lunes, 15 de diciembre de 2008

LA EXCURSIÓN (VI)


Eva y Carlos se quedaron inmóviles. Dos obreros de I.N.T.E.X. les apuntaban con sus pistolas. El que les increpaba era un tipo fornido, de mediana edad y rostro curtido por el sol.
-¿No me habéis oído? ¿Qué hacéis aquí?
Carlos tomó la palabra sin dudar.
-Somos unos excursionistas. Habíamos llegado hasta aquí porque nos habían dicho que las vistas eran espectaculares...
-Ni se os ocurra hacer ningún movimiento extraño.
-Venga...Tirad para abajo, a ver qué opina el jefe. ¡Eh, tú! ¡Dame la cámara!
Eva le entregó la cámara al instante, con la tranquilidad de saber que la tarjeta de memoria solo tenía alguna foto irrelevante del pantano de Trespiedras.
El obrero tomó la cámara y apuntándoles con la pistola les hizo una seña para que comenzaran a bajar.
Una vez hubieron llegado a la tienda de campaña otro de los obreros, de aspecto no menos amenazador que el anterior, se dedicó a cachearlos. Comenzó por Carlos y comprobó que salvo los prismáticos y el teléfono móvil, no había nada de lo que preocuparse. Cuando le llegó el turno a Eva, la inspección fue mucho más minuciosa, tanto que se diría que estaba aprovechando el cacheo para manosearla...
-Están limpios...Veamos la cámara... ¿A ver? Solo hay algunas fotos del pantano...Nada importante.
Carlos respiró tranquilo. Por un momento pensó que las fotos les delatarían, ya que no había observado como momentos antes, Eva había sustituido la tarjeta de memoria de la cámara. Menos mal que la fotógrafa además de guapa era previsora...De todas formas sabía que no les iba a ser fácil escapar de allí salvo que Pedro cumpliera su promesa.
Rupert Graves observaba la escena impasible. Era un hombre alto, de unos cincuenta años, bien parecido. Las canas comenzaban a aparecer en un cabello que antes había sido negro, dándole un aspecto aristocrático. Pero había algo en aquellos ojos de color azul intenso que desagradó sobremanera a Eva...Se podía ver la dureza de ese hombre a través de su mirada.
-¿Quienes sois y que hacéis aquí?
-Somos unos simples excursionistas. Hemos venido desde Madrid para conocer esta zona y disfrutar de la vistas. Nada importante...Solo un poco de naturaleza para estos dos urbanitas...
-Hemos hecho unas pocas fotos del pantano para enseñárselas a los amigos y ya íbamos a comenzar el camino de regreso...
-Pues, me temo señorita que eso no va a ocurrir.
Era Graves el que tomaba la palabra.
-No puedo dejarlos marchar. El proyecto que tengo entre manos es demasiado importante como para que se venga abajo por culpa de dos excursionistas curiosos.
Sobre la mesa, aparte de los objetos requisados a Carlos y Eva, había una serie de planos desplegados y sobre ellos, un viejo mapa, probablemente medieval. Con inscripciones en castellano antiguo y una serie de dibujos ininteligibles para un profano en la materia.
Mientras tanto, en el exterior, seguía la actividad frenética.
Carlos miró a Eva, intentando no demostrarle preocupación. A pesar de lo complicado de la situación no podía quitarse de la cabeza la idea de que la conocía de antes...
-Señor Graves...Hemos encontrado algo...
Graves y sus dos secuaces salieron apresuradamente de la tienda de campaña sin reparar en que dejaban solos a Eva y Carlos. Le excitación por el hallazgo era demasiado intensa...
-Eva... ¡Vámonos!
-¿Estás seguro? Esta gente no nos va a dejar escapar tan fácilmente...Deberíamos esperar a la Guardia Civil.
-Pero ¿Y si no vienen?
-¿Confías en Pedro?
-Hasta el día de hoy, si. Siempre ha sido un buen amigo.
-Creo que deberíamos esperar...
En ese momento volvieron Graves y sus secuaces. Al parecer, el hallazgo había sido un éxito, por lo amplio de sus sonrisas...
-Bueno...Y ahora ¿Que vamos a hacer con estos?
-No podemos dejar testigos. Si salen con vida de esto el gobierno español se nos echará encima...Este tesoro es demasiado importante como para ponerlo en peligro.
Carlos miró de reojo su reloj. Hacía más de una hora que había hablado con Pedro y empezaba a dudar que nadie fuera a venir a rescatarlos.
En ese momento sonó la voz de alarma...
-Jefe...Tenemos problemas. Vienen varios coches de la Guardia Civil. ¿Cómo vamos a salir de esto?
-¿Conque erais unos excursionistas inofensivos?
-Mátalos...
-No creo que le convenga hacer eso. Si nos mata complicará su situación. Ahora solo podrían acusarlo de excavación ilegal y tendría que entregar lo que quiera que sea que hayan desenterrado. Si nos mata, además le acusarán de homicidio y eso es más grave ¿No cree?
Graves tensó su ya endurecido gesto.
-Buenas tardes, soy el teniente Gómez... ¿Podrían mostrarme los permisos de esta excavación?
La aparición providencial del teniente hizo respirar a Eva. Ya creía que iba a acabar en el fondo de una fosa al lado de Carlos. Sin haberle dado tiempo a conocerlo mejor...
-No los tenemos...Al ser fin de semana están tramitándolos...
-Bueno, vamos a comprobar si lo que dicen es cierto. Acompáñennos al cuartel si son tan amables. Martínez, usted y sus hombres recojan esos objetos y el mapa.
Una vez dicho esto, se volvió hacia Eva y Carlos.
-Señores, recojan sus objetos personales y vuelvan a su hotel. Ya les llamaremos si les necesitamos. Muchas gracias por su colaboración.
Ambos se miraron aliviados.
-¿Nos vamos?
-Cuando quieras...Pero, espera, voy a tomar alguna foto más. Va a ser el reportaje de mi vida.
-Para mí, va a ser el viaje de mi vida... Y no solo por la aventura que nos ha tocado vivir, sino por la compañía...
Eva lo miró descolocada. No esperaba las palabras de Carlos, pero no podía negar que le agradaba lo que estaba escuchando.
-Vamos, nos queda un rato de camino hasta llegar al hotel, y me muero por un baño de espuma.
-¿Sola o acompañada?
Eva miró a Carlos con una sonrisa pícara. Por una vez en su vida sería un poco lanzada...
-Si tú quieres...
Y se fueron siguiendo el trayecto que marcaba el río, pisando las hojas que el otoño había hecho caer. Con la sensación de haber llegado al final de un camino que, sin saberlo, llevaban mucho tiempo buscando...


Fin.



Ana


Safe Creative #0908274281968

28 comentarios:

Ana dijo...

Como siempre, gracias a todos los que pasáis por aquí. Por vuestras palabras de ánimo y por esos comentarios tan bonitos.
Gracias de todo corazón.
Muchos besos.

Esther dijo...

¡que bien acaba! me ha encantado de verdad.Se ha hecho justicia y el amor ha triunfado.. besitos

Lourdes dijo...

Ole y ole!!
Cómo molan los finales felices, eh?

Pues sí, este será el final de un camino para Eva y Carlos, pero tb es el principio de otro. Uuuuuuh.
jeje

Besos, Ana.

añil dijo...

Haces bien esperando dar y recibir de igual manera, pero siempre hay un lugar escondido en cada uno que no es compartible, es lo nos hace ser dueños de nuestras decisiones y nuestra vida. Es ahí a donde no hay que llegar, es más, es imprescindible conservar esa parcela para no perder el encanto y misterio personal.

Besitos y ¡¡¡lánzate a por el amor, es lo que nos mueve al fin y al cabo!!!


(Me encanta el final )

Ayla dijo...

Cómo se nota que tenías a la peña impaciente por adivinar el desenlace!

Cuando he llegado ya había varios comentarios. Me apuesto que más de un@ no ha dormido esta noche aguardando ser la primera

:)

Muchas felicidades, reina. ¿Qué toca mañana?

Ana dijo...

El mañana en si mismo es una incógnita...
Besos.

loose dijo...

Uf!! Me he tenido que poner al día con la historia. Ya que por mi ajetreada vida laboral no tengo mucho tiempo. Pero desde luego que me has tenido pegada a la pantalla durante un buen rato...tan ensimismada con la historia que el télefono se destrozaba sonando y ni siquiera le he echado cuenta.

Me ha encantado el relato. Ya te dije que se vislumbraba como algo intenso y profundo...
Nunca sabes lo que pasará, dónde, cuándo, cómo y con quién. Es esa incertidumbre que nos acompaña siempre la que hace que nuestra vida merezca la pena sentirla, por momentos...Porque nunca se sabe si tienes ante tí la oportunidad de tu vida.

Un besito.

Ana dijo...

Por eso, a veces errores se convierten en la decisión más acertada de nuestra vida...
Muchos besos.

Cristina dijo...

Ufff, qué pasada! Últimamente me pierdo a menudo y me he tenido que actualizar leyendo las cuatro últimas entregas de tirón, y mejor así porque me he evitado el sufrimiento de la espera.

Muy bueno, Ana, me ha encantado. Cómo hilas, cómo describes, cómo le das coherencia y mantienes el suspense al mismo tiempo. Todo, todo, en forma y contenido: Chapó!!!.

¡Genio y figura, niña!

Un besito.

Ana dijo...

Me alegra que te haya gustado.:)
Gracias por venir...
Muchos besos guapa.

Ana dijo...

Ay...Esther, Lourdes, Añil...Acaba bien porque estoy harta de finales infelices...
Muchos besos guapas.

Nerina Thomas dijo...

Gracias a ti por tantas palabras escritas que nos permiten volar contigo!!

María dijo...

Me parece genial que acabe de forma feliz... faltaría más. Para finales infelices ya tenemos la vida real jeje ;)

Por cierto, muy bueno es de meter a Vigo en medio de la historia jaja... aaay, cómo te puede!!

Besos

Ana dijo...

María...Tenía que darle mi toque personal...Ja, ja, ja.
Muchos besos guapa.

PinUpSoy dijo...

Ojalá todas las hitorias de la vida acabaran igual que las tuyas Ana!
Me tienes fascinada... jejejeje!
Es que yo para esto no soy nada creativa :$

Muakssssssssssssssss!!!!!

Ana dijo...

Pinupsoy...es que penas ya hay muchas no? Muchos besos.

Lucía dijo...

Ay, Ana menos mal que lo he leído todo de un tirón, si no me da un algo.
Qué relato más bonito niña, y sobre todo con el final feliz que todos deseamos siempre en una historia.
Imagino a esa Eva y ese Carlos en el baño de espuma...
Ese final de camino, feliz, será el de una personita que se lo merece mucho, incluido baño de espuma.
Gracias por estar otra vez en la brecha, Ana y poder disfrutarte al leerte.
Muchos besos

PD: Te confieso que más de una vez se me han ido los ojos a las fotos de Vigo:D

Ana dijo...

A mí también se me van...Je,je, je...:D
Muchos besos guapa

Jinete Pálido dijo...

Bien, bien, bien...me gustó mucho el final..muy justo, ni mucho ni poco...

Ha estado genial, has conseguido que estemos aquí cada día....

Para cuando la siguiente?
ejejjejejej
Saluditos

Ana dijo...

En cuanto me inspire un poquito...
Muchos besos.

Ronini dijo...

síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!! ay qué gusto , dejas una sensación de bienestar, besos

Oscar García dijo...

Una gran historia con un buen final.

Ahora te falta hacer un relato un poco más picante sobre lo que pasó después en ese baño de espuma, jeje.
Besos

Nunca Muere dijo...

Hey hey hey! Mujer, que buena historia... en serio que estaba picadote en mi computadora, para ver que seguía...
Y maldito obrero paráfilico, pero de esos siempre reciben su merido.


Vamos vamos... quiero más!!! XD.

Un besote.

Ana dijo...

Oscar...Eso te lo dejo a tí...QUe lo bordas.
Nunca Muere...Necesito un poquito de inspiración...
Gracias.

Alatriste dijo...

¡Vaya historia, amiga!
Mi más sincera enhorabuena. Me enganchaste de principio a fin.
Los finales felices son lo mejor. Je, je, je.
Un beso fuerte y buenas noches, Ana.

Ana dijo...

Gracias Capitán...Cuando uno escribe puede hacer y deshacer a su antojo...En la vida real son más difíciles los finales felices.
Muchos besos.

toñi dijo...

Que bonito, ha merecido la pena seguir esta historia, el final ha sido estupendo. Un beso y feliz navidad

Ana dijo...

Toñi...Gracias. Te deseo lo mismo para ti.
Muchos besos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails