martes, 14 de julio de 2009

CORAZÓN CONGELADO



De nuevo volvió el sueño...Raúl no podía dejar de pensar en Sara. Después de tantos años conociéndola y siendo amigos había intentado no volver a pensar en ella como mujer. Un imposible...Esto quizás era debido a que ella nunca le había demostrado nada más que una amistad incondicional que había resistido los embates del tiempo y los comentarios de otros amigos que siempre andaban malmetiendo en su relación...
Lo cierto es que Raúl había asumido que Sara era lo que siempre había buscado en una mujer. Tierna, cariñosa e incluso a veces un poco niña...La mujer ideal. Pero siempre se lo había negado, no quería estropear esa amistad incondicional que había resistido desde los años del instituto hasta el paso por la facultad.
Durante esos años, ambos habían tenido diferentes parejas con las que nunca llegaban a nada. Unas veces era Sara la que corría a llorar en los brazos de Raúl. Otras, era éste el que se lamentaba de que la chica de turno lo había dejado de hoy para mañana.
Ninguno parecía darse cuenta de lo que era evidente para su círculo de amigos, y es que a pesar de sus diferencias estaban hechos el uno para el otro.
Un día de diciembre Raúl recibió una noticia que lo dejó helado.
-Raúl...Quiero que seas el primero en saberlo... ¡Me caso!
Él se quedó boquiabierto, sin saber que contestar, solo acertó a decir:
-¿Cuando?
-En abril. Pero ¿Qué te pasa? ¿No te alegras por mí?
-Claro ¿Como no me voy a alegrar?
Los días fueron pasando y Raúl trataba de olvidar lo que sentía. Se negaba a si mismo esos sentimientos. Quiso congelar su corazón, para no sufrir, para que dejara de sentir.
Llegó abril y Sara se casó. Para Raúl aquel fue uno de los peores días de su vida. A pesar de todo mantuvo la compostura sin dejar de sonreír, ya que no quería que Sara notara nada. Lamentaba no haber sido capaz de luchar por aquello que quería, pero en ese momento ya todo daba igual.
Y un día recibió una oferta de trabajo que lo alejaría de Sara por algún tiempo. Preparó sus maletas y se fue a Italia a dar cursos de español en la Universidad de Roma. Era un lugar lo suficientemente agradable como para intentar olvidar a la mujer, para que a la vuelta solo la pudiera ver como una amiga. A pesar de estar lejos, siguieron manteniendo contacto a través del correo electrónico, aunque Raúl intentaba espaciarlo para evitar sufrir. Ese era ahora el denominador común de su vida. Aprender a no sufrir, y aprovechar la distancia impuesta por ese trabajo que, a lo mejor, en otras condiciones no hubiera aceptado. Probablemente en esos dos años lo conseguiría.
Terminado el primer curso académico decidió no volver en vacaciones. Con la excusa de conocer mejor otras ciudades de Italia se quedó en el país transalpino: la Toscana, Florencia, Venecia, Pisa, Milán y Nápoles fueron los lugares que visitó. Para alguien tan interesado en el arte fue un verano especial. Algo que no volvería a repetirse, porque al siguiente verano, habría finalizado su contrato y ya no tendría excusa para no volver a su ciudad.
Así fueron pasando los días, y un 29 de mayo Raúl se vio haciendo las maletas para regresar. Durante los últimos meses el contacto por mail se había espaciado y Raúl dejó de tener noticias de Sara.
Al llegar a casa le invadió una sensación de tristeza, como si supiera que algo andaba mal.
Salió a la calle sin rumbo fijo, y en su deambular se encontró con Alberto. El había estudiado con los dos en el instituto y era otro de los amigos de la pandilla de siempre.
-¡Pero bueno...! Por fin has vuelto...Creía que te ibas a volver italiano.
Raúl sonrió...
-No, aquello está muy bien pero ya me estaba hartando de tanta pasta.
-Oye... ¿Qué es lo último que sabes de Sara?
-Hace como cuatro meses que dejó de contestar a mis correos...
-Entonces no sabes...
-¿Que es lo que tengo que saber?
-Su marido la abandonó...Se fue hace cinco meses con otra chica. Sara está destrozada.
Raúl no fue capaz de decir nada, solo se despidió de Alberto apresuradamente y enfiló la calle para ir hacia el domicilio de Sara.
Al llegar, dudó si tocar al timbre, y después de pensarlo mucho se decidió.
Sara abrió la puerta. Estaba muy delgada y ojerosa. En su cara se veían los malos momentos por los que estaba pasando.
-Raúl...Has vuelto...
-¿Por qué no me llamaste? Lo habría dejado todo para venir.
-No quería molestarte...
-No me digas eso, por favor ¿Cuantos años hace que nos conocemos?
-He perdido la cuenta. Bueno, si estás aquí es porque sabes...
Raúl la interrumpió:
-No quiero que me cuentes nada, no quiero que revivas ese dolor, ya sabes aquí está mi hombro para que te apoyes en él, y mis manos para que las cojas.
En ese momento Raúl se dio cuenta que todo lo que había hecho para alejarse de Sara, para borrar ese amor que había sentido desde siempre, todo, absolutamente todo, había sido inútil. Era volver a sentir el contacto de esas manos que casi siempre estaban frías y volver a revivir todo lo que quiso enterrar poniendo distancia entre los dos.
Sara acomodó su cabeza en el pecho de Raúl y él notó como su corazón latía más fuerte y ese órgano que un día quiso congelarse, volvía al lugar de donde nunca debió irse.

Ana


Safe Creative #0908274281630

La música, Para no morir, de Nek,en mi blog de música.

25 comentarios:

Ana dijo...

Hoy tampoco os comentaré individualmente...Estos días ando un poco liada. Gracias por venir.
Muchos besos.

© Reina dijo...

Muy bonito Ana, aunque irreal, es como un cuento precioso.

Un beso

:) Reina

hargos dijo...

me ha encantado, ese volves me gusto mucho , un besito preciosa

Menda dijo...

Qué curioso.....aparte del encantador relato que nos brindas, me llama mucho la atención los nombres que has elegido para los protagonistas..........En fin... Besazos, escritora, votaré por tí.

Manolo Jiménez dijo...

Hay una cosa cierta, por mucho que neguemos la realidad, la realidad es.

Algo tan simple y a la vez tan complejo. ¿Tendremos miedo ante la inmensidad de lo encontrado sin buscarlo? Puede que sea eso.

Abrazos.

Menda dijo...

Hombre, el protagonista no tanto,pero yo me llamo como la estrella de tu relato jijijiji....

Menda dijo...

Jjajajjaa, puedes publicarlo si gustas, no tengo ningún problema.

Besotes, Ana.

Lourdes dijo...

Jo, qué bonitas las historias de mi Ana!
Me encantan, vaya!
jejeje


Besos, guapísima!

Lucía dijo...

Ay... que bonito Ana, una triste historia con un final muy feliz.
Me ha encantado, niña!!
Muchos besos, preciosa.

Elisabeth dijo...

que bonitooo ana me ha encantado empiezas a leer y te vas metiendo en la historia


beistosssss

Anouna dijo...

Tus historias son fascinantes Ana, y reales, como la vida misma. Lo complementas muy bien con los temas. Hace mucho que no sabía nada de Nek.

Un abrazo, que tengas lindo día.

Anouna

HADALUNA dijo...

El amor verdadero no sabe de distancias ni de tiempos.
Está ahí, es como es y no hay vuelta de hoja.

Precioso como siempre.
Besitos con alas.

Normis dijo...

Bellisima historia !!!! que sobre todo nos deja una gran leccion ... a no dejar de lado lo que realmente es importante en la vida ...todo lo que hace bien al corazon .....
abrazotes fuertes Ana

Silvia dijo...

Una historia muy bonita...
(y lo dicho... algunos necesitan escaleras mecánicas je!)

Besicos... y la canción muy bonita.

SOMMER dijo...

Los sueños, sueños son. De eso no cabe duda....

Abrazos

Esteban dijo...

BONITA HISTORIA, UN BESO

Calvarian dijo...

Bello relato Ana. Supongo que perdemos muchas oportunidades por cosas así, otras ni se presentan, o simplemente no te enteras de la fiesta hasta que es tarde...En fin, en definitiva bonito Ana
Besix

Adolfo Payés dijo...

El encantador relato del amor..

Excelente
Un abrazo
Saludos fraternos con cariño
Besos

Sensaciones dijo...

me gustó mucho, mi niña...
no cambies nunca

Un beso enorme

Pharpe dijo...

La verdad que pienso que esa sensación no me es extraña de todo. Ana esto es muy bonito. Besos

paulana dijo...

Ayyy siempre me emociono al leerte, además ultimamente estoy bastante sensible...con lo que voy con una lagrimilla. Me encanta emocionarme con tus palabras.

Llevo días bastante perdida y aunque no puedo comentar todos tus posts siempre te leo.

Un besazo

carmen dijo...

Que bello Ana,me ha encantado,pero que bien escribes.

Un besito con cariño.

Arwen dijo...

Que amor mas lindo y tierno me ha encantado el relato...ana escribes muy bien y estos relatos cortos me encantannnn, besitosss cielo

toñi dijo...

tu mente y tus historias son maravillosas , esta ya se que tiene una segunda parte. Es lo que tiene venir con un poco de retraso, por eso me voy volando para ver como termina esto

Un beso

azpeitia dijo...

Torrente de reflexiones que todo lo llena, acompñadas de palabras y versos...enhorabuena desde azpeitia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails