jueves, 10 de septiembre de 2009

EL PASADO DE PATRICIA (V)



La primera parte,LA CASA VACÍA.

La segunda parte,OJOS TRISTES.

La tercera parte,RECUERDOS DORMIDOS.

La cuarta parte,LA HISTORIA DE JULIA.

Roberto y Patricia entraron al chiringuito. Era uno de esos locales situados a pie de playa. Como no era fin de semana y las vacaciones quedaban muy lejos, la mayoría de las mesas estaban libres, y pudieron escoger una situada al lado de uno de los ventanales abiertos. A través de estos, se podía ver la playa. Todavía quedaban algunos bañistas apurando los últimos días del verano.
Se sentaron el uno frente al otro y miraron la carta. En ella podían encontrar los productos más típicos del lugar. Roberto no pudo evitar sonreír…
-No te puedes imaginar cómo echo de menos estas cosas…Allí en Madrid no hay espetos de sardinas.
-Bueno, pues si quieres podemos pedirlos. A mí también me gustan mucho. Y si te apetece, podemos pedir una fritura de pescado y una ensalada de pimientos asados. ¿Te parece bien?
-Me parece muy bien. ¿Qué te gustaría beber?
-Una cerveza bien fresquita…
Durante el tiempo que duró la comida estuvieron hablando de manera distendida de cosas intrascendentes, con las que descubrieron ciertos puntos de afinidad. A Roberto le pareció una chica muy amena y divertida. Patricia le contó, no sin algo de vergüenza, algunas de sus múltiples torpezas, y Roberto no pudo menos que pensar que había algo especial en ella. No sabría decir el qué, pero tenía algo que la hacía ser muy atractiva. Quizás es que la encontraba tan diferente a las chicas con las que se había relacionado en los últimos años…Tan fresca y espontanea, era alguien especial.
Una vez terminado el almuerzo, pidieron café, solo con hielo para Patricia y un expresso muy cargado para Roberto. Una vez terminaron de tomar café, Roberto pagó la cuenta. Y fue en ese momento, cuando no pudiendo aguantar más la curiosidad le preguntó por su historia.
-Patricia…Creo que he pagado la cuenta… ¿Podrías comenzar a contarme tu historia?
Ella lo miró con cierto aire de tristeza, pero comenzó su relato:
-Bueno, mi historia se parece en muchos puntos a la de tu abuela. Yo también nací aquí, y como ella me enamoré del hombre equivocado, sólo que yo era un poco más mayor que ella. Conocí a Jorge con veinte años. Ambos estudiábamos Magisterio, pero él era el cantante de un grupo de rock, otro bohemio. Yo me colgué totalmente de esa relación, tanto como para irme a vivir con él al terminar la carrera. Los primeros tres meses fui muy feliz, estaba siempre pendiente de mí, me mimaba…Al comenzar el cuarto mes de convivencia se presentaron a un concurso que patrocinaba una radio de la ciudad y lo ganaron. El premio era grabar una maqueta e ir presentándola por un montón de pueblos. Si funcionaban bien, había una discográfica que estaría interesada en grabar un disco, pero con la condición de recorrer media España…Alquilamos una furgoneta para poder desplazarnos de pueblo en pueblo. En ella íbamos con su banda. Te puedes imaginar lo estresante del viaje. Llegábamos a los pueblos un par de horas antes del concierto, montábamos el equipo, la banda tocaba, desmontábamos todo y, a veces, nos volvíamos a meter en la furgoneta porque el próximo concierto era en un pueblo situado a muchos kilómetros del anterior. Otras veces nos quedábamos a dormir en algún lugar de mala muerte, pero nada nos importaba. En esos momentos la presión de los viajes y el continuo trasiego de un lugar a otro, hizo mella en el carácter de Jorge. Su carácter se volvió irascible, se enfadaba desmesuradamente por cualquier cosa, probablemente porque empezó a consumir alcohol. Comenzó a cambiar su manera de tratarme, me gritaba por todo, pero yo estaba ciega y se lo consentía. Una noche, al terminar un concierto, decidimos quedarnos a dormir en el pueblo. El próximo bolo era lo suficientemente cerca como para poder descansar una noche. Así que después del concierto nos fuimos a cenar a una tasquita, Jorge, Julio, Alberto (los miembros de su banda) y yo. Comenzaron a beber. Primero unas cervezas, después vino y al final los cubatas. Yo intenté por todos los medios que no bebieran más, pero era como intentar un imposible. Conseguí a duras penas llevarme a Jorge a la habitación del hostal, y una vez allí comenzó a ponerse violento. Empezó a gritarme sin motivo…Bueno, sí, el motivo era que no le había dejado que terminara la juerga con sus colegas…Comenzó a tirarme cosas, primero el móvil, luego una silla. Yo estaba acorralada contra la pared. Como ves soy poquita cosa, y Jorge, que era bastante más grande y más fuerte que yo me tenía arrinconada contra la pared. Se acercó a mí gritándome, descontrolado con los puños cerrados. Estaba aterrorizada, el miedo no me dejaba pensar, pero tenía que intentar salir de allí como fuera. Afortunadamente para mí, tropezó con la silla que me había tirado antes. En ese momento pude escabullirme y salir corriendo al pasillo pidiendo socorro. La dueña del hostal, alertada por el ruido había llamado a la Policía Local. Como era un pueblo pequeño, no tardaron en llegar. Se llevaron a Jorge detenido, y ahí se acabó su carrera musical. Nunca llegaron a grabar ese disco, y gracias a Dios no volví a saber de él. Entonces volví al pueblo, a la casa de mis padres. Ellos no me hicieron ningún reproche, y podían habérmelos hecho todos, pero gracias a su cariño y apoyo me recuperé de este episodio. Hasta hoy, no me había atrevido a contárselo a nadie, y el hecho de hacerlo, de haber hablado hoy contigo, quiere decir que ese pasado ha dejado de doler. Después de todo esto, me encerré a estudiar las oposiciones de Magisterio, en Educación Infantil y las aprobé. Desde entonces, trabajo en mi pueblo con los más pequeños. La verdad es que es un trabajo muy gratificante, y que me ha ayudado mucho a olvidar. Los niños más pequeños son tan cariñosos…
-Y tú que presientes algunas cosas ¿No percibiste nada de ese peligro?
-Lo cierto es que cuando entramos a la tasca tuve una sensación que no supe relacionar. Me dio el pálpito de que algo muy grave iba a pasar esa noche. Pero, como no siempre las cosas que percibo tienen relación conmigo, lo que menos pensé es que ese peligro estaba relacionado con mi propia vida. Desgraciadamente no controlo muy bien mis sensaciones.
-Pues la verdad, tuviste mucha suerte de que esto te ocurriera en un pueblo pequeño…Quizás en una ciudad más grande no habrías podido contarlo.
-Lo sé…
Roberto comprendió el calvario por el que tuvo que pasar Patricia cuando al entrar en la casa visualizó la escena del adiós. El volver a revivir la tristeza y el dolor no es nada agradable.
Siguieron caminando por el Paseo Marítimo, y casi sin darse cuenta, llegaron a la Plaza. La verdad es que el tiempo que habían estado juntos había pasado demasiado rápido, habían caminado por la orilla de la playa, se habían hecho confidencias como si se conocieran de toda la vida...El camino se había hecho tan corto, que al llegar a la Plaza, Roberto no quería dejarla ir. Fue entonces cuando, sin pensarlo, y aún a riesgo de parecer un idiota, ya que habían hablado de todo lo pactado, le pidió a Patricia una nueva cita.
-¿Te gustaría cenar esta noche conmigo?
Patricia lo miró con expresión incrédula, y le contestó con una sonrisa pícara en los labios…
-Bueno, creo que es lo justo, sabes mucho de mí y yo casi no sé nada de ti, así que acepto la invitación con una condición, que me contestarás a todas las preguntas que te haga por indiscretas que sean. ¿De acuerdo?
-¿Como de indiscretas?
-Tendrás que arriesgarte...
-Trato hecho… ¿Nos vemos aquí a las diez?
-A las diez…Me parece bien.
Patricia se encaminó por la calle adyacente a la Plaza, camino de su casa mientras Roberto observaba cómo se iba alejando, sintiéndose invadido por una sensación de inquietud que fue creciendo durante el corto trayecto que separaba la Plaza del hotel.

Continuará...

Ana

Safe Creative #0909104409545

La música, Salir corriendo, de Amaral,en mi blog de música.

47 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Pues a descubrir las preguntas indiscretas en el próximo capitulo..

Interesante, esto me esta gustado más..


Un abrazo
Saludos fraternos

Menda. dijo...

Está inquieto? Y eso? mmmmmmmm, me intriga.....

Romano dijo...

Felicidades Ana!!! Has conseguido enganchar a mas gente que la novela de la 1.
Estoy deseando a mañana para seguir la historia.

Alijodos dijo...

QUE BONITA SE ESTA PONIENDO LA HISTORIA...ME ECANTA...UN BESO GUAPA...

Juan dijo...

Pues si yo me hubiera tomado un espeto de sardinas con una cervecita, ummm, que wena. Un besazo.

Ayla dijo...

Veo que esto va para largo. La musa ha vuelto y ha decidido quedarse, no?
Un beso.

Ana dijo...

Adolfo...A ver como son de indiscretas...;)

Menda...Ummm, emoción, intriga...Ummm...Jajajajaja.

Romano...Jajajaja, ayer lo dije, y hoy me reitero...Jajajaja..Me voy a dedicar a hacer guiones de series...

Alijodos...Gracias...Me alegra..,)

Juan...Es que se lo toman, Jajajaja...Venir a la costa y no comer espetos es pecado...

Ayla...¿La musa ha vuelto? Pues la verdad, no lo sé...

Muchos besos.

Winnie0 dijo...

Me está gustando mucho...a ver esaas preguntas...besos

Ana dijo...

Winnie0...Me alegro...;)

Muchos besos.

Manolo Jiménez dijo...

Terrible ramalazo de violencia que se diluye como un azucarillo ante la actitud de ambos personajes.

¿Quién no se arriesgaría ante la mirada que intuyo?

Mañana más ¿no?

Abrazos.

Ana dijo...

Manolo...Pues hay quien no se arriesga a engancharse en una mirada, y hay quien baja los ojos para no ver...Pero la vida es así...

Muchos besos.

YAIZA dijo...

Me gusta!...mañana mas.
Aquí estaré.

Besos.

Ana dijo...

Yaiza...Me alegra que te guste...Mañana está a la vuelta de la esquina...;)
Muchos besos.

Nunca dejes de sonreir dijo...

Mmmmmm, cuales seran la respuestas a esas preguntas!!!! ay que impaciente soy por dió!!! jajajajajajajaja



Un besazo

Ana dijo...

Nunca dejes de sonreír...Yo creo que él está tan impaciente como tú...Jajajajaja.

Muchos besos.

Elisabeth dijo...

es justo q si ya sabe cositas ahora las cuente en una cena.. a ver q preguntas son esas jejejeje deseando estoy


besitosssss

HADALUNA dijo...

¿A Patricia también le dolía el estómago??? Ufff, por dios santo.
Me ha encantado, pero quiero más.

Yo, al igual que Patricia, también tengo una cita.

Besitos dulces y nerviosos.

Ana dijo...

Elisabeth...NO sé, no sé...¿Le preguntará como le gusta el café? Ah, No, que eso ya lo sabe...Jajajajaja...Mañana lo sabremos.

Muchos besos.

loose dijo...

Ummm...Qué le preguntará??...
Pero cómo te gusta dejarnos en ascuas, niña...

Pd: Muy valiente por su parte, nunca permitir el maltrato, sea del tipo que sea...Salir corriendo, como la canción de Amaral.

Muchos besitos niña.

Ana dijo...

Hadaluna...No, en todo caso, al que le va a doler el estómago es a él, que es el que está nervioso...Y de lo otro, no te digo ná...Ya sabessssss...

Muchos besos.

Rafa dijo...

Hoy entré tarde, mejor dicho a primera hora de la mañana aun no habías publicado y he podido entrar justo ahora, ya casi medio dia, pues tenía que hacer algunas cosillas y no he podido hacerlo antes. Pero no he quedado defraudado.

La historia de Patricia es algo fuerte, de juzgado, me recordó mis tiempos lejanos que tambien hacíamos algunos bolos por los pueblos, pero la isla es pequeña y los trayectos cortos.

Justo hoy he estado visitando el medico ya que desde el domingo arrastro un agudo ataque de gota y ando arrastrando los pies, asi que, tras pasar por la farmacia y herbolisteroa he vuelto aprovisionado de capsulas y tisanas. ¿Porque te cuento eso? Porque la comida que se han metido patricia entre pecho y pecho no tiene desperdicio, y yo las sardinas y pescados afines las tengo prohibidas, aunque las frituras no tanto y, los pimientos asados con ajitos y aceite de oliva me chiflan, a veces me los hago en casa y les añado atún y me doy un homenje, como vivo solo.

Como te decía antes este capítulo no ha defraudado aunque la historia de Patricia fuese algo amarga, espero que mañana esas indiscreciones que piensa lanzar como dardos estén dosificadas con sensibilidad y agudeza propia del genero femenino pero siempre mitigadas con la simpatía que la complicidad que han ido ganando en las pocas horas que se conocen le permite hacer gala.

Estaré mañana tempranito poniendome al día de esta intrigante y maravillosa historia.

Un BESOTE

Ana dijo...

Loose...Pues mañana lo sabremos...;)
Y el maltrato nunca, nunca...

Rafa...Lo primero, desearte que te mejores pronto...Lo segundo, me alegra que la historia de Patricia, aunque amarga,no te haya defraudado hoy. Y a ver como se porta mañana Patricia...Jajajajaja...Creo que no va a ser muy mala...


Muchos besos.

Lourdes dijo...

Ay, señor!
Cada día me gusta más la historia, vaya!
jeje

Besos, Ana!

Arantza G. dijo...

Las personas somos libros con piernas...solo hay que escarbar un poco en sus páginas para descubrir una historia interesante.
Un beso guapa

Ana dijo...

Lourdes...Ay...¡Cómo me alegra que te guste...!

Arantza...El caso es que como sabes, es totalmente ficción, pero ya sabes aquello de "cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia..."


Muchos besos.

Sensaciones dijo...

qué ganas de que llegue mañana...
además tendré tiempo de leerte mucho más tranquilita...
gracia amiga por estos momentos de intriga...menuda dosis de paciencia me estás enseñando!!

Un besazo

Ana dijo...

Sensaciones...Jajajaja...Eso espero, que mañana estés más tranquilita y disfrutes del día de fiesta...

Muchos besos.

alma máter dijo...

Buff!! Ana, si que he tenido deberes a mi vuelta.. jeje...
Preciosa historía. Espero impaciente...

Un besote!!!

myself dijo...

UMM, me gusta muchisimo, espero con impaciencia la segunda parte.
Besos.

Lucía dijo...

Ayy...no sé si aguantaré hasta esa cena...
Mira que promete mucho. Niña esto la estás poniendo cada día más interesante.
Y mañana termina?, me pongo a imaginar un final, que seguro no acierto:D
Muchos besos.

Ana dijo...

Alma Máter...Es que has estado unos cuantos días fuera...Jajajajajaja...

Myself...Mañana el final...

Lucía...Aguantarás, aguantarás...Pues quien sabe, alguien acertará...;)

Muchos besos.

cantares dijo...

Me tenès atrsapadaaaaaa! me encanta, espero con impaciencia elpròximo capìtulo.
Besos

Ana dijo...

Cantares...Pues mañana te desenganchas...

Muchos besos.

amor que soy dijo...

bueno, ligan seguro, no sé cómo explicarte, está cantado, de un par de días no pasa

Ana dijo...

Santi...Jajajajaja..Mañana lo compruebas...Jajajajaja

Muchos besos.

Silvia dijo...

Vengo tan tardeeeee... que casi me voy a quedar a esperar el próximo capítulo...Ummmm preguntas indiscretas (con lo que a mí me gusta eso), jajjaa...
Pobre Patricia...
Besicos grandes.

Ana dijo...

Silvia...Jajajajaja...Que casi cierras el quiosco niña...Jajajajaja...Pero vaya, más vale tarde que nunca.

Muchos besos.

Ronini dijo...

ala!!! que me lo he perdido lo iré leyendo poco a poco , vaya! si es que..pero ya me ha enganchado jejej
besos ana y gracias por tu comment

Ana dijo...

Ronini...Tómate tu tiempo...Mañana el final.

Muchos besos.

toñi dijo...

Es una historia increíble Ana. estaré encantada de continuar leyéndola

Un beso

Ana dijo...

Toñi...Y a mi me encanta que sigas leyéndola...;)

Muchos besos.

Arwen dijo...

Ese final me ha dejado intrigada...se sentia inquieto, que ganas de seguir leyendo jejejje eres genial escribiendo, besitosssss

seo dijo...

esto se pone romantico

a ver que pasa en esa cena

besos ana

DAPHNE dijo...

Buenooooo esto esta cada vez mejor . Y yo me pregunto ¿ que preguntas serán esas ?. Vamos que no sabes como dejarme con la miel en los labios.
Besitos pensativos ajajaja

Adrisol dijo...

muy, muy interesante....

espero el final bastante ansiosa!!!!!!

gracias..
besoss

lys dijo...

Violencia con sabor a pescaito malagueño, pero violencia, menos mal que es en pasado y tiene pinta de tener un final hermoso, a esperar.

Un abrazo.

Pharpe dijo...

Pues parece que lo que pensaba no se ha cumplido, pensé que era una trasformación o algo así de la abuela de Roberto, una reencarnación.

Como engancha la historia, eh?

Besos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails