miércoles, 15 de julio de 2009

SARA



La primera parte, CORAZÓN CONGELADO.

A pesar de que Raúl siempre había estado ahí, Sara nunca reparó en su presencia. Y no es porque no le resultara atractivo como hombre, que lo era, sino porque siempre había antepuesto la amistad que había construido con él a cualquier tipo de sentimiento afectivo.
De hecho, jamás pensó que él pudiera albergar otro tipo de sentimiento hacia ella que no fuera el de ser su amigo incondicional.
Así fueron pasando los años. Sara sabía que siempre podría contar con él, nunca recibía un no por respuesta. Era el hombro en el que llorar cuando todo iba mal y la risa en los momentos de juerga.
Y ahora que la vida le había dado este golpe que para nada había esperado, como siempre él estaba allí.
Y ahí estaba al lado de ella en el momento que más lo necesitaba.
-Sara...Tengo que decirte algo.
-Dime...
-En este tiempo que hemos pasado separados me he dado cuenta de algo. Algo que llevo mucho tiempo negándome, y que no quiero negar más. Sara...Creo que te quiero, que te he querido desde siempre y que, aunque he intentado cerrar los ojos, negar lo evidente, esto que siento está aquí y no quiero dejar de sentirlo. No quiero volver a reprimirme, ya lo he hecho durante mucho tiempo. Quiero besarte, tocar tu pelo y si me lo permites, estar siempre a tu lado.
Sara se quedó mirándolo sin poder decir palabra. Aquella confesión a destiempo la dejó helada...
-Raúl...Quiero que me entiendas. Todavía no he superado el dolor que me ha producido el abandono de Sergio. No estoy en condiciones de empezar nada contigo, lo que surgiera estaría viciado desde el principio. Tengo que expulsar todos los fantasmas de mi vida pasada y tengo que hacerlo yo sola.
-Sé lo que me quieres decir, pero déjame que esté a tu lado, que te ayude...Sabes que estoy aquí.
-Lo sé, pero entiéndeme...Tengo miedo al dolor, no quiero volver a sufrir. Me toca asimilar lo que me ha pasado y eso solo lo puedo hacer yo, no puedes ayudarme por mucho que quieras.
-¿Me estás dando un no por respuesta?
-Ojalá fuera tan fácil...No, no es un no, tampoco es un si...Necesito tiempo, curar mis heridas y ver si soy capaz de volver a enfrentarme al amor sin miedo. Compréndeme, ahora es mi compañero de noche y de día. Hasta que no sea capaz de pensar que el amor no duele, de dejar de sentir miedo, de olvidar el dolor no podré plantearme nada. No quiero que me hagan daño, y tampoco quiero hacértelo yo a ti...No te lo mereces.
-No temas, no me harás daño...Solo te digo una cosa. Las experiencias pasadas son eso, pasado. Todo lo que hayas vivido hasta ahora no tiene porqué volver a repetirse...Yo no soy Sergio, y lo sabes. Estoy aquí para que vuelvas a reír, para que seas otra vez la chica alegre que conocí en el instituto.
-Ay...Eso es tan difícil...No creo que pueda volver a los quince...
-No te pido que vuelvas a los quince. Te quiero con el bagaje que llevas a tus espaldas, con todas tus vivencias, con tu risa y con tu dolor, y lo único que quiero es que sepas que aquí están mis manos, que si las quieres son tuyas.
-Raúl...Te agradezco todo lo que estás intentando hacer por mí, pero lo único que te pido es tiempo. Un tiempo en soledad, para darme cuenta de que puedo volver a ser yo, para que si me decido a empezar algo contigo lo hagamos bien, sin malos recuerdos que nos enturbien.
-Aunque me duela, tengo que aceptarlo, darte ese tiempo, porque sé que es necesario. Pero lo único que te pido es que me dejes estar a tu lado como amigo para darte ese cariño que hace mucho tiempo que no tienes. No me pidas que me reprima, no podría hacerlo.
-Pero es que yo no voy a poder darte nada a cambio, no voy a poder responder a ese cariño...No puedo, al menos, ahora no puedo...
-Te entiendo. Ahora es tu corazón el que está cerrado, el mío lo estuvo hace tiempo. Y eso no me importa...Todo lo que me importa eres tú, y acepto el riesgo de que una vez pasado el tiempo que me pides no puedas darme nada a cambio.
Sara guardó silencio. Ahora comenzaba para ella un camino de soledad voluntariamente elegida en el que liberarse de todos esos fantasmas que pululaban por su interior. Nadie le podría ayudar. Solo ella sería capaz de salir del abismo en el que se encontraba. Solo el paso del tiempo podría atenuar el dolor, y entonces, cuando éste se hubiera esfumado, podría comenzar a pensar en volver a reír como el día que conoció a Raúl en el instituto, quince años atrás...

Ana


Safe Creative #0908274281647

La música, Frozen, de Madonna, en mi blog de música.

20 comentarios:

Menda dijo...

Ahhhhhh!!! ¿No quería yo caldo? Pues toma dos tazas, ajjajajajaj.


Me encanta, Ana, el relato es impresionantemente adictivo....Me gusta mucho la canción de Madonna.

Manolo Jiménez dijo...

Ana, no puedes poner la canción de Zenet de fondo... no hagas eso, corres serio peligro :) (bendito peligro por otra parte)

Hay respuestas que sólo uno puede darse porque las preguntas sólo las conoce uno. Pero recuerda que lo mismo que los copos de nieve parecen idénticos y son todos diferentes, las personas más aún.

Un fuerte abrazo.

hargos dijo...

me encanto , y jolines la musica hoy se sale, un besito preciosa

HADALUNA dijo...

Ana, esos fantasmas que atenazan el corazón de Sara no hace más que restarle vida.
La vida es tan corta que a veces no merece la pena tener miedos, por eso hay que luchar contra ello.

Precioso relato y buen final aunque se haya quedado en tablas.

Besitos de miércoles.

Silvia dijo...

Pues que penita... pobre Sara... hay que darle una continuación, vamos, así no la puedes dejar ¿eh?

Me encanta la canción, cualquier día la pongo también.

Besicos.

seo dijo...

vaya, que sorpresa

me ha gustado esto de ver las historia desde los dos puntos de vista

y es que de la amistad al amor a veces hay tan poquito

un beso

Lourdes dijo...

Claro, es que Sara necesita tiempo para ordenar todo su interior.
Y para eso, nadie puede ayudarla.
Ni siquiera Raúl...
Evidentemente, a todos nos hubiera gustado que hubieran terminado ya juntos de una vez,
pero la realidad es así, no?

Besos, Ana!

Esteban dijo...

El roce hace el cariño. un besito

Yopopolin dijo...

que dificiles estos amores que comienzan en amistad... nunca se sabe donde estan los limites, y lo unico que se crea es confusion... ojala sara algun dia le de la oportunidad a raul...

bss

Mª JOSE. dijo...

ME HA ENCANTADO TU HISTORIA..ME GUSTA TU RINCON ANA.
GRACIAS POR TU COMENTARIO.BESOS.MJ

Sensaciones dijo...

como engachas!!! me gustó, leerte
es más es como si lo hubiera vivido, y veo que el miedo no te deja ver nada de nada...

Un beso con muchiiisimo cariño

añil dijo...

Hola guapa, Las vacaciones me tienen un poco alejada de nuestros momentos pero, en cuanto encuentro una oportunidad me asomo a verte.

Besos

Normis dijo...

Ya es una linda costumbre que tengo cada dia , disfrutar tus relatos y la musica que nos regalas , gracias por eso !!!
abrazotes de lluvia por estos lares ...

toñi dijo...

Que pena!!. Seguro que Sara al final podar superar su dolor y se dará cuenta de lo cerca que tiene el verdadero amor

Un beso Ana

Arwen dijo...

Muy buen relato...a veces las heridas del corazon hay que dejarlas cerrar para poder volver a amar...besitos y espero que continue...

myself dijo...

Espero que se lance a esa aventura.
Me encanto leerte,
Un beso.

Adrisol dijo...

hermoso relato....hay que cerrar las heridas, así el corazón puede sentir con claridad!!

besos

lys dijo...

Uy, que cerquita al corazón está esta historia, tanto que he dado marcha atrás y todo fue tan parecido.... Bella historia, llena de dolor pero también abierta al tiempo, quien sabe, quizás un día entre la brisa.

Un beso.

MOMENTOS DE LA VIDA dijo...

Muy bello relato y la música es preciosa!!! te dejo un gran beso!

Calvarian dijo...

A otro que le va a querer como amigo...Como odio esa frase...en fin Raul, ánimo y a esperar...aunque mejor harías en irte a la Cochinchina.

Besix

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails