miércoles, 17 de diciembre de 2008

LA IMPORTANCIA DE UNA SONRISA


¿Por qué nos resulta tan difícil sonreír?
Esta reflexión viene al hilo de algo que sucedió hace unos días. Coincides con alguien a quién hace mucho que no ves. Y comienzan una serie de preguntas intrascendentes:
-¿Cómo estás?
-Bien y tú...
Así, sin más. Sin una sonrisa que le de calidez al reencuentro.
Después de tantos años me habría gustado que las cosas fueran de otra manera,porque incluso diciendo palabras amables te guardaste tus sonrisas. No fue mi caso. Yo, a pesar de los muchos avatares de mi vida nunca me las guardo. Puede que sean poca cosa pero siempre te las ofrezco.
Particularmente, creo que no cuesta trabajo...Una sonrisa amplia es capaz de deslumbrarme, hacerme olvidar aunque solo sea por un momento los problemas cotidianos.
No cuesta trabajo ser agradable, pero a veces parece un gran esfuerzo.
La vida ya es demasiado dura como para que la endurezcamos nosotros más.
Y no es que me importe mucho ver que el paso del tiempo ha endurecido tu carácter, de hecho todos, en mayor o menor, medida nos endurecemos. Lo que me duele es que no hayas vuelto un poco a nuestra infancia con el reencuentro. Ese recordar tiempos felices debería haber despertado en ti la mayor de las sonrisas.
Y aquí estoy, sonriéndole a la vida, sin esperar nada a cambio, para que si me ves otro día recuerdes pasados de escondites y pilla-pillas, de muñecas y de tardes de cine. Aquí estoy tanto si tienes problemas como si no los tienes. Aquí están mis sonrisas y mis abrazos. Yo, sigo siendo la misma. Y tú ¿Puedes decir lo mismo?

Ana

Safe Creative #0908274278050

28 comentarios:

Ayla dijo...

Hola preciosa :)
Yo es que tengo problemas con la mía. Soy incapaz de no sonreír. (Es un fallo del animal) Y eso que no tengo una sonrisa profidén para lucir, que sinó estaría así todo el día.
Hay gente muy ñoña, tienes razón. Yo he comprobado que hasta los de carácter fuerte se acaban rindiendo ante una sonrisa. No es que te la devuelvan, pero el trato es diferente.
El mundo es más agradable con una sonrisa. Te llena de arrugas, eso sí,pero ilumina y da juventud al corazón.
No cambies, que seguro que le alegras el día a mucha gente
Un besote. (y una sonrisa ;) )

Ana dijo...

Yo tampoco puedo dejar de sonreír, y prefiero mil veces esas arrugas...
Muchos besos guapa.:D

Esther dijo...

Esto dice mucho de ti,tienes razón una sonrisa llena mucho a la otra persona..Yo desde luego si es una persona querida y hace mucho que no la veo intento expresarle mi alegría, bien con una sonrisa, un beso un abrazo..Lo que pasa es que esa otra persona olvidó su pasado,todo lo que pasó bonito junto a ti, y eso es una pena..Lo bonito que es recordar todo lo bueno...

besitos

La chica de ayer dijo...

A mí no me preguntes porque en general la sonrisa no se me cae de la boca!!!

Lourdes dijo...

Pues va a ser que yo tb me uno al club de las sonrisas, Ana.
Siempre siempre sonrío.
Además, que como a mí me llena tanto que alguien me dedique una sonrisa, pues hago yo lo mismo, aunque en ese momento no sea correspondida... Pero, ¿qué le hacemos?
Yo sonrío, y el resto del mundo, que se apañe... jeje

Mil besos, guapísima. :))))))

Marinel dijo...

Querida Ana,¡cuánta razón tienes!
Nada cuesta sonreír y ¡da vida!
Reencontrarse con seres de la niñez o juventud siempre es agradable. Todo y a pesar de que ahora los de entonces, ya no somos los mismos...
La vida alecciona; endurece, y sin embargo, a mí, me encanta sonreír.
Pienso que de nada sirve estar siempre con el ceño fruncido, con el gesto serio.Menos si te encuentras con alguien a quien apreciabas, que fue parte de tu vida.
Yo, siempre con mi bocota abierta.
En fin, que me parece más divertido estar y demostrar alegría, que ir por la vida con apariencia pesarosa, oyesss.
´No sé por qué imaginaba que serías de las mías.
Muchos besitos.

Jinete Pálido dijo...

Yo tengo algo a lo que llamo la "risa fácil" por supuesto si estoy triste más bien rio poco, pero basta que este tranquila para que sea lo primero que se vea en mi cara: una sonrisa, cuantas cosas no habremos conseguido regalando un de ellas, seguro que hemos evitados muchas cosas malas...y alegrado el día a alguien, hace poco me digo eso un amigo, que mi sonrisa le alegró el día..después de muchos días entendí el por qué...

Saluditos.

loose dijo...

Sabes, a mí me pasa lo mismo.
Es encontrame, reencontrarme o cruzarme con alguien y directamente aparecer esa sonrisa en mis labios, y es que no se puede remediar...y no es que quiera remediarlo, eh? :):)
Creo que son unos ñoños y unos sosos los que parecen tener la expresión de la cara espantada, sin hacer un gesto, parece que le temen a las arruguitas...Pero si la arruga es bella y si es de expresión hasta saludable!!

Besitos guapa.

Cristina dijo...

Pues precisamente yo abogo continuamente por lo mismo que tú apuestas, cuesta tan poquito ser cordial y regalar sonrisas y se consigue tanto a cambio, que no entiendo a esa gente que camina por la vida con el ceño fruncido a modo de tatuaje.
Pero no me vale cualquier sonrisa, no quiero esas dentonas y forzadas que esconden falsedades, no las que sostienen el minuto postizo del saludo para después lanzarte dentelladas a tus espaldas. Yo me quedo con la sonrisa dulce, relajada y limpia, la que sale de un corazón noble, la que sin buscar tu cariño, lo tiene comprado desde el primer momento.
En mi caso, creo que los golpes de la vida no sólo no han conseguido que pierda la sonrisa con los años, ni que me endurezca, sino que me han hecho más humana, más sensible, más cálida y más capaz de sonreir, aunque muchas veces debajo haya lágrimas disfrazadas.
Estoy segura de que frente a frente, con nuestras sonrisas recíprocas, tú y yo conectaríamos enseguida.

Un besito muy sonriente

Ana dijo...

Creo que sin quererlo estamos formando el "Club de la sonrisa sincera"...
Muchos besos a todas.

PinUpSoy dijo...

Bueno Ana, ya se sabe, hay gente que paga con los demás el hecho de que su vida no marche como ellos quisieran...
Para mi, la persona que no me sonrie al reencontrarme... lo que hago es sonreír aun mas si cabe, y con un suave golpecito animarle a seguir adelante, no todo puede ser tan malo, y si después de eso no esboza una sonrisa, es que se quedó vacío, no hay nada que hacer...

Hoy yo te regalo la mía (hoy y todos los días)

:DDDDDD

Muaksssssssssssssssss!

Ana dijo...

Yo también te regalo mi sincera sonrisa...
Muchos besos.

Ana dijo...

:D:D
Di que sí, nunca dejes de sonreír.
Yo parece que estoy boba, pero no se me quita de la cara jeje.
Un beso.

Lucía dijo...

Es lo más fácil del mundo, sonreir.
Una sonrisa consigue tantas cosas,
da brillo a la mirada y alegra el corazón.
Me gusta sonreir con los labios y con la mirada, en fin, una que es así.
Me sumo al club de la sonrisa sincera.
¿sabes Ana? En ese encuentro tú ganaste y la otra persona perdió, se perdió lo mejor: tú.
No fué capaz de mostrar la alegría de ese encuentro, ni con una mueca.
Sonríe siempre, aunque a veces se haga difícil...
Muchos besos cargados de una sonrisa inmensa!!

Ana dijo...

Ana..Siempre sonrío...
Lucía...Hasta en los momentos más difíciles que me ha tocado vivir no se ha borrado la sonrisa de mi cara. Soy así y así seguiré...
Muchos besos.

María dijo...

Es lo mejor que puedes hacer... la verdad es que yo también intento no perder nunca la sonrisa, por muy hundida que esté :)

Besitos

Ana dijo...

María...Soy de las que piensa que nadie tiene la culpa de mis problemas. Por eso ellos se quedan en mi casa hasta que vuelvo.

Muchos besos.

Hugo Stuven dijo...

La sonrisa es lo más importante en la vida. Aún en momentos difíciles... una sonrisa arregla cualquier situación o por lo menos la atenúa. Que nadie deje de sonreír nunca.
PD: Gracias por escribir en mi blog.

Ana dijo...

Hugo...ha sido un honor escribir en el post que dedicas a alguien que admiro...
Un saludo.

Hugo Stuven dijo...

Tu blog está muy bien.El mío tiene poco tiempo. Pretendo plasmar mis inquietudes y anécdotas que me han pasado. Lo que no sé, es como hacer que la gente llegue a mi blog. No se como promocionarlo.

Gracias y un beso.

Ana dijo...

Gracias Hugo...Vuelve cuando quieras...

Hugo Stuven dijo...

Muchas gracias por seguirme. La verdad es que hace ilusión ¿eh? je je. Espero que te guste lo que pongo. Un beso y que todo siga bien.
No dejes de sonreír por nada ni por nadie....

Reina dijo...

Ana, sigue sonriendo; estoy contigo: una sonrisa cambia cualquier cosa, suaviza cualquier aspereza, ayuda a romper lo desagradable; UNA SONRISA DESARMA. Y aunque no esperes nada a cambio de tu sonrisa, te la devuelven siempre.
Una sonrisa es irrestible.

Ahora estoy sonriendo (que lo sepas) y es para ti.

Besitos

Ana dijo...

Y yo también te sonrío, mi Reina.
Muchos besos guapa.

tejedora dijo...

Es gratificante que seas así, Ana.
Recuerdo que tuve una compañera de trabajo que me decía que siempre sonreía y eso le hacía llevar su trabajo de otra manera. Sonreía incluso cuando tenía malos días.
Bonito post.

Besos.

Ana dijo...

Ay Tejedora...Es que no puedo ser de otra manera...Y me alegro.
Gracias por tu visita...
Muchos besos.

añil dijo...

Si tu sonries para los demás, lo haces para ti tambien, y eso es lo mejor que puedes hacerte a ti misma.
No permitas que agrien tu caracter con semblantes secos, tu sonrisa matizará todo ese mal rollo.

Besitos

Nerina Thomas dijo...

Menos mal que existe!! Con ella disfrutamos la vida.Los momentos son maravillosos cuando está presente.Habría que escribirle un himno y estar orgullosos de que exista. Asi lo escribí en un texto que hablo de ella en mi blog.
Un saludo desde Argentina

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails