jueves, 30 de abril de 2009

DESENCANTO



Raquel nunca creyó en las coincidencias, ni en la casualidad.
Siempre había pensado que las cosas pasan por que tienen que pasar. De hecho, siempre se decía a si misma que si algo ocurre es por algo.
El día que Víctor la besó creyó tocar el cielo con la punta de los dedos.
Después de mucho tiempo viviendo una vida dominada por el color gris, el horizonte se perfilaba de color verde esperanza.
Pero las cosas nunca son como uno quiere que sean y después de algún tiempo se dio cuenta de que esas esperanzas habían sido vanas.
Un torrente de gotas saladas salieron de sus ojos...No podía ser. Otra vez sufriendo por aquello que tantas veces se negó.
Había cerrado las puertas y ventanas de su alma para que nada ni nadie pudiera hacerle daño. Pero el dolor llegó...
De nuevo las múltiples aristas de la palabra que tantas veces escuchó en boca de otros y que nunca consiguió paladear, amor, venían a rasgar lo poco que quedaba de aquel maltrecho corazón.
Apenas un segundo efímero, que fue lo que duró aquel beso, deseado por tanto tiempo, y cuyo recuerdo se desvanecía poco a poco.
Ese beso que ella esperaba fuese una promesa de un mañana mejor.
Lágrimas de nuevo en sus ojos tomando el camino del mar, para fundirse con su sal, para morir con el oleaje que se había desencadenado en su vida...
Y encaminó sus pasos hacia la playa.
Quiso fundirse con el mar, mezclarse con su sal, para curar sus heridas.
Él era el único amigo que escuchaba sus lamentos. Y hoy necesitaba su fuerza...
Introdujo lentamente sus pies en esa orilla que otros días pisó esperanzada. Y sintió frío.
Y esa sensación le hizo darse cuenta que era de noche. La luna con sus reflejos plateados comenzaba a hacerse dueña de ese mar. Y su plata le dio la fuerza que buscaba. Ya no lloraría más...

Ana

miércoles, 29 de abril de 2009

IGNORANCIA




En mi mente analítica todo tiene que tener una explicación, y es por ello que cuando no encuentro respuestas, no paro de dar vueltas hasta que encuentro un porqué...Aunque claro, ese porqué es el mío, y no tiene porqué ser el tuyo.
Y yo me pregunto ¿Se es más feliz siendo ignorante?
Yo creo que sí, porque cuanto más sabes, más quieres saber y si no te dan respuestas, las buscas, pero puede que esas no sean las respuestas que te darían, sino las que te fabricas tú.
Respuestas que se generan por nuestra percepción de gestos, miradas y palabras no dichas.
Respuestas que al no ser dadas se ven alteradas por lo que perciben nuestros sentidos, y esa percepción se ve alterada por nuestros propios estados emocionales.
Silencios que no se entienden, palabras que no se dicen, miradas que lo dicen todo...Todo unido nos generan respuestas que nos pueden inducir a error, porque hay que tener claro que, aunque uno no lo quiera, cada cual se comporta de una manera, y no podemos esperar que los demás actúen como uno mismo lo hace.
Ante un determinado estímulo yo sé que voy a responder de una determinada forma, pero... ¿Cómo vas a responder tú?

Ana

martes, 28 de abril de 2009

EL VIAJE



Clara se despertó con la calidez de ese rayo de sol que entraba por los ventanales. Hoy sería uno más de esos días de primavera, o al menos eso pensaba cuando comenzó a desperezarse dentro de la cama.
De pronto el sonido del teléfono le hizo volver a la realidad.
-¿Si?
-Clara ¿Te he despertado?
-No...Dime, Carlos ¿Qué ocurre?
-Prepara las maletas, nos vamos de viaje.
-¿Qué...?
-No lleves muchas cosas, nos vamos de fin de semana. Estoy por ti en media hora...
Clara llevaba varios años de relación con Carlos, un profesor de Literatura de la Facultad de Málaga. Lo que había comenzado siendo una relación de sexo ocasional donde ninguno de los dos quería comprometerse, había dado paso a una relación donde el amor los había pillado por sorpresa.
Se conocieron en la cola de un cine, en el estreno de una de esas películas que quizás nunca recordarían, y al mirarse comprendieron que esa noche la pasarían juntos, sin compromisos de ningún tipo.
Las circunstancias de la vida los hicieron coincidir en múltiples situaciones...Una serie de coincidencias los llevó a compartir estos últimos años, pero manteniendo su independencia.
Lo que Clara no sabía es que Carlos había preparado minuciosamente un viaje a París, la ciudad en la que le pediría que aceptara una proposición que llevaba madurando desde hacía tiempo. Lo que había comenzado como una historia únicamente sexual, se había convertido en la historia más importante de su vida. Había encontrado a esa mujer que había estado buscando, sin saberlo durante toda su vida, y no estaba dispuesto a dejarla escapar. Clara era parte de su destino, alguien a quien conocía desde siempre, ese lugar cálido que siempre buscó y nunca antes había encontrado.



Hoy este texto es un desafío al que me retan Marinel con su blog "Letras derramadas" y Yaiza con su blog "Mi alma perdida" .
El reto consiste en escribir un cuento, poema, definición o relato, en el que aparezcan las siguientes palabras:
vida, amor, literatura, sexo, viaje y cine.
Bueno...Pues ya está. Como siempre, lo dejo en el aire, y que lo haga quien quiera...

Ana

lunes, 27 de abril de 2009

ABRIL...



Hoy es otro día más de esta primavera, un día cualquiera de este mes de abril...De nuevo llueve, y huele a tierra mojada.
El paisaje vuelve a llenarse de gotas de lluvia que comienzan a caer mansamente para poco a poco, volverse torrenciales. Gotas que caen furiosas desde el cielo, como si estuvieran celosas de ese sol que hasta hace poco brillaba en el horizonte.
Primavera que se vuelve loca y nos vuelve locos con sus cambios radicales.
La sinrazón que se huele en el ambiente se vive en el corazón.
Gotas de lluvia que mojan las hojas y desprenden con su furia los pétalos de esa flor.
Que sería de abril sin los días de lluvia...Sería el corazón al que le falta el latido o sería un océano sin tempestad.
Abril es la tormenta dulce de la primavera, y como tal, no debe faltar.

Ana

viernes, 24 de abril de 2009

LA PLAYA DE LOS NAUFRAGIOS




Aquí estoy…Una vez más, mi vida se encamina hacia la playa de los Naufragios.
Conozco sus aguas oscuras como la noche eterna. Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que en ellas me sumergí, intentando acabar con todo lo que me estaba matando. Ahogar en esas aguas oscuras mi pena…
Conozco sus arenas…En ellas conviven los restos de los corazones que el dolor convirtió en piedras con las arenas negras en que se convierten los sueños imposibles. Allí, no hace mucho tiempo, quedaron trozos de mi corazón roto…
Y justo ahora que comenzaba a mirar con esperanza el brillo de ese sol que anuncia la primavera, me doy cuenta que de nuevo voy encaminando mis pasos, sin yo quererlo, hacia la playa de los Naufragios.
Hoy vuelvo a sentir frío en el alma…
Hoy todo es imposible, y camino sin ganas hacia ese lugar conocido de aguas oscuras que ahogan sentimientos. En ellas me sumergiré para ver si puedo liberarme de esta pena…
Y en la orilla, nuevamente quedarán los restos de este corazón roto convertidos en piedra que el tiempo erosionará para convertir en arena.
Arena negra acomodada en la playa, con restos de sueños irrealizables mezclados con amores imposibles, sedimentos del dolor de gente que ama.
Hoy soy yo la que me encamino hacia esa playa…Y puede que tú, lo hagas mañana…

Ana

miércoles, 22 de abril de 2009

PARA MI OTRA NIÑA DEL ALMA

Llegaste a mi vida en la noche de un lunes de abril.
Y la verdad, te hiciste de rogar...
Hoy recuerdo lo pequeñita que eras.
Tu sonrisa traviesa de niña buena.
Has crecido en este tiempo.
Te queda mucho por vivir,
y hoy quiero decirte
que siempre voy a estar aquí.
Mi niña del alma, hoy no podría vivir
sin tus besos, sin tus sonrisas,
en definitiva, sin ti.

Ana

martes, 21 de abril de 2009

LA ESTACIÓN DE LOS SUEÑOS ROTOS



Me encuentro en el andén de la estación.
Sentada entre maletas llenas de emociones.
Esperando a un tren que no acaba de llegar.
Miro el reloj y comprendo que otro día más no vendrás.
Y me voy abandonando mi equipaje lleno de sentimientos, rompiendo un día más los sueños.
A toda prisa, escapando de mi misma, huyendo del dolor que me provoca tu retraso, tu ausencia.
Llego a la soledad de mi casa y cierro los ojos para olvidar…Tengo que dejar de soñar un día de estos…
Por eso no quiero, no puedo dormir…Porque es en el preciso momento en el que los sueños se apoderan de mí en el que me doy cuenta de lo dura que es tu ausencia, aunque nunca hayas estado aquí…
Y es por ello que cuando llega la mañana comienzo de nuevo a llenar las maletas con sentimientos, ilusiones y con todas esas cosas que guardo desde hace mucho tiempo para dártelas el día que llegues.
Y me vuelvo a encaminar de nuevo al andén de la estación donde cada día se van rompiendo mis sueños, con la esperanza de que ese tren llegue por fin.
Porque no sé cuánto tiempo más podré ir recomponiendo todo lo que cada día se rompe…
Quizás algún día ya no queden sueños y entonces me tocará subir al tren sin maletas, olvidando en el andén todos los deseos guardados, las palabras nunca dichas y las ilusiones rotas por la realidad.
Pero aunque esto ocurra siempre me quedará la luz de tu sonrisa, recordándome ya sin dolor, todo lo que pudo ser y nunca será.

Ana

lunes, 20 de abril de 2009

NADAR A CONTRACORRIENTE




Hay personas que van pasando por el mundo de puntillas, sin hacer ruido, dejándose llevar por la corriente de la vida. Sin complicarse, sin comprometerse, casi sin vivir. Y son felices…
Sin embargo otros, van complicándose, significándose, enseñando unas cartas que deberían estar bien guardadas. Nadando a contracorriente, arañándose a cada paso que dan, viviendo en definitiva.
Yo me encuentro en este último grupo porque en estos momentos me ha tocado vivir así.
Nadar a contracorriente no es fácil, pero es lo que toca y hay que hacerlo.
No se elige la personalidad, vienes con ella determinada en los genes y con ella tienes que vivir.
A veces, me gustaría poder ser invisible, pasar de puntillas para no despertar a los fantasmas del pasado, pero por mi manera de ser no soy capaz de pasar por este mundo sin vivir.
Vivir aunque duela es la máxima de mi vida en estos tiempos revueltos donde las sensaciones viven a flor de piel.
Nadar a contracorriente a la espera de llegar a ese puerto ansiado que nunca acabo de avistar.
Por el camino voy dejando los jirones de esos sueños rotos que no sé si algún día cumpliré.
No sé si en algún momento me dejaré llevar por esa corriente, cuando ya no queden sueños por los que seguir luchando. Probablemente en ese momento de desfallecimiento aparecerá la muerte, porque mientras me quede una gota de aire por la que seguir respirando, seguiré luchando, seguiré viviendo a contracorriente… Aunque me haga daño…Porque es mejor vivir una vida con dolor que no haber vivido nunca.

Ana

viernes, 17 de abril de 2009

SUEÑOS...



Lo peor que tiene soñar es abrir los ojos y ver la realidad.
Mientras soñamos nos transportamos a esos lugares donde de verdad queremos estar.
Nuestro mundo onírico es el vivo reflejo de todo aquello que deseamos con intensidad.
Cerrar los ojos y comenzar a soñar...
Evasión de la que no quiero regresar.
En mis sueños, como no podía ser de otra manera, hay playas de intenso turquesa, arenas blancas, estelas plateadas y un sol que no quema.
La playa de mis sueños guarda entre sus piedras todo aquello que deseo.
En ella sopla el viento de la libertad.
En esa orilla llena de calma me pierdo y no quiero regresar...

Ana

jueves, 16 de abril de 2009

LLUVIA DE PRIMAVERA



Las nubes van tomando posesión de un cielo que esta mañana era azul, presagiando la lluvia que llegará mañana.
Van escondiendo ese sol de primavera que lucha por dejarse ver...Es lo que tienen estos días cambiantes.
El paisaje se cubre de gris. Fuera hace frío, y parece que ha vuelto ese invierno que tanto nos costó despedir.
Mañana, probablemente, las calles estarán mojadas y los cristales, que hoy aún están limpios, se llenarán de gotas de agua que caerán mansamente formando riachuelos con su lento transitar.
La lluvia de primavera es dulce, pero a pesar de todo, no deja de tener ese punto triste.
Y la tristeza se contagia, se une a mi piel...Y me solidarizo con ella.
Día de lluvia en esta ciudad costera, lágrimas del cielo que caen al mar.
Primavera en los sueños, triste despertar...

Ana

miércoles, 15 de abril de 2009

PUERTAS ABIERTAS



A veces, una puerta que permanecía cerrada desde hace mucho tiempo se abre sin saber muy bien porqué.
Puede que la brisa de la primavera con su fuerza, empuje a esa puerta que no quería abrirse...
Puertas entreabiertas que dejan pasar aire limpio y fresco que viene cargado de aromas de marisma.
Y yo, que un día lejano cerré puertas y ventanas para que nada pudiera pasar, me encuentro hoy en el umbral expuesta al vendaval.
Vendaval de primavera, aire de Poniente que mueve las banderas que cada día veo.
Ese aire con su fuerza no quiere quedarse en el umbral...

Ana

martes, 14 de abril de 2009

MIRADAS


Hay miradas que lo dicen todo.
No hacen falta palabras...
El brillo de unos ojos que miran sinceros escribe palabras que no se llevará el viento.
Hay gestos que nos delatan...
Y aunque se luche por esconder lo evidente, al final todo sale a la luz con la fuerza del deshielo.
Hay palabras vacías que no dicen nada.
Discurso efímero del que no siente cuando habla...
Es por eso que a veces es preferible guardar silencio y ser sincero.
Mírame a los ojos, porque si lo haces, podrás leer lo que mi mirada está escribiendo...

Ana

lunes, 13 de abril de 2009

SUEÑO DE UNA NOCHE DE PRIMAVERA


Primavera en el Sur.
Cae la noche y se van apagando las luces de la ciudad.
La oscuridad va cubriendo con su manto todo lo que mis ojos ven.
Solo la luna, que hoy está llena aunque se cubre con el halo que las brumas le prestan, y unas pocas estrellas le ponen el contrapunto a las sombras.
Van disminuyendo poco a poco los sonidos de esos coches que circulan camino al hogar.
Y en ese silencio, a lo lejos, se hace patente el murmullo de esas olas que luchan por no morir en la orilla.
Y me siento en mi terraza a disfrutar de la brisa que trae el Levante. Brisa con olor a salitre mezclado con el aroma de esas flores que la incipiente primavera ha hecho florecer.
Mis párpados se van cerrando, luchando para vencer a ese insomnio que me acompaña desde hace tiempo como un amigo fiel.
Cierro los ojos y siento en mi cuerpo el abrazo de la noche.
Y me abandono al sueño...
Sueño de una noche de primavera.
Sueño dulce de algo que no ocurrirá...
La luz de esa luna llena, que se despoja de su halo, entrando por la ventana me hace abrir los ojos para volver a la realidad. Es primavera, y del sueño, he de despertar...

Ana

miércoles, 8 de abril de 2009

FELICES VACACIONES...



Nos vemos el lunes...Hay que descansar un poquito o intentarlo.

Muchos besos a tod@s

martes, 7 de abril de 2009

RECUERDOS


Hoy me siento en la silla en la que te sentaste aquel día lejano.
Estoy viendo pasar ante mis ojos cada uno de esos momentos efímeros que pasaste a mi lado…Recuerdos.
Imágenes que, a pesar del paso inexorable de ese tiempo, no solo no se borran, sino que aparecen magnificadas ante mis ojos.
Cada palabra pronunciada acaricia mis sentidos y potencia tu recuerdo.
Hoy, como cada día, desperté al amanecer, y los colores del cielo me trajeron el recuerdo de tus ojos.
Recuerdos…El paso del tiempo no borra tu recuerdo.

Ana

jueves, 2 de abril de 2009

PRIMAVERA



Hace unos días comenzó la Primavera. Es la estación en la que todo comienza a despertar.
Vuelven a brotar las flores que se habían dormido en un invierno sombrío.
Y de nuevo el cielo vuelve a ser azul la mayoría de los días, a veces decorado con nubes blancas de algodón suave.
Brilla el sol en el horizonte y con su calor, favorece ese estallido floral que la Primavera trae consigo.
En el mar comienzan a vivirse periodos de calma después de los muchos temporales que asolaron las costas.
Pero no todos los días primaverales se llenan de azul y de sol...Quedan días de lluvia y cielos grises, porque si algo tiene la Primavera son sus días cambiantes. La verdad, esta es un estación divertida...Sería muy aburrido que todos los días fueran iguales...

Ana

miércoles, 1 de abril de 2009

AZAHAR



Hoy, como casi todos los días de un tiempo a esta parte, desperté bastante antes del amanecer.
Es en ese justo momento en el que la ciudad que veo desde mis ventanas todavía aparece dormida.
Las luces del Castillo de Gibralfaro se apagaron hace un buen rato.
Hoy, el mar está en calma, y de momento, hasta que salga el sol, tiene el color del acero. No hay más que una línea imperceptible entre él y el cielo.
Son las tres de la mañana y aún queda un buen rato para que ese sol primaveral comience a dar su toque de calidez.
Primavera en el Sur con sus días cambiantes.
Los naranjos se van llenando de flores de azahar. Ellas inundan con su aroma la ciudad en la que vivo.
Y es ese perfume el que me devuelve el recuerdo de primaveras pasadas.
Aroma de azahar, sol que brilla en mis cielos, azul en el mar de mis sueños....Y son esos colores y ese olor, el paisaje que la primavera pinta cada día con sus pinceles.

Ana

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails