegado el momento de que sepas porqué después de conseguir aquello por lo que había luchado tanto, un día desaparecí.
Esta historia comienza al día siguiente de mi nombramiento. Me dirigí a tomar posesión de mi nuevo despacho, que si no me equivoco, ahora es tuyo ¿No?
-Así es.
-Cuando llegué quise darle un toque más personal. Era el despacho de Uriarte y yo quería sentirme a gusto en el. Iba a pasar muchas horas allí, quizás más de las que debiera...Ya sabes, después del divorcio no había nada que hiciera que tuviera ganas de volver a casa. No había nadie que me esperara, no había un baño de espuma en el que relajarse tras un duro día de trabajo. No había nada más que una casa llena de recuerdos del inmaduro de Daniel.
-Si me hubieras dicho lo que sentías puede que no hubieras estado sola. ¿No te parece?
-Jorge, por favor, no me interrumpas. Ya me resulta bastante difícil intentar contarte una historia que casi tenía olvidada.
-Vale, continúa...
-La mañana de mi toma de posesión empezaron los problemas para mí. Cuando llegué al despacho pude observar que para alguien en la empresa era persona non grata. Esa persona se cuidó muy bien de que eso quedara bien claro. En los días anteriores a mi nombramiento habían empezado a llegarme una serie de notas que yo en principio creí que se trataban de una broma pesada. Al principio, no te enfades, pensé que eran cosa tuya, ya sabes, nos habían hecho competir.
-Ya, pero tú sabrás que para mí fue una alegría muy grande que el puesto fuera para ti. Llegaste a la empresa tres años antes que yo, y además eras la más preparada.
-Pronto deseché esa idea porque me hiciste saber cuánto te alegrabas de mi ascenso.
Pero cada día me encontraba con una nueva misiva, cada vez más inquietante.
Hasta que el día 10 de marzo de 2006 en vez de la típica nota, encontré sobre mi mesa una caja pequeña con un sobre. Al abrirlo no pude reprimir un grito. La persona que me acosaba había escrito la palabra MUERTE con algo que no era tinta...Abrí la caja y dentro pude encontrar a mi canario desaparecido días antes. Las letras estaban escritas con su sangre. El hecho era lo suficientemente macabro como para salir huyendo. ¿No crees? Y como comprenderás, el pánico se apoderó de mí. Alguien se había tomado la molestia de espiarme, entrar en mi casa y robarme algo que me hacía feliz.
En ese momento comprendí que estaba en peligro, y que ningún puesto de trabajo, por importante que fuera, lo era más que mi propia vida.
Inmediatamente me dirigí al despacho del señor Macías, presidente en aquel momento y le conté todo lo que me había venido sucediendo. La situación no era agradable para nadie, y ante la perspectiva de que el caso saliera a la luz pública y pudiera hacer daño a la imagen que la sociedad tenía de nuestra compañía, convino en rescindir mi contrato de mutuo acuerdo, estableciendo una importante indemnización que me ha permitido vivir desahogadamente hasta el día de hoy. Así mismo me redactó una carta de recomendación que todavía no he podido usar, ya que como te conté antes, en esta ciudad no hay ninguna empresa que pueda ofrecerme un puesto como el que llegué a tener en Madrid.
Así, de golpe y plumazo desmantelé mi vida anterior y desaparecí sin dejar nada que pudiera servir para localizarme. Me dolió no poder decirte que pasaba, porque te apreciaba como amigo...O como algo más que con mi huida no podrías llegar a ser. Pero no podía dejar rastros. Era mi vida la que estaba en juego.
Hasta hace unos días vivía feliz, pero el 5 de Noviembre recibí una nueva nota, esta vez en mi casa...Esa persona me había localizado. La nota de hoy ya la has leído, dice que le gustan los valientes, y ahora si lo soy...No pienso volver a huir, y menos ahora que te he encontrado.
-No voy a dejarte sola...Te acompaño a casa.
Raquel y Jorge se fueron perdiendo por las angostas calles de aquella ciudad costera que sin quererlo los había reunido, camino de la casa de ella. Allí sin pensarlo, se entregarían a un juego que llevaban mucho tiempo deseando...Puede que no fuera el momento más oportuno para comenzar algo, pero no podían pararse a pensar en si habría un mañana...

Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281890

miércoles, 3 de diciembre de 2008

LA NOTA (III)


Raquel no daba crédito a lo que estaba viendo. No sabía cómo era posible que entre tantos libros le hubiera llamado la atención el que llevaba una nota para ella. Era una jugarreta del destino...No sabía muy bien qué es lo que le había llevado a fijarse en ese libro y no en otro. La portada en tonos rojos, su color favorito, o bien la foto de alguien desconocido hasta entonces, que se asomaba a la contraportada con unos ojos soñadores, de poeta de los de antes, la habían atrapado irremisiblemente...No sabía muy bien si había sido el título, tan significativo..."La palabra en el silencio" un título que encerraba un contrasentido en toda regla.
Pero lo cierto es que ella había escogido ese ejemplar y no otro, y de nuevo se enfrentaba a la incertidumbre de no saber lo que podría ocurrir. Lo único que tenía claro es que las notas provenían de alguien que la conocía muy bien...
Pagó su libro y salió de nuevo a la calle con paso firme, no era de las que se amedrentaban por tan poco. Raquel estaba acostumbrada a lidiar con situaciones duras y aquello no iba a ser fácil, pero estaría preparada. Aún no sabía cómo, pero saldría de esto...
Caminó largo rato por las calles de la ciudad. Observó cómo se habían adornado para una Navidad que se presentía cercana y no pudo dejar de sentir un poco de vértigo. De un tiempo a esta parte cada vez le gustaban menos estas fiestas. Quizás porque es una obligación estar feliz aunque no lo seas...Y Raquel no era demasiado convencional, y estas fechas lo eran.
Iba absorta en sus pensamientos cuando una voz que le resultó familiar gritó su nombre.
-Raquel...
Se volvió y al fondo de la calle vio una figura masculina que avanzaba entre la muchedumbre para acercarse a ella.
-Jorge...Jorge Olmedo. ¿Qué haces por aquí? Te hacía en Madrid...
-Raquel...Cuanto tiempo. Estás tan guapa como siempre.
Y acercándose a ella le plantó dos besos en la cara. El no podía dejar de sonreír. Había deseado este reencuentro desde el día en que ella decidió dejar su empleo precipitadamente. Desde entonces la había buscado con escasa suerte y hoy, por una carambola del destino, la había encontrado.
-¿Me puedes explicar que has venido a hacer aquí? ¿Que se te ha perdido en este rincón del sur?
-Estaba agotado del ritmo de vida que llevo. Desde que te fuiste de la empresa las cosas han ido de mal en peor. Me ofrecieron la vacante que dejaste y no había tenido vacaciones. Hace una semana estuve a punto de ser ingresado por una crisis de estrés agudo y el señor Santamaría, que ahora es el presidente de la compañía, me ha dado unos días libres. He decidido venir aquí al azar, buscando la luz que tiene el sur.
Te fuiste sin dejar una dirección o un teléfono en el que localizarte. No he dejado de buscarte en todo este tiempo, pero parecía que te habías escondido debajo de una piedra...
Raquel lo observaba sin abrir la boca. Aunque habían pasado dos años Jorge seguía siendo ese tipo que seduce no se sabe muy bien porqué. Le atraía mucho, pero tras la separación de Daniel, no había intentado nada con él porque prefería no estropear la amistad que mantenían desde hace años. No tenía claro si él sentía algo por ella, y además, no era el momento.
-Es que es lo que quería...Desaparecer. No me fui por gusto, empezaron a suceder cosas extrañas y quise apartarme de todo, poner distancia para ver las cosas más claras. Pero veo que no he tenido mucho éxito...Al final has llegado hasta mí sin saber muy bien porqué.
Había surgido una extraña complicidad entre ambos desde el momento en que Jorge había llegado a la empresa, pero fue en los duros momentos de la separación de Raquel cuando se intensificaron esos lazos.
- ¿Te apetecería comer conmigo? Ya que llevas más tiempo que yo por aquí conocerás algún sitio recomendable... ¿Que te parece?
-Bueno...Si te gusta la cocina creativa podríamos ir a un restaurante que está cerca de aquí. Me conocen y no suelo tener problema para que me den una mesa. Siempre vengo sola...
-Sola...Porque tú quieres. ¿No?
-Vamos, se hace tarde...Si no te importa seguimos hablando durante el almuerzo.
Como había pronosticado Raquel no tuvieron problema para encontrar mesa. El local era acogedor, decorado en tonos cálidos cercanos al rojo que tanto le gustaba a ella. Durante la comida hablaron de tiempos pasados que quizás no fueron mejores, para acabar llegando a la pregunta que Jorge había dejado en el aire anteriormente.
-Sigues sola... Y no me explico por qué.
-No lo sé, quizás necesitaba tiempo para planificar mi nueva vida, llegar a una ciudad distinta donde no conozco a nadie, adaptarme...No he encontrado trabajo todavía y eso no ayuda a la hora de establecer relaciones, aunque la gente aquí es agradable. De todas formas no me preocupa, necesitaba este tiempo de soledad para olvidar todo lo que ocurrió en el pasado. Creo que me entenderás ¿No?
-Si...Y no voy a negarte que me agrada que estés sola.
-¿Qué...?
-No me digas que no sabes...
-¿Que no se qué...?
-Que siempre me has gustado.
Raquel no sabía que decir. En ese momento se agolpaban en su cabeza una serie de ideas encontradas. Quería decirle lo mucho que le atraía desde siempre, pero no creía que fuera prudente mezclarlo en la historia de las notitas que iban apareciendo de un tiempo a esta parte.
Jorge no sabía cómo entender ese silencio, y nervioso cogió la bolsa que contenía el libro comprado un rato antes. La abrió y antes de que Raquel pudiera evitarlo, tomó el libro en sus manos y al abrirlo, en la primera página, vio la nota que había en su interior.
-¿Me puedes explicar que es esto?

Continuará....

Ana

Safe Creative #0908274281883

martes, 2 de diciembre de 2008

LA NOTA (II)


Raquel continuó absorta mirando la nota.
Con una taza de café humeante y bien cargado en la mano quizás podría pensar de quién podría provenir aquel papel que la mantenía en vilo, pero no se le ocurrió nada.
A pesar de todo, hoy no sería el día que se quedara en casa. Saldría de nuevo a la calle, no iba a esconderse por tan poca cosa.
Había decidido tomarse un día de descanso. Caminaría hasta llegar al centro de la ciudad intentando despejar su mente...Hoy no estaba dispuesta a volver a buscar trabajo. Necesitaba evadirse de todo lo que últimamente estaba viviendo.
Desde que dejó Madrid para buscar un lugar más cálido había sido bastante feliz.
Hacía algo más de dos años desde que se separó y se había adaptado a una nueva vida en la que las cosas estaban donde ella quería tenerlas. No había desorden y sobre todo, no había nada que le recordara al inmaduro de Daniel, y eso ya era mucho...Ahora no sabía cómo había podido pasar tantos años dependiendo de una persona que siempre fue tan egoísta.
Solo había un problema, no había en aquella pequeña ciudad del sur ningún trabajo que estuviera relacionado con lo que ella había desempeñado en los últimos diez años de su vida, pero afortunadamente, la indemnización había sido cuantiosa, por lo que no se sentía agobiada por pagar las facturas. Le apetecía volver a trabajar, pero todavía podría tomarse un tiempo para volver a encarrilar su vida.
Había pasado muchos años de su vida trabajando hasta llegar a un puesto directivo para el que estaba sobradamente preparada, pero siempre había quién recelaba de su talento.
La cúpula de la empresa estaba formada por cinco hombres poderosos entrados en años que no estaban muy dispuestos para el cambio. Cuando falleció el señor Uriarte, el más reacio al cambio por su avanzada edad, se abrió la puerta para que Raquel pudiera ascender en una empresa donde las mujeres escaseaban.
A pesar de todo, no lo tuvo fácil.
Hasta el último momento mantuvo una fuerte competencia con Jorge, un compañero que había llegado a la empresa tres años después que ella.
Jorge Olmedo había llegado a Madrid con la intención de quedarse, y comenzó a trabajar en una empresa donde una de las cualidades más valoradas era suya desde el día en que vino al mundo...Ser hombre.
Educado, elegante y con ese punto que atrae no se sabe muy bien porqué, se convirtió en su mejor amigo.
Raquel vivía los peores momentos de su matrimonio...Acababa de descubrir que Daniel le era infiel desde hacía algún tiempo y decidió cortar por lo sano. Se estableció una corriente de simpatía entre ambos...Algo difícil de explicar. Había sido su mayor apoyo en esos días difíciles y no quería perder su amistad.
Por eso lo de luchar por un puesto directivo con el aún resultaba más difícil. Quizás si el otro candidato hubiera sido Raúl la lucha no le habría importado.
Pero después de esforzarse tanto consiguió ese puesto que al cabo de poco tiempo le fue arrebatado...
Raquel llegó dando un agradable paseo hasta el centro de la ciudad. Era un día soleado, aunque la humedad de la costa se percibía en el ambiente. Caminó por calles estrechas hasta llegar a una pequeña librería llena de encanto. Un local que parecía haberse quedado anclado en otra época. Estanterías antiguas y libros olvidados en el tiempo se mezclaban con las últimas novedades editoriales. Entró decidida y comenzó a buscar algún título que le llamara la atención. En ese momento un ejemplar le atrajo, sin saber muy bien porqué..."La palabra en el silencio" de Antonio Valdés. Raquel no conocía al autor, a pesar de que ella siempre estaba al tanto de los talentos noveles, ya que no había cosa en el mundo que le gustara más que un buen libro. Le dio la vuelta para ver su foto en blanco y negro. Algo en ella le llamó la atención...
Intentando decidir si era una elección adecuada, lo abrió decidida, y en la primera página encontró una nota de características similares a la encontrada en su casa. La nota decía:

"Veo que no te escondes...Me gustan los valientes"

Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281876

lunes, 1 de diciembre de 2008

LA NOTA (I)


Raquel se levantó aquella mañana como todos los días.
Abrió los ojos antes de que sonara el despertador. Como casi siempre, había sido otra noche de insomnio.
Nunca antes había tenido problemas de sueño, salvo en la época de su divorcio, pero eso pasó hace mucho tiempo...Ahora el problema era más serio. El 5 de Noviembre cuando llegó a casa encontró una nota en el buzón. Era tan extraña que no podía dejar de pensar en lo que podría ocurrirle.
Intentaba que nada pudiera alterarla, aunque habían pasado demasiados acontecimientos extraños en los últimos tiempos, pero ella, que a fin de cuentas, era una persona serena y estable, no quería pensar que todo estuviera relacionado.
El despertador sonó a las 7:00 a.m. como cada día. Comienza la rutina...
Una ducha con agua bien caliente para desentumecer los músculos doloridos a causa del escaso descanso nocturno la hizo volver a la realidad.
Una vez fuera de la ducha Raquel se miró al espejo y comprobó que sus ojeras se habían acentuado, tomando un color liliáceo. No podía dejar de estar preocupada...Pero intentaría que no se notara.
Se esmeró en cubrirlo todo con una buena capa de ese maquillaje milagroso que usaba a diario...
Frente al armario decidió ponerse la ropa con la que se sentía más a gusto. Pantalón vaquero y esa camisa blanca que le sentaba tan bien eran su uniforme favorito. Ropa cómoda, tan distinta de aquellos trajes de chaqueta que se veía obligada a llevar cuando era alta ejecutiva de esa empresa en la que había malgastado los últimos años de su vida...
Una vez llevada a cabo su rutina matinal bajó a la cocina y puso en marcha la cafetera. "No hay nada como una buena taza de café para empezar el día", pensó.
Allí, encima de la mesa, estaba la nota que venía inquietándola desde hace días.

"No te molestes en esconderte...Te hemos encontrado"

Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281869

domingo, 30 de noviembre de 2008

¿HASTA DONDE SERÍAS CAPAZ DE LLEGAR POR UN AMIGO?


Hoy comienzo el día haciéndome esta pregunta.
Ayer fui a ver "Apaloosa", un western donde sobre todo, se nos habla de la amistad.
Y al salir de la sala empecé a preguntarme que sería capaz de hacer por mi mejor amiga.
Probablemente, como todos los que transitamos por aquí, tengo muchos conocidos, a algunos de los cuales estoy empezando a conocer mejor de un tiempo a esta parte, y que con el tiempo pueden llegar a ser grandes amigos.
Pero por encima de todos ellos tengo una gran amiga que me acompaña desde que nos conocimos en el colegio. Es de esas personas que cuando la he necesitado, sin tener que llamarla, siempre ha estado ahí. En los momentos alegres siempre hay gente alrededor, pero cuando hay problemas es cuando los que de verdad son tus amigos aparecen.
Soy de las que piensa que la amistad es como un buen vino, tiene que ir potenciando sus cualidades a lo largo del tiempo para luego poder apreciar todos los matices que te puede brindar. Y a veces nos empeñamos en querer ir deprisa y no le damos tiempo a que la amistad se forje...
Mi amiga es de esas personas especiales a las que no se debe perder de vista. Siempre tiene la palabra justa, la sonrisa en la boca...Yo a día de hoy se lo que es capaz de hacer por mí, porque ya lo ha hecho...Y yo, sería capaz de hacer por ella lo que me pidiera, no tengo palabras para agradecerle todo lo que ha hecho por mí en estos casi tres últimos años...
Hoy mis letras van dedicadas a ella. Ojalá tengáis la suerte de tener alguien así al lado. Yo desde luego, me siento afortunada. Gracias por todo, gracias por tu sonrisa, por tus palabras de ánimo, por llevarme a la realidad cuando hace falta, por animarme, por quererme y por estar siempre ahí cuando los momentos no son fáciles. De todo corazón, gracias.

Y os dejo esta pregunta:
¿Qué seríais capaces de hacer por un amigo?

Ana

Safe Creative #0908274278029

jueves, 27 de noviembre de 2008

NOTICIAS AMARGAS


Hoy comienzo el día con noticias amargas.
Día cálido de otoño cuando las chicharras cantan.
La vida que debemos disfrutar, a veces, se escapa.
Pasamos muchas horas durmiendo, otras muchas peleando y más protestando.
Y no nos damos cuenta que lo más bonito que tiene la vida es vivirla.
No sabes si ese día que tienes marcado en rojo en el calendario estarás aquí.
Deberíamos dedicar más tiempo a decirles a los nuestros cuanto los queremos. Besarlos, abrazarlos… Y hacerlo como si fuera el último beso que diéramos, porque no sabemos si lo será en realidad.
Intentar no discutir por banalidades.
Y ser feliz cada minuto por si acaso fuera el último.
Disfrutar ese regalo que a veces no valoramos.
Y vivir amando…
Amor a la familia, a los amigos, sin esperar nada a cambio.
Para que cuando me vaya lo haga sabiendo que he querido mucho, y que también a mí me han amado.
Cuando llegue ese día, no quiero lágrimas, no quiero tristeza.
Que queden en el recuerdo los momentos vividos con alegría, los sueños y las ilusiones que otros cumplirán por mí.
Eso es lo único que me da pena, porque conmigo se irán ilusiones que solo yo pude cumplir, besos que no pude dar y palabras que no supe decir.


Ana

Safe Creative #0908274277992

miércoles, 26 de noviembre de 2008

LA NAVIDAD HOY


La Navidad se va acercando a pasos agigantados.
No para el bombardeo de ofertas...Lanzamiento de nuevos juguetes con los que engatusar a nuestros niños. La publicidad se empeña, y en muchas ocasiones lo consigue,en hacerles creer que no serán nadie si no tienen la nueva supermegaconsola o ese muñeco que hace tantas cositas...Escatológicas.
Todo esto no hace más que conducirme a dos caminos distintos y a la vez, complementarios, el pasado y el presente.
El primero trae a mi recuerdo la ilusión con que vivía toda esta época. Deseaba con todas mis fuerzas que llegara la Navidad...Vacaciones en el colegio, visitar a mis abuelos y hacer una carta a los reyes magos donde pedía muy poco, porque siempre había cosas de más...Sobre todo cariño, mucho cariño. Era todo tan poco materialista, pero tan emotivo...
El segundo camino es bastante más triste...Quisiera acostarme esta noche y despertarme el siete de enero. No me convence el cariz que van tomando estas fiestas de un tiempo a esta parte...Consumismo puro y duro. Si a ello le sumamos que en mi casa va faltando cada vez más gente importante, creo que se comprenderán mis sentimientos. Es cierto que me quedan mis niñas, pero por desgracia, no las tendré conmigo todas las vacaciones...
Hoy deberíamos apostar por un mundo más solidario, y no solo en estas fiestas que la publicidad se encarga de adelantar... Es el futuro que debemos dejarles en herencia a nuestros niños. Menos consumo y más amor.

Ana

Safe Creative #0908274278012

martes, 25 de noviembre de 2008

25/11 DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACION DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

"El 20 de diciembre de 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer y declaró que "la violencia contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos y de las libertades de la mujer...; que se necesita una clara y exhaustiva definición de la violencia contra la mujer, una clara declaración de los derechos que se deben aplicar para asegurar la eliminación de toda violencia contra la mujer en todas sus formas y un compromiso de los Estados... y de la comunidad internacional en general para eliminar la violencia contra la mujer."


Hoy debemos unirnos para que en el futuro esto solo sea un mal recuerdo.
La violencia, independientemente de sobre quién sea utilizada,debe ser erradicada.
Creo que sobran las palabras y faltan hechos.
Ojalá pronto no haya que dedicarle un día especial en el año a algo tan terrible.

ASÍ SON MIS DÍAS


Suena el despertador…
Miro a mi lado y no hay nadie aquí.
Me levanto a duras penas.
Y comienzo el día con una ducha tibia que me despierte.
Voy notando las gotas de agua caliente,
cayendo por mi espalda.
van recorriendo un camino lento,
para acabar muriendo en el desagüe
que se sitúa a mis pies.
y salgo de esa ducha renovada.
Y es cuando comienza el día de verdad.
Una taza de café humeante,
me lleva a aquellos tiempos,
en los que fui feliz.
El beso que me daba mi madre al levantarme.
Aquellos días de desayunos en la cama…
Mañanas de domingo sin responsabilidad.
Hoy ella ya no está con nosotros, aunque yo la siento aquí.
Conmigo, a mi lado, apoyándome en todo…
Como siempre.
Recordando momentos alegres,
porque siempre tenía la sonrisa presente en su cara.
Palabras amables, caricias y miradas.
El amor más grande que nunca conocí.
Donde quiera que hoy te encuentres,
quiero que sepas que estás conmigo aquí.
Que nunca te has ido.
Que nunca te irás.
Mientras yo viva, estarás conmigo.
E intentaré darle a los míos
todo eso que tú me diste
y a veces no valoré.


(Dedicado a mi madre)

Ana

Safe Creative #0908274278005

jueves, 20 de noviembre de 2008

NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL



No...Hay que gritar no...Con todas nuestras fuerzas.
Hay que proteger a nuestros niños, ellos son lo mejor que tenemos y no podemos permitir que a día de hoy sigan pasando estas cosas y cerremos los ojos.

No podemos dejar que pierdan la inocencia a manos de depravados que lo único que buscan es placer...Un asqueroso placer.

Internet puede ser un mundo maravilloso siempre que lo usemos bien. Por ello los padres debemos estar atentos para que estas cosas no sucedan.

Y con respecto a los que engatusan a niños inocentes que no saben el alcance de lo que están haciendo...Desearía que dejaran de hacerlo, pero como creo que eso es más bien un imposible, pues me conformaría con que hubiera más vigilancia, más detenciones, y por supuesto, un endurecimiento de las penas.

No podemos matar la inocencia de nuestros niños, ellos son el futuro...
Hagamos lo que esté en nuestras manos.
Y ojalá pronto esto solo sea un mal recuerdo.

domingo, 12 de octubre de 2008

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails