sábado, 28 de febrero de 2009

TORMENTA


Otro día más de tormenta, mirando pasar la vida a través de cristales que distorsionan la realidad.
Fuera hace frío y las nubes grises son el paisaje de este invierno extraño.
Y llueve…Cae una lluvia suave que moja las calles.
Y a pesar de todo estoy pintando una sonrisa cálida en mi rostro, esperando que mañana, después de la tormenta, salga el sol.
No quiero más días grises en mi vida. Voy a escaparme a uno de esos paraísos donde el cielo azul se funde con un mar turquesa en playas de arena dorada.
Y a partir de hoy voy a sonreírle a la vida sin importarme como sean los días.

Ana

viernes, 27 de febrero de 2009

EL OLVIDO



Cuando los sueños se rompen, lo mejor es el olvido.
No sirve de nada recomponer los pedazos, porque cuando algo se rompe no es fácil volver a unirlo.
Sueños que estallan como los cristales en una noche de tormenta.
Olvidar…Olvido terapéutico de sueños no vividos.
Y en la tormenta de la noche hay que dejar que el aguacero lave el olvido.
Me olvidas, te olvido…Dejar que el tiempo pase y borre todo lo vivido.
Pero a veces, no es suficiente el olvido. ¿Cómo borrar besos y caricias? ¿Cómo recuperar la sonrisa perdida?
Dejar que la lluvia caiga y mirar a ese horizonte líquido.
Humedad en el ambiente que va calando los sueños. Los borra, los diluye y se los lleva camino del mar. Puede que un día esos sueños hayan desaparecido…
Olvido…Quiero olvidar y no puedo. Quiero borrar y solo consigo pintar más fuerte cada una de mis emociones.
Hoy siento que con el tiempo olvidaré muchas cosas, pero hay algo que permanecerá en mí a pesar del olvido, porque yo me encargaré de mantenerlo siempre vivo.

Ana

jueves, 26 de febrero de 2009

CIELO GRIS


Después de varios días de sol primaveral que incitaba a sentarse en las terrazas para disfrutar de su calidez, hoy de nuevo vuelve el gris a la ciudad.
Gris en las nubes que surcan el cielo.
Gris acero en el mar de mis sueños.
Los rayos de ese sol, que hoy no se ve, se filtran a través del tamiz de esas nubes dejando una franja blanca en el horizonte.
De nuevo la humedad se hace dueña del ambiente.
Humedad que cala hasta el fondo del alma.
Humedad que emborrona los sueños y pinta de color gris el paisaje que ven mis ojos.
Hoy ese cielo gris nos trae de nuevo el frío de ese invierno que no se quiere ir.
Va avanzando la mañana, y a través de esas nubes se van escapando de nuevo los rayos del sol, inundando con su luz todo lo que tocan.
Va pintando el espejo del mar con estelas plateadas...Él también quiere huir de esas nubes grises que lo atrapan.

Ana

miércoles, 25 de febrero de 2009

DESCALZA...


Voy caminando descalza por mis sueños.
Pasando por ellos sin hacer ruido.
Observando momentos que no he vivido.
Hoy camino despacio para no romper esos sueños hechos de cristal y aire.
Pasar de puntillas por sueños dormidos que esperan el momento propicio.
¿Llegará ese momento? ¿O morirán dulcemente sin abrirse camino?
Preguntas sin respuesta, recuerdos no vividos, sueños que se apagan sin haberse cumplido.
Quizás debería hacer un poco de ruido y dejar de observar esos sueños que caen como lo hace la lluvia sobre los cristales de mi destino.
Caminar descalza sin sentir frío a través de sueños cálidos llenos de estío.
Verano en los sueños y lluvia en el alma...Que contrasentido.
Puede que un día de estos la lluvia deje de mojar mi alma y solo haya estío...

Ana

lunes, 23 de febrero de 2009

EL TIEMPO


El paso del tiempo va diluyendo con su transcurrir todo aquello que duele.
Ese mismo tiempo que quisiéramos detener cuando somos felices queremos que pase deprisa cuando algo no nos conviene.
De hecho, creo que el tiempo tiene poder curativo. Con su lento paso va erosionando todas las aristas del dolor. Va suavizando los recuerdos y propiciando el olvido.
Tiempo...Siempre hay dos caminos en el tiempo.
Hay dos clases de tiempo, el tiempo del dolor y el tiempo de la felicidad. Y hay dos maneras distintas de querer vivir ese tiempo.
Cuando algo duele, queremos que pase rápido, borrarlo, para que desaparezca ese dolor.
Sin embargo, cuando somos felices, queremos detenerlo, frenarlo en ese momento efímero que es la felicidad.
Que ilusos podemos llegar a ser...Ninguna de estas opciones está a nuestro alcance...Pasará lo que tenga que pasar.
Independientemente de las circunstancias, solo hay que dejarlo ir, a su aire, sin prisas...Más tarde o más temprano, todo deja de doler, y el dolor, solo lo cura el olvido.
Olvido...Poco a poco se van borrando de nuestra piel, de nuestra mente, todas esas experiencias que nos duelen.
Puede que ese mismo tiempo vaya borrando esos sueños que dentro de poco vagarán perdidos por las calles de nuestro olvido. Se diluirán las ilusiones en la espera, las olvidaremos, y vendrán otras nuevas.
El tiempo, sin quererlo, siempre es juez y a la vez, testigo...El tiempo, al final, todo lo pone en su sitio.

Ana

sábado, 21 de febrero de 2009

LA NOCHE



Va cayendo la tarde. El sol va ocultándose detrás de las montañas que se extienden ante mis ojos, brindándome el espectáculo de un rojo atardecer que, no por esperado, deja de ser más hermoso.
Pronto, las tonalidades rojizas dejarán paso al color del acero, preludio de la negra noche.
La noche...Llega la noche y el cielo se vuelve negro. Solo la luna con su blanco halo rompe el dominio del color del desencanto. Ella y las pocas estrellas que hoy brillan en el cielo ponen el contrapunto a la oscuridad reinante. Esa oscuridad que se va acercando a pasos agigantados lo cubre todo de sombras...Y de silencio.
Y en el silencio de la noche todo comienza a verse con mayor claridad. Es el momento de cerrar los ojos y comenzar a soñar.
Y son esos sueños los que rompen el silencio y abren un claro en esa oscuridad…
Es la luz de la luna que entra por mi ventana la que me hace abrir los ojos a la realidad.

Ana

viernes, 20 de febrero de 2009

INSOMNIO



Me acostumbré al insomnio en una noche de otoño.
Quizás fueron los hechos de ese día o quizás fue un cúmulo de situaciones unidas, la verdad, no lo sé. Solo sé que desde entonces es mi fiel compañía.
Insomnio...La cabeza dando vueltas y una cama vacía.
Y lo que puede parecer un perjuicio, la falta de sueño, se convierte en un estímulo.
¿Cuántas de mis letras han brotado desde ese día?
Insomnio creador de palabras...Hoy el insomnio me motiva.
A veces la falta de sueño ayuda a esclarecer las zonas dormidas. Zonas ocultas de esa consciencia que el sueño rinde.
Analizar situaciones, sopesar riesgos y aprovechar ese insomnio para soñar con los ojos abiertos.
Insomnio...Ni la oscuridad más grande me hace cerrar los ojos. Ya no bajo las persianas, ya no cierro las cortinas...
Hoy el insomnio es mi compañero de cama, pero puede que el sueño, acompañado de los sueños, vuelva algún día...

Ana

miércoles, 18 de febrero de 2009

PALABRAS GUARDADAS



A veces, muchas veces, quizás más de las que debiéramos, toca guardar silencio.
Y en ese silencio quedan guardadas palabras.
Ellas se quedarán dentro de nuestra boca sellada, esperando el momento oportuno para salir a la luz...Pero puede que no llegue ese momento.
¿Dónde irán entonces todas esas emociones? ¿Se perderán por las calles de nuestro pensamiento? ¿Se convertirán en sueños?
Palabras guardadas por silencios forzados...Cuántos sentimientos callados morirán por esos silencios.
A veces siento que debí decir cosas que nunca dije, y que hoy probablemente no diré...Porque esas palabras que un día tomaron el camino de mi boca se quedaron allí.
Palabras guardadas esperando su momento, que fueron escritas para que no se las lleve el viento...
Otras veces, las palabras quedan guardadas al abrigo de un beso. Y es en el silencio de ese beso donde las palabras guardadas fluyen aún sin quererlo...
Pero a pesar de los silencios, esas palabras guardadas no quieren quedarse dentro, y muchas veces se convierten en gestos que son capaces de decir más que una de esas palabras lanzadas al viento.

Ana

martes, 17 de febrero de 2009

VIENTO DEL SUR




Hoy, la mitad del cielo se llena de nubes blancas que van moviéndose de un lado a otro llevadas por la fuerza del viento.
Ese viento del Sur que hoy sopla en la costa se lleva unas nubes y nos trae otras.
Ellas van tapando a ratos el sol que en este día de febrero luce en el horizonte.
Hoy es uno de esos muchos días en los que me gustaría dejarme llevar por ese aire. Subirme a una nube y volar a paraísos cercanos con los que sueño desde hace mucho tiempo, pero lo único que consigo de ese viento es que enrede mi melena. Ella es la única que vuela...
Puede que ese aire también se lleve los sueños. Algunos morirán destrozados por su fuerza. Otros, puede que sobrevivan a los vendavales de este febrero loco y cuando llegue la primavera se conviertan en realidades. Quizás por ello me abrazo a esos sueños esperando que no vuelen con este aire de invierno.
Puede que si ahora no lo hacen, revoloteen alegres con el aire suave que traerá la primavera...

Ana

sábado, 14 de febrero de 2009

FELICIDADES...



En un día como hoy que los centros comerciales nos venden como el Día de los enamorados, me pregunto si no es más conveniente celebrar ese amor cada día...
Pienso que el que tiene un amor en su vida debe celebrarlo a diario, con palabras, con caricias, con besos...No creo que haya que fijar un día para el amor...
Así que los que tengáis la suerte de tenerlo, mimarlo, que es frágil. Y a los que no lo tengáis, desearos suerte...

Ana

jueves, 12 de febrero de 2009

EMOCIONES

¿De qué están hechas mis emociones?
Están hechas a partes iguales de admiración, de sorpresa...
Emociones...
Lo mismo me emociona ver la flor que sobrevive al crudo invierno por su fortaleza, que el brillo de ese sol que incluso en este febrero quiere calentar cada rincón de mi ciudad.
Otras veces me emociona el vuelo de los pájaros. Ellos van libres surcando el azul de mis sueños.
Puede que una melodía en la nunca reparé provoque en mi alma terremotos inesperados.
Una frase de un libro me puede hacer pensar...
Me emociona contemplar los rojos amaneceres que desde mi ventana disfruto.
Y ese mar, bravío algunas veces, trae a mis retinas recuerdos de sueños en atardeceres.
El aroma de la brisa que trae el Levante me lleva a la playa que siempre soñé...
Emociones que mezclan el aroma de la brisa, el color de los amaneceres, la fuerza de mi mar, las frases de mis libros, el sonido de una melodía, el vuelo de un pájaro, el sol y el aroma de las flores conforman el paisaje que llena mi vida.
Hoy veo con asombro como con el paso de los años aprecio matices que antes no era capaz de disfrutar...
Quizás es que en tiempos revueltos todo emociona más.

Ana

martes, 10 de febrero de 2009

NUBES GRISES



Incluso a través de las nubes que hoy surcan mis cielos, se vislumbra la presencia del sol.
Y miro su brillo escondido dentro de esas nubes...Soy capaz de sentir su calor dentro de este frío invierno que se resiste a dejarme.
Hoy, el cielo está lleno de nubes grises que van correteando llevadas por el viento.
Tempestades desatadas, tormentas interiores y un mundo que se tambalea a cada paso...
Hoy soy equilibrista en el alambre, mirando muy bien donde coloco mis pies, pues si me equivoco puede costarme la vida...
Asegurar cada paso en un mundo cada vez más revuelto, sembrado de dudas, sembrado de miedos.
Caminar por el alambre, sentir el miedo a la caída y ver el vacío que se abre ante mí...Y para ahogar esos miedos miro a ese sol que quiere salir. El también hace equilibrios en este día gris, buscando los huecos a través de esas nubes que juegan a huir.

Ana


Safe Creative #0908274278388

sábado, 7 de febrero de 2009

BRISA



Hoy de nuevo entra el sol por mis ventanas.
Y las abro para que la brisa que trae el Levante entre como una exhalación...
Ella trae consigo el aroma del salitre de la playa y el olor de las flores que un día planté en mi balcón.
Pero esa brisa de Levante todavía me trae el frío del invierno, el helor de esa nieve que pinta de blanco los picos cercanos.
Un día de estos, el sol provocará el deshielo y esa nieve se convertirá en agua bajando libre por las montañas, dejando a su paso gotas de rocío que salpicarán la hierba, pintando el paisaje de una primavera cercana.
A través de esas ventanas veo estelas en el mar, ramalazos de olas blancas muriendo en la orilla...Esas olas van erosionando la costa con sus vaivenes.
Pronto llegarán los días de calma y el mar se convertirá en el espejo donde un sol cada vez más cálido no dejará de mirarse.
Hoy es un día atípico de este invierno gris, donde la lluvia se ha convertido en el paisaje habitual.
Días de lluvia y viento, días de tempestad en esta ciudad costera.
Y hoy mis ojos miran a ese mar, con sus olas haciendo estelas que mueren despacio en la orilla. Ellas van erosionando los sueños, van rompiendo las ilusiones con su fuerza desmedida. Y en la orilla quedarán sus restos mezclados con el salitre del agua marina...

Ana

viernes, 6 de febrero de 2009

PUZZLE DE PAPEL



A veces, como hoy, escribo palabras en un papel.
Palabras que puede que no tengan sentido.
Son letras que brotan de mi corazón.
Luego me arrepiento…
Las rompo en pedazos y las echo a volar esperando que lleguen a tu poder.
Esas palabras son un puzzle hecho pedacitos que tú deberías resolver.
Otras veces tiro los trocitos al mar esperando que se lleve con el todos mis recuerdos, y no me doy cuenta que cuando vuelve la ola esos recuerdos vuelven a mí con más fuerza, más enteros, como si el mar los hubiera regenerado.
Los sentimientos no pueden romperse como si fueran un papel.
No pueden tirarse al mar porque para ello tendría que ahogarme yo con ellos.
Por eso no sé si este papel hoy se romperá…
Probablemente siga el camino de tantos folios manchados con la tinta de mi corazón.
Acabarán hechos trizas en el fondo de un cajón a la espera de que alguien, algún día, recomponga mi canción...

Ana

jueves, 5 de febrero de 2009

LÍQUIDO...


El ambiente hoy de nuevo es líquido...
Fuera hace frío y vuelve a llover.
Hoy es uno más de esos días de invierno que no veré brillar el sol.
Líquidos son los sueños. Líquido el amanecer.
La lluvia moja cristales que ayer estaban limpios.
Las gotas se colocan permaneciendo independientes por unos segundos…
Para después converger, formando ríos diminutos que resbalan por el cristal.
Van dejando huellas, pequeños senderos efímeros que arrastran la desilusión.
Encerrada tras el cristal, yo también me siento líquida...
Esta lluvia duele, pincha mi piel con pequeños alfileres, pequeñas agujas que llevan consigo un hilo de desánimo.
Lluvia, humedad en la costa y tempestad en el mar.
Gotas de lluvia mojando la ciudad, pintando un paisaje gris que quisiera olvidar.
Pero a pesar de la tristeza, hay belleza en esta lluvia.
Esas gotas mojando cristales brillan, a pesar de lo gris que es el día, y con ellas viaja la esperanza.
Amanecer lluvioso, día gris...
Sueños líquidos que me llevan hasta ti...
Ese mar que hoy está embravecido desea la calma que está por venir.
Y esta lluvia mansa que hoy nos moja, va dejando un rastro líquido que debemos seguir. Y me mezclo con la lluvia siguiendo su camino hacia el mar...
Líquido es el ambiente, líquido es el amanecer, líquidos son mis ojos, líquida es mi piel...

Ana

miércoles, 4 de febrero de 2009

LO QUE VEO DESDE MIS VENTANAS...


Siempre había soñado con tener una habitación con vistas...
Me gusta ver el paisaje, y cada día, cuando me asomo a mi balcón al amanecer o al atardecer, me sorprendo descubriendo detalles nuevos en un paisaje que va cambiando a través de las estaciones.




Me siento afortunada de poder contemplar esos matices que el mar trae a mis retinas.
Unos días con su calma, me transmite la paz que necesito.
Otros, los días de temporal, me confundo con el ambiente, porque en el fondo, yo también vivo inmersa en una tempestad.



Además de ese mar, mi mar, desde mis ventanas veo el Castillo de Gibralfaro.
Él es el testigo mudo de muchos de mis sueños de ojos abiertos.
Las banderas ondeando con el aire de Levante son parte de ese paisaje cotidiano que nunca podré borrar de mi memoria.
Hace algún tiempo, alguien a quien no quisiera recordar me dijo que pronto me cansaría de las vistas, que no les daría importancia...Pero se equivocó. Hoy es el paisaje habitual que ven mis ojos, pero creo que nunca me acostumbraré a pasar de largo sin mirar...Hay mucha belleza por descubrir cada día...
Siempre hay algún matiz nuevo con el que emocionarse.
Unos días son las nubes en el cielo simulando las mejores acuarelas.
Otros, son las tempestades en el mar, con sus olas muriendo allá a lo lejos...
Y otros, es la fuerza de ese monte lo que me hace vibrar.
Todos y cada uno de los paisajes que componen lo que veo cada día forman parte de mi vida. Y la vida se compone de emociones, de sensaciones, de colores y paisajes. Solo tenemos que dejarnos sorprender. Y yo, cada día, sigo sorprendiéndome por el brillo de ese sol que se refleja en mi mar, por la fuerza de ese monte que tengo enfrente y por los colores de los amaneceres y atardeceres que siguen haciéndome soñar con los ojos abiertos.

Ana

martes, 3 de febrero de 2009

RENACER




A veces, muchas veces, la naturaleza nos sorprende con renaceres increíbles...
Un magnolio que perdió todas las hojas con la crudeza del invierno nos muestra una floración que parece imposible...Quedaron esos brotes suspendidos de la nada en ramas peladas que pensé habían muerto...Y hoy con sorpresa, después del temporal de lluvia y viento que azotó la costa en noches pasadas, me sorprendo viendo como una flor renace de la nada.
La naturaleza y sus cambios cíclicos son un ejemplo de que algo que parecía muerto puede volver a la vida.
Quedan muchos despertares por venir, muchas emociones dormidas esperando su momento, silencios guardados al abrigo de este invierno.
Quizás, la paciencia es una de las más grandes virtudes que nos puede adornar.
Esperar lo inesperado, soñar con lo imposible para ver como un día por sorpresa nos encontramos con ese renacer imaginado.
Pronto, esas flores nos darán el regalo de su fragancia y la seda de sus pétalos. Sensaciones reales de un resurgir inesperado, del triunfo de una primavera que con estos hechos, se anticipa al calendario.

Ana

lunes, 2 de febrero de 2009

LLUVIA...


Me asomo a mi ventana y veo la lluvia caer.
Las gotas van cayendo mansamente, formando pequeños círculos concéntricos en los charcos formados por la tormenta que descargó la noche anterior.
Hoy es otro día más de este invierno gris y húmedo, de cielos encapotados que rara vez nos dejan ver el sol.
La humedad del ambiente va calando los sueños al igual que va mojando los tejados de las casas que forman el paisaje que veo a través de mis ventanas.
Y cierro los ojos...Quisiera salir a la calle y mojarme con esa lluvia suave que una vez borró con dulzura aquellos pasados que no fueron felices.
Salir a mojar mi cuerpo con el aguacero que hace tiempo mojó mi alma...
Cae la lluvia y el viento, que hoy es su compañero, arranca las hojas que el otoño no fue capaz de desgajar...Y vuelan libres haciendo remolinos, figuras traviesas que me hacen soñar.
A veces esas hojas parecen palomas buscando su lugar, en cielos azules con rayos de un sol que hoy se hace desear. Añoro y espero esa primavera que no tardará en llegar.
Y hoy me gustaría ser hoja, y con el viento volar buscando paraísos cercanos en los que descansar.
Una noche de fuerte tormenta puede hacerte soñar con ese abrazo que se hace esperar.
Tormenta aquí en tierra y temporal en el mar, son presagios de luchas que no acaban de terminar.
Luchar, vivir, tal vez soñar...Y ver caer la lluvia a través de las gotas que forman ríos en mi cristal.

Ana

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails