miércoles, 10 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (I)


La madrugada había sido tormentosa. Eva sentía un miedo irracional que la hacía esconderse debajo del edredón. Era el recuerdo de un pasado no lejano. No sabía explicar porqué una noche de tormenta ejercía sobre ella tal presión, pero el hecho era que temía verse sumida en esa situación...Al amanecer, ya disipados los miedos, consiguió dormirse, pero tampoco esta vez en sus sueños había paz.
Algo la hizo despertar de pronto. Se incorporó de la cama como si esta le pinchara y comenzó a funcionar. No podía quedarse esperando a que los fantasmas del pasado la arrastraran a ese mundo de sombras donde nunca debió estar.
A través del ventanal de su dormitorio se veía un paisaje lluvioso que solo hacía potenciar la belleza del paraje donde se encontraba. No es que le gustara especialmente el campo, pero había decidido pasar un fin de semana en ese hotel rural que tanto le recomendaron. Tenía que poner en claro sus ideas, y aquel lugar tenía la calma que tanto ansiaba. Además, si tenía ganas de bullicio, el pueblo más cercano se encontraba solo a cinco kilómetros del hotel. No es que fuera la gran ciudad donde vivía, pero podría mezclarse con la gente.
Una vez se hubo duchado, se vistió con ropa cómoda. A pesar de la lluvia, hoy haría una excursión por el campo. Preparó una pequeña mochila con todo lo necesario y bajó a desayunar.
El comedor del hotel era un espacio acogedor. Solo cinco mesas vestidas con manteles blancos y adornadas con flores componían un ambiente cálido que se completaba con la presencia de una gran chimenea.
-Buenos días señorita...Café o té.
-Por favor sírvame una taza de té.
-Algo más...
-Si, por favor... ¿Sería tan amable de ponerme un par de tostadas con mantequilla?
-Por supuesto.
Eva disfrutó de ese desayuno con pan de pueblo, al que estaba tan poco acostumbrada...En ese momento alguien vino a perturbar ese silencio en que se encontraba inmersa. No quiso mirarlo descaradamente, pero le pareció un hombre muy atractivo...Vestía pantalón vaquero, camisa blanca y un jersey de lana que se ceñía a un cuerpo bien proporcionado.
-Buenos días...
Cogió su mochila y cortésmente respondió al saludo del desconocido, para inmediatamente dirigir sus pasos hacia el exterior del hotel.
Ya no llovía, pero había que empezar a caminar si quería llegar al nacimiento del río antes del mediodía. Desde allí tendría las mejores vistas y podría tomar esas fotos de naturaleza que le habían encargado.
Comenzó a caminar abstraída en sus pensamientos. Los últimos acontecimientos de su vida habían hecho tambalearse cimientos que ella pensaba que eran firmes. No hacía mucho tiempo que había fallecido su madre. Ella, su fiel consejera, su apoyo más firme...Todo calidez. Se fue un día, de repente...Y Eva no podía dejar de sentir el frío de esa soledad, de ese hueco que nadie llenaría. A su lado, de manera incondicional, casi desde que la conoció en el colegio estaba su amiga Marta.
Era su paño de lágrimas en los momentos difíciles, la risa en los momentos alegres y la palabra justa cuando era necesaria...Siempre estaba ahí aunque no se la viera.
Y luego estaban sus problemas con los hombres. Unas veces porque se entregaba demasiado y otras porque se equivocaba al elegir, el caso es que estaba sola...
Un ruido la hizo volver a la realidad.
-Pero ¿Qué demonios ha sido eso?


Continuará...

Ana

Safe Creative #0908274281913

12 comentarios:

Esther dijo...

que interesante ahora nos mordemos a la vez las uñas juntas.. jaja.Ya tengo ganas de saber que es lo que la ha sobresaltado.. besitos

Ayla dijo...

Tú crees que así yo puedo dedicarme a estudiar? Entre tú y Esther me tenéis enganchada. Qué malas sois.

Cuando me llegue la fecha del examen, os haré responsables de mi nota, que lo sepas.

Me gusta mucho como escribes. Un besote, preciosa.

Oscar García dijo...

Ya empezamos con las incógnitas, esto es un sin vivir jajaja.
Me encanta evocar un bonito paisaje de campo en un día lluvioso, es una mezcla con encanto.
Saludos

Reina dijo...

¡Qué bien Ana! Otra vez la intriga...

Los problemas con los hombres, jajaja! A ver cómo sale de esa

Un besito

El club de los Parados dijo...

gracias por tu visita y comentario...eso hizo que viniese de excursion a tu blog jeje
Una sonrisa
nos leemos

las pacas dijo...

Hola Ana, te dije una vez que me encantaba lo que escribes, lo que publicas hoy me ha encantado pero nos has dejado con la miel en los labios ¿que paso con ese hombre tan guapo?
Muchos besos.

loose dijo...

Comienzas un relato que se vislumbra muy pero que muy interesante y profundo.

Besitos.

Jinete Pálido dijo...

Ana muy bueno, muy interesante...pero ocmo me tengas conco días mñas en vilo como con la otra historia...me da algooooooo...

Me he divertido leyendolo.
Saluditos.

Lucía dijo...

Ufff, me has dejado con un montón de incógnitas, ¿que pasa con ese hombre? ¿los probelmas con los hombres?, a ver como salimos y al final, el ruido:D
Me ha encantado, enganchadita me tienes.
muchos besos, Ana.

PD: Pero lo que más me gusta es verte en tus relatos, en tus palabras!!!. Más besos.

Lourdes dijo...

Hola.
Que pasaba por aquí a saludar y a agradecerte tu visita, y me he encontrado con esta historia...
Y claro, no voy a tener más remedio que seguir viniendo a ver cuándo puedo leer la segunda parte... :)
Sí, porque me ha gustado mucho, así que...

Besos, Ana.

Nunca Muere dijo...

Me recordo un viejo libro que había leído hace tiempo.
Una historia stheepen king, que se llama "La Niebla"(por cierto, muy buen libro), me recordó, por que la descripción de la escena es parecideo a como lo haces tu...

Eso quiere decir, que eres grande amiga! xD.

Un saludito.

Marinel dijo...

Voy a leerme desde el principio este relato que promete.¡Estás hecha una escritora genial!
Voy subiendo y sigo.
Un beso.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails