viernes, 31 de julio de 2009

IRÉ DONDE ME LLEVE EL VIENTO...




Bueno...Hoy se termina el mes de julio. Mañana, en el único post del mes de agosto, colgaré el cartel de cerrado por vacaciones.
No sé si solo será un hasta luego o si será un adiós. El tiempo lo dirá. Lo único que sé es que necesito este descanso.
Que voy a intentar cargar las pilas y si es así, volveré en septiembre con fuerzas renovadas.
En este hasta luego, no quiero dejar pasar la oportunidad de agradeceros a todos y cada uno de los que me visitáis, vuestros comentarios y cariño. Quiero que sepáis que si no tengo claro todavía el hecho de si me voy o me quedo es debido a vosotros...
Iré donde me lleve el viento. Ese viento de Levante que hoy me sobrevuela, moviendo mi pelo y enredando mí pena.
Iré al lugar donde nacen los sueños para intentar encontrar respuestas...
Lo más probable es que el cansancio de estos meses esté haciendo mella en mí, que no me deje pensar con claridad. La playa, el sol y la arena me ayudaran a tomar una decisión...
Así que hasta luego amigos...Nos vemos por la blogosfera.
Muchos besos para todos y disfrutad del mes de agosto.

Ana

Safe Creative #0908274281777

La música, When love takes over, de Kelly Rowland Y David Guetta, en mi blog de música.

jueves, 30 de julio de 2009

SABOR AMARGO





No sé por qué nos empeñamos en traer de vuelta a nuestra memoria recuerdos que son amargos.
Esos que nunca debieron salir del lugar al que los condenó el olvido, vuelven a nuestras vidas.
A veces esto nos ocurre al abrir un cajón en el que alguien se dejó olvidada una foto de tiempos felices.
Otras veces nos pasa cuando volvemos al escenario de momentos bonitos que en otros tiempos nos llenaron.
Tal vez el aroma de una rosa te traiga el recuerdo de aquel primer ramo que te regalaron un día sin venir a cuento...
Recuerdos que sin querer vuelven, momentos que parecían perdidos aparecen por sorpresa.
Detalles que en aquel momento dejaron una huella en nosotros hoy se convierten en crueles testigos que dañan nuestra memoria.
Y hay días en los que nada nos importa, y al pasar por ese lugar donde nos sucedió algo agradable, que con el devenir del tiempo se convirtió en puñal, simplemente cerramos los ojos y no queramos mirar. Nos evadimos de ese dolor, y al cerrar los ojos escapamos de esa realidad.
Pero otros días, cuando estamos más sensibles, llenamos una taza con agua hirviendo para ver si así se diluyen la pena y el llanto. Y es entonces, cuando todos esos recuerdos comienzan a disolverse dentro de nuestra taza, desplegando sus tristes efluvios.
Y si nos atrevemos a saborear esa infusión sólo quedará, en nuestros labios, en nuestra boca, el sabor amargo de esos recuerdos que creíamos olvidados.

Ana

Safe Creative #0908274281760

La música, Mentira, de Maikel De La Riva y pereza , en mi blog de música.

miércoles, 29 de julio de 2009

NUNCA MÁS…




No quiero que vuelvas a hablar más de mí...
Yo ya no soy nada tuyo. De hecho creo que nunca lo fui…
Convivimos muchos años. ¿O mejor digo conviví?
Porque nunca te entregaste, no fuiste sincero, aunque yo creía en ti, de hecho, vivía por ti…
Nunca valoraste lo que te daba. Por eso un día huiste de mi calor. Te fuiste marchando desde el día que llegaste a mí.
Y no supe ver tu inmadurez. Pensé que con el tiempo te irías asentando. Y no me di cuenta que nunca cambiarías, que todo se haría peor de lo que era.
Porque el tiempo, lo único que hace es desgastar los sentimientos que no son fuertes. Y los tuyos no lo eran.
Pero hoy, no me arrepiento de nada…Todo me hace más fuerte. Gracias a mis errores, también tengo lo mejor que hay en mi vida.
Y de esos errores se aprende...Cuando te caes, te levantas, más fuerte, más firme.
He aprendido a vivir la vida tal y como viene, sin plantearme más momento que el presente.
Y hoy sé lo que quiero, me he vuelto exigente.
Quiero a alguien que sea compañero, que crezca conmigo, que camine a mi lado, que me haga reír...
Alguien a quién yo no quiera cambiar, ni quiera que yo lo haga, que nos aceptemos tal y como somos.
Alguien que cuando me rodee con sus brazos, aprecie a la mujer que hay en mí. Cálida, comprensiva, soñadora, mimosa...Alguien que cuando me mire a los ojos sepa ver más allá de la mirada. Alguien con quién poder hablar, aunque a veces, ni siquiera hagan falta las palabras.
Todo eso, y quizás algo más, soy yo...Aunque tú nunca supiste verlo...Pero eso, hoy, ya no me importa...


A veces, aunque yo no lo quiera, el pasado es de ida y vuelta...

Ana

Safe Creative #0908274281753

La música, Qué más da, de Efecto Mariposa, en mi blog de música.

martes, 28 de julio de 2009

LA CORAZA



¿Por qué los seres humanos somos tan incrédulos?
¿Por qué cuestionamos todo lo que oyen nuestros oídos?
¿Por qué no somos capaces de creer cosas que nuestros ojos ven?
En el fondo creo que todo se debe a que, por las circunstancias que sean, nos volvemos desconfiados.
Unas veces, la desconfianza viene de la mano del dolor. Basta con haber sufrido por amor para desconfiar de que ese sentimiento pueda volver a estar en nosotros. De hecho hasta nos negamos la existencia del mismo.
Otras veces desconfiamos de los amigos. No pueden ser tan buenos...Seguro que esconden algo.
Nos preocupamos tanto y le damos tantas vueltas a la cabeza, que no somos capaces de darnos cuenta que las mejores cosas pasan cuando menos te lo esperas.
La cuestión es que esta desconfianza nos hace frágiles, vulnerables. Nada ni nadie es suficientemente bueno. Y nos colocamos una coraza para que nada nos duela, para que nada nos haga daño.
Es entonces cuando nos olvidamos de sentir, y esa coraza se va oxidando, va pegándose tanto a nuestro cuerpo que no somos capaces de despegarnos de ella, con el consiguiente riesgo. A fuerza de no sentir, se va muriendo uno poco a poco. Podremos vivir, pero esa vida se verá vacía, porque no hay nada que nos haga sentir.
Yo he llevado pegada esa coraza a mi cuerpo por mucho tiempo, y hace poco, después de que las lágrimas la despegaran de mí, me decidí a vivir.
A vivir sin cuestionarme el porqué ocurre esto o aquello, y a aceptar lo que la vida me traiga sin buscarle una explicación lógica a todo, porque la vida no es lógica, la vida, o al menos, así la entiendo yo, hay que vivirla más con el corazón que con la cabeza.
A vivir con todas las letras, y a ser posible, en mayúsculas, aunque me duela, aunque me haga daño, pero es que eso es la vida...
Porque no solo habrá dolor, también habrá risas, viajes, caricias y muchas cosas más...Hoy sé que me queda mucho por vivir, y que lo único que hay que querer es estar dispuesto a ello.
Porque prefiero sentir dolor y saber que estoy viviendo mi vida, la que yo quiero vivir, a pasar por esta vida de puntillas, anestesiada e infeliz.


Ana

Safe Creative #0908274281746

Si algunos de los que me leéis os habéis visto, aunque solo sea por un momento, reflejados en estas letras os recomiendo que leáis un pequeño libro que os puede ayudar. Se llama "El caballero de la armadura oxidada". Yo lo he leido en estos días y me ha hecho pensar.


La música, No me crees, de Efecto Mariposa y Javier Ojeda , en mi blog de música.

domingo, 26 de julio de 2009

HOY ES MI SANTO...

Y como no podía ser menos, os invito a todos los que paseáis habitualmente por aquí a mi fiesta...Como no podía ser de otra manera, será en mi playa...
Empezaremos por la mañana...Bañándonos en este mar...



Y acabaremos por la noche...



Y entonces empezará la fiesta...Habrá tarta para todos...



Y cava para celebrar...



Por supuesto no puede faltar la musiquita...

R.I.O. - Shine On (Official Music Video)


Open up your eyes and watch the sunrise
One part of me I've been made clear
Love that goes spread all the world, you know
Me love ya comes out of devotion...


Let me be the love that comes from the sun
Let me be your rainbow rising on
Every single race out of space
Will Shine on, shine on!

Let me be the love that comes from the sun
I wanna be your love light from above
Shine on, shine on, shine on!



Estáis todos invitados. Espero que lo paséis muy bien...Yo seguro que lo haré...:D
Muchos besitos.

Ana

viernes, 24 de julio de 2009

COGE AIRE...



Coge aire, respira...Nada te volverá a dañar.

Cierra los ojos y no pienses. Arriésgate, esta vez solo puedes ganar.

Las reglas están para romperlas. Eso es lo que hace que la vida sea más atractiva.

La vida está para vivirla. No se puede guardar en un cajón para esperar un momento mejor.

El miedo ya no está. Se ha marchado para nunca regresar.

Hay que saber remontar el vuelo sin mirar atrás. El pasado nunca vuelve, salvo que decidas que debe hacerlo.

Vive este momento que no regresará. Hoy es el primer día del resto de tu vida ¿Lo vas a desperdiciar?

Sonríe siempre a pesar de todo. Como decía la frase, nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa.

Sueña con los ojos abiertos. ¿Quién te dice que eso que deseas firmemente no se cumplirá?

Desea con todas tus fuerzas ser feliz, y lo serás...

Ana

Safe Creative #0908274281739

La música, Amor marinero, de Macaco, en mi blog de música.

jueves, 23 de julio de 2009

HABLA CONMIGO...




Habla conmigo...Aquí estoy.
Porque sé por lo que estás pasando. Por desgracia ese camino por el que ahora transitas no es desconocido para mi, muchos días me tocó recorrerlo en soledad, y no quiero que te pase a ti.
Háblame, confía en mí. Sé que puede resultarte difícil. No siempre se tienen fuerzas para abrir el corazón, pero créeme será bueno para ti.
Pasará el tiempo, y ese dolor que ahora crees que te va a matar se diluirá como lo hace la sal en el mar.
Dejarás de sufrir, pero entonces vendrá el miedo a volver a sentir, y te entrarán las ganas de huir, de echar a correr.
Pero estoy aquí, para que cuentes conmigo, para que veas que después de los daños se vuelve a sonreír. Nada ni nadie puede borrar la belleza de tu sonrisa...Nadie merece tanto.

Ana


Safe Creative #0908274281722

Este post está dedicado a una amiga que pasa por un mal momento...Para ella, con todo mi cariño.


La música, habla conmigo, de Eros Ramazzoti, en mi blog de música.

miércoles, 22 de julio de 2009

LA FAUNA DE LAS MAÑANAS


Málaga-Vista aérea del Paseo Marítimo "Pablo Ruiz Picasso"



De un tiempo a esta parte he añadido a mi rutina de vida el empezar la mañana corriendo por el Paseo Marítimo. Si, sé que algunos pensareis que correr es de cobardes, pero yo no me siento como tal.
A pesar de que hace calor, es tan agradable sentir la brisa que viene del mar, de ese mar que es un lujo que se encuentra a mi alcance todos los días del año.
Suelo levantarme muy temprano y allá que voy. Cada día al despertarme me digo a mí misma que hay que estar un poco loca para hacer esto, así que, me visto rápido y así evito pensar...Pantalón corto, camiseta de tirantes finitos para que el sol no deje muchas marcas en mi piel, mis deportivas y a volar. Una gorra, mis gafas de sol y una radio pequeñita para escuchar los 40 Principales, aunque eso será hasta que me compre mi Ipod, que va a ser lo que me voy a regalar por mi santo (es lo que tiene el que nadie te regale, que me hago los regalos yo solita...Y ya queda menos...Ja, ja, ja...), completan mi atuendo deportivo.
Al llegar al Paseo, comienzo a ver las mismas caras de cada día. El señor mayor de pelo blanco y edad indefinida, que corre como si tuviera treinta años, dos señoras mayores que nunca llevan ropa deportiva y que sobre todo van de cháchara, la chica joven que va con una sudadera de invierno, camiseta de manga larga y mallas largas (me da calor nada más de verla...), otra señora mayor con un mechón azul en el flequillo, a lo Lucía Bosé, ciclistas por la acera con los que hay que tener cuidado si vas escuchando música como yo...Y así un largo etcétera de rostros que con el paso de los días se van haciendo conocidos, y a los que, probablemente, con el tiempo acabaré saludando a fuerza de verlos cada día.
Sin embargo hoy al llegar al final del Paseo había una figura desconocida.
En la zona final del mismo hay un pequeño circuito con aparatos de gimnasia (remo, banco de abdominales, cuerdas, aparatos para hacer dorsales y pectorales...) que muchos malagueños utilizamos. Para mí, por lo menos, es una auténtica gozada utilizar aparatos que, en condiciones normales, solo encuentras en un gimnasio, al aire libre y mirando el mar, dándote la brisa en la cara, oliendo el aroma del salitre, incluso mojándote con gotas de agua de mar que te salpican en los días de oleaje...No sé describir con palabras las sensaciones que soy capaz de percibir...
Pero es que hoy, además de esos estímulos cotidianos, había un desconocido que llamaba la atención. Moreno, musculatura muy bien definida debajo de una camiseta de deporte bien pegada a través de la que se intuía una tableta de chocolate muy marcada, piernas fuertes, brazos perfectamente torneados...Vaya, un adonis. En los días que llevo frecuentando el Paseo no me lo había encontrado nunca. Es el estereotipo de esos bomberos de calendario que no son reales, porque seguro que si un día se incendiara mi casa, Dios no lo quiera, aparecería el bombero más feo y menos musculoso del cuerpo de Bomberos de Málaga...Pero en fin, este es otro tema...
No es frecuente encontrar tanta perfección junta, porque como comentaba anteriormente, la fauna que se mueve por la Malagueta a esas horas ronda una edad un poco, o un mucho, mayor.
Llego a los aparatos y mi rutina comienza con el remo. Al momento veo que se me acerca el moreno impresionante. Me mira, con unos ojos verdes que traspasan, lo miro, a través de mis gafas de sol...Al verlo de cerca todavía me impresiona más. Debe tener alrededor de los treinta...Y muy educadamente me dice:
-¿Vienes mucho por aquí?
Yo no daba crédito a lo que estaba oyendo...Y con la respiración entrecortada por el esfuerzo le contesto:
-Cada día...
-No te había visto por aquí...Yo también vengo cada día.
Me quedo callada y sigo remando. Termino mi rutina y me voy a otro aparato. Al contrario de lo que yo pensaba, el moreno no estaba esperando a que terminara de remar para empezar a hacerlo él, y veo que me sigue al siguiente aparato.
-¿Cómo te llamas?
-Ana.
-Yo me llamo Luis.
-Encantada.
La verdad es que comienzo a mosquearme porque yo voy a hacer deporte...Y él en ese momento estaba en todo menos el deporte.
Sigo con mi rutina y al terminar con el último aparato, comienzo a correr. Al momento veo que tengo compañía. Es Luis que me sigue.
Yo intento ir a mi bola y cuando llego al final de mi recorrido, me paro. Él se para también y me dice:
-Bueno, yo sigo un poquito más...Me ha encantado haberte conocido, y espero que nos veamos algún día más por aquí.
-Vale...Hasta otro día.
No creo que vuelva a encontrármelo...Es más, no quiero hacerlo, porque yo cuando salgo al Paseo, lo único que quiero es hacer deporte...

Ana

Safe Creative #0908274281715

La música, Moving, de Macaco, en mi blog de música.

martes, 21 de julio de 2009

VIVIR



Lo más bonito que tiene la vida es vivirla, sentirla.
Hoy me gustaría ser como esos niños que se dan abrazos y se tocan, sin tener que pensar en el que dirán. No les importa que los mire la gente, porque todo lo que hacen lo hacen espontáneamente y sin maldad de ningún tipo.
A veces, muchas más de lo que lo hacemos, los adultos deberíamos volver a ser niños. Tocar, besar, decir te quiero, mirar a los ojos, abrazar, acariciar...Cuando nos venga en gana. Y disfrutar de esos besos, de esas caricias, de esas miradas, sin importarnos lo que diga la gente. Como siempre digo, vivir el momento...
Yo soy una persona que necesita contacto físico, que me gusta tocar, sentir...Vivir en definitiva. Y por eso no entiendo a los que se reprimen, quizás será porque durante mucho tiempo me tocó hacerlo. Y ahora no quiero, no puedo, es superior a mis fuerzas...Se me van las manos solas, lo siento.
No hay nada que diga más de ti que el roce de unas manos...Una veces tímidas, otras atrevidas, se perciben tantas sensaciones a través de la piel que casi es un delito no experimentar, no sentir.
Quizás seríamos más felices si nos dejáramos llevar por el viento, sin preocuparnos del mañana. Lo que importa, y siempre lo digo es el hoy, el momento actual, ese que está ahora mismo con nosotros y que no se repetirá. No podemos esperar a mañana para sentir. Hay que sentir en cada instante, porque esos momentos efímeros en los que un beso nos toma por sorpresa, o cuando te sorprendes reflejado en una mirada llena de deseo, no volverán. Vendrán otros momentos, mejores, peores o iguales, no lo dudo, pero los que desperdiciemos nunca regresarán. Y puede que en algún momento, cuando ya no los tengamos, recordemos con desdicha esos besos que desaprovechamos, esas caricias que rechazamos, o esos "te quiero" a los que no prestamos atención o no quisimos escuchar...Puede que entonces sea tarde. Yo no estoy dispuesta a que eso ocurra...Pero ¿Lo estás tú?

Ana

Safe Creative #0908274281708


La música, Viveme, de Laura Pausini, en mi blog de música.

lunes, 20 de julio de 2009

LA VERDAD




Hoy voy a mostraros una parte de mí...
La verdad es que hoy me toca desnudar el alma. Probablemente en estos meses que llevo escribiendo en mi blog muchos os habréis preguntado cuanto de mí hay en lo que escribo. Evidentemente no todos los relatos que leéis son parte de mi vida, aunque es cierto que las experiencias personales se mezclan con toques de ficción. Sin embargo tengo que reconocer que en otros post sí que son experiencias personales, y aunque creo que esto no tiene la mayor importancia, siempre, siempre, se escapa algo de lo que me ha tocado vivir de tres años a esta parte.
Lo único cierto, es que en todo lo que escribo siempre va algo de mí.
Cuando escribo ya sea un relato o un sentimiento lo único que hago es dejar que cosas que duelen salgan y dejen de doler. Igualmente, cuando son experiencias agradables me gusta poder contarlas, aunque es cierto que en este tiempo la mayoría de mis post han sido melancólicos.
Para mí esto de escribir ha sido, y es, una especie de terapia. La manera de arrojar fuera todo lo que estorba, y también una manera de hacerme más fuerte, o de darme cuenta de lo que soy capaz.
También es cierto que de un tiempo a esta parte noto que estoy espesa, que me cuesta más escribir, e incluso que escribo mucho peor que cuando estaba infeliz, porque si algo hay cierto es que cuando uno está triste salen las mejores letras. Quizás es por la necesidad de arrojar fuera el dolor.
Lo que si tengo que resaltar es que me siento muy halagada de que los que me visitáis cada día os toméis la molestia de leerme y de comentarme. De hecho, el día que comencé a escribir en el blog nunca pensé que nadie fuera a hacerlo. Lo inicié como una especie de diario personal, sin la más mínima intención de que transcendiera, y me quedé muy sorprendida cuando Hadaluna me dejó mi primer comentario...
Hoy esto forma parte de mi vida. Me ha hecho conocer a un montón de buenos amigos a los que visito habitualmente en sus blogs, cada uno con sus características personales: unos me hacen reír, otros me hacen pensar...En el fondo es una manera de enriquecerse.
De todas formas pienso que al igual que un día llegué hasta aquí sin hacer ruido, cualquier día de estos me marcharé de igual forma, porque sé que no soy imprescindible para nadie...Y lo cierto es que quizás ese día esté más cerca de lo que muchos pensáis...No lo sé.**
Quizás al empezar a leer habréis pensado...Anda, que por fin le vamos a ver la cara a Ana...Ja, ja, ja...No, para eso todavía no estoy preparada. Me sigue dando mucho pudor que alguien asocie mi cara a lo que escribo. El anonimato hace que me sienta más libre. No es que me esconda, no, no es eso. Málaga es una ciudad pequeña y no me sentiría cómoda. No sé si me explico...Llegados a este punto algunos pensaréis, claro, esta será un callo malayo y no querrá que la veamos...Ja, ja, ja... Tampoco es eso, soy una mujer normal...Pero de momento creo que os vais a tener que conformar con seguir imaginándome, porque aún no estoy preparada para enseñar mi cara. De momento, tendréis que conformaros con seguir viendo mi alma a través de lo que escribo...



**De momento me tomaré unas merecidas vacaciones blogueras en el mes de agosto...Después, Dios dirá...

Safe Creative #0908274281692

Ana

La música, True, de Spandau Ballet,en mi blog de música.

viernes, 17 de julio de 2009

¿DARÍAS LO QUE FUERA...?




¿Darías lo que fuera por volver atrás en el tiempo?
¿Darías cualquier cosa por intentar revivir historias pasadas para que, sabiendo lo que sabes ahora, el resultado fuera distinto?
¿Darías todo lo que tienes por volver a aquel día que para ti fue el mejor de tu vida?
Pues yo...No.
Yo hoy me encuentro dispuesta a vivir lo que me toque vivir, lo bueno y lo malo, y a encarar los problemas que me traiga la vida, que no dudo que serán muchos y variados, con la mejor de mis sonrisas.
He aceptado que hubo un pasado, del que no me arrepiento. Un pasado que me ha hecho ser como soy, y que me hace mirar el momento presente como algo agradable.
Un pasado que no siempre fue feliz, pero del que guardo cosas maravillosas, porque, todo lo que hubo de malo, el tiempo se ha encargado de borrarlo. A fin de cuentas, un pasado que ya no duele y que no se repetirá, porque si algo tiene la vida es que cada momento que te toca vivir es distinto.
Un pasado que en el fondo, solo es eso...Pasado, y como tal lo veo. No se repetirá, porque todo lo que llegue a mi vida en cada uno de estos nuevos momentos será distinto. Nuevas personas, nuevas situaciones, nuevas emociones, que serán diferentes a las anteriores. Lo que ocurrió en el pasado no se repetirá, porque yo ahora también soy distinta...Y es por eso que no tengo miedo, y si por lo que sea la vida me vuelve a dar dolor aquí estaré para volver a empezar de nuevo cuantas veces haga falta. Si algo he aprendido de mi experiencia es que no se puede vivir con temor, que te corroe y te mata, que no te deja disfrutar de la vida, y que esta es muy corta como para desperdiciarla con sentimientos inútiles.
Es por eso que hoy estoy aquí mirando al presente, porque el futuro se me antoja lejano. Y sé que el día más feliz de mi vida es cada uno de los que me queden por vivir.
Disfruto de la brisa que me trae el Levante, sentada en esta playa que siempre me acompaña.
Y me emociono viendo como cae la tarde, con sus reflejos rojizos quemando mi mar.
Porque con los años he aprendido a disfrutar de las cosas pequeñas, a valorar lo que la vida te da. Disfrutar de una buena copa de vino en buena compañía, paladear el primer café de la mañana bien temprano, la sonrisa de los míos, el olor de los jazmines y la dama de noche de mi patio en verano...Esas son algunas de las cosas que me hacen vibrar.
Puede que a tus ojos todo esto te parezca poca cosa, que nada merece la pena, pero es que yo no soy nada materialista...
Hoy no podría darte nada, porque nada tengo...Bueno, si, pensándolo bien algo me queda...Y eso es lo que entrego, mi sonrisa y mis ganas de vivir.

Ana

Safe Creative #0908274281685

La música, Volverte a ver, de Juanes, en mi blog de música.

jueves, 16 de julio de 2009

LA CALLE DE NOCHE




Málaga...Una noche cualquiera de este caluroso verano.
A pesar de que aún no es fin de semana, las calles se llenan de gente. Es lo que tiene el este calor que nos está matando.
Hoy de nuevo nos acompaña el terral. Ese viento que viene del norte, que quema de día y abrasa de noche, ese que no te deja dormir, le ha cogido el gusto a quedarse en esta playa.
Farolas que se resisten a apagarse, ni la luna que ya no está llena se quiere ir. Prefiere divertirse reflejándose en la playa de la Malagueta y bañar su silueta plateada para huir de ese calor que nos derrite.
Terrazas de verano llenas de gente apurando las horas de la madrugada, cubitos de hielo que casi se deshacen antes de que las copas lleguen a las mesas. Y abanicos...Muchos abanicos moviendo ese aire caliente que es el terrá...Que es el nombre que le damos aquí a ese viento del norte.
Paisaje de un verano que se repite cada año. Siempre se escuchan las mismas frases:
-Me voy a derretir...
-No puedo dormir, la cama me quema...
-Este verano hace mucho más calor que el año pasado...
Es curioso, pero me doy cuenta que no guardo en mi memoria si este verano hace más o menos calor que el pasado.
Será que la memoria, mi memoria, es efímera para aquello que poco importa, para aquello que se repite quieras o no quieras...Calor y frío, sol y lluvia, fenómenos atmosféricos a fin de cuentas en los que no se puede influir.
Quizás esta mañana me vaya a la playa, allí el agua estará fría, otro de los efectos de ese terrá malagueño, que me quema y me derrite, y que no me deja casi vivir.

Ana

Safe Creative #0908274281678

La música, El filo de la noche, de Ana Belen, en mi blog de música.

miércoles, 15 de julio de 2009

SARA



La primera parte, CORAZÓN CONGELADO.

A pesar de que Raúl siempre había estado ahí, Sara nunca reparó en su presencia. Y no es porque no le resultara atractivo como hombre, que lo era, sino porque siempre había antepuesto la amistad que había construido con él a cualquier tipo de sentimiento afectivo.
De hecho, jamás pensó que él pudiera albergar otro tipo de sentimiento hacia ella que no fuera el de ser su amigo incondicional.
Así fueron pasando los años. Sara sabía que siempre podría contar con él, nunca recibía un no por respuesta. Era el hombro en el que llorar cuando todo iba mal y la risa en los momentos de juerga.
Y ahora que la vida le había dado este golpe que para nada había esperado, como siempre él estaba allí.
Y ahí estaba al lado de ella en el momento que más lo necesitaba.
-Sara...Tengo que decirte algo.
-Dime...
-En este tiempo que hemos pasado separados me he dado cuenta de algo. Algo que llevo mucho tiempo negándome, y que no quiero negar más. Sara...Creo que te quiero, que te he querido desde siempre y que, aunque he intentado cerrar los ojos, negar lo evidente, esto que siento está aquí y no quiero dejar de sentirlo. No quiero volver a reprimirme, ya lo he hecho durante mucho tiempo. Quiero besarte, tocar tu pelo y si me lo permites, estar siempre a tu lado.
Sara se quedó mirándolo sin poder decir palabra. Aquella confesión a destiempo la dejó helada...
-Raúl...Quiero que me entiendas. Todavía no he superado el dolor que me ha producido el abandono de Sergio. No estoy en condiciones de empezar nada contigo, lo que surgiera estaría viciado desde el principio. Tengo que expulsar todos los fantasmas de mi vida pasada y tengo que hacerlo yo sola.
-Sé lo que me quieres decir, pero déjame que esté a tu lado, que te ayude...Sabes que estoy aquí.
-Lo sé, pero entiéndeme...Tengo miedo al dolor, no quiero volver a sufrir. Me toca asimilar lo que me ha pasado y eso solo lo puedo hacer yo, no puedes ayudarme por mucho que quieras.
-¿Me estás dando un no por respuesta?
-Ojalá fuera tan fácil...No, no es un no, tampoco es un si...Necesito tiempo, curar mis heridas y ver si soy capaz de volver a enfrentarme al amor sin miedo. Compréndeme, ahora es mi compañero de noche y de día. Hasta que no sea capaz de pensar que el amor no duele, de dejar de sentir miedo, de olvidar el dolor no podré plantearme nada. No quiero que me hagan daño, y tampoco quiero hacértelo yo a ti...No te lo mereces.
-No temas, no me harás daño...Solo te digo una cosa. Las experiencias pasadas son eso, pasado. Todo lo que hayas vivido hasta ahora no tiene porqué volver a repetirse...Yo no soy Sergio, y lo sabes. Estoy aquí para que vuelvas a reír, para que seas otra vez la chica alegre que conocí en el instituto.
-Ay...Eso es tan difícil...No creo que pueda volver a los quince...
-No te pido que vuelvas a los quince. Te quiero con el bagaje que llevas a tus espaldas, con todas tus vivencias, con tu risa y con tu dolor, y lo único que quiero es que sepas que aquí están mis manos, que si las quieres son tuyas.
-Raúl...Te agradezco todo lo que estás intentando hacer por mí, pero lo único que te pido es tiempo. Un tiempo en soledad, para darme cuenta de que puedo volver a ser yo, para que si me decido a empezar algo contigo lo hagamos bien, sin malos recuerdos que nos enturbien.
-Aunque me duela, tengo que aceptarlo, darte ese tiempo, porque sé que es necesario. Pero lo único que te pido es que me dejes estar a tu lado como amigo para darte ese cariño que hace mucho tiempo que no tienes. No me pidas que me reprima, no podría hacerlo.
-Pero es que yo no voy a poder darte nada a cambio, no voy a poder responder a ese cariño...No puedo, al menos, ahora no puedo...
-Te entiendo. Ahora es tu corazón el que está cerrado, el mío lo estuvo hace tiempo. Y eso no me importa...Todo lo que me importa eres tú, y acepto el riesgo de que una vez pasado el tiempo que me pides no puedas darme nada a cambio.
Sara guardó silencio. Ahora comenzaba para ella un camino de soledad voluntariamente elegida en el que liberarse de todos esos fantasmas que pululaban por su interior. Nadie le podría ayudar. Solo ella sería capaz de salir del abismo en el que se encontraba. Solo el paso del tiempo podría atenuar el dolor, y entonces, cuando éste se hubiera esfumado, podría comenzar a pensar en volver a reír como el día que conoció a Raúl en el instituto, quince años atrás...

Ana


Safe Creative #0908274281647

La música, Frozen, de Madonna, en mi blog de música.

martes, 14 de julio de 2009

CORAZÓN CONGELADO



De nuevo volvió el sueño...Raúl no podía dejar de pensar en Sara. Después de tantos años conociéndola y siendo amigos había intentado no volver a pensar en ella como mujer. Un imposible...Esto quizás era debido a que ella nunca le había demostrado nada más que una amistad incondicional que había resistido los embates del tiempo y los comentarios de otros amigos que siempre andaban malmetiendo en su relación...
Lo cierto es que Raúl había asumido que Sara era lo que siempre había buscado en una mujer. Tierna, cariñosa e incluso a veces un poco niña...La mujer ideal. Pero siempre se lo había negado, no quería estropear esa amistad incondicional que había resistido desde los años del instituto hasta el paso por la facultad.
Durante esos años, ambos habían tenido diferentes parejas con las que nunca llegaban a nada. Unas veces era Sara la que corría a llorar en los brazos de Raúl. Otras, era éste el que se lamentaba de que la chica de turno lo había dejado de hoy para mañana.
Ninguno parecía darse cuenta de lo que era evidente para su círculo de amigos, y es que a pesar de sus diferencias estaban hechos el uno para el otro.
Un día de diciembre Raúl recibió una noticia que lo dejó helado.
-Raúl...Quiero que seas el primero en saberlo... ¡Me caso!
Él se quedó boquiabierto, sin saber que contestar, solo acertó a decir:
-¿Cuando?
-En abril. Pero ¿Qué te pasa? ¿No te alegras por mí?
-Claro ¿Como no me voy a alegrar?
Los días fueron pasando y Raúl trataba de olvidar lo que sentía. Se negaba a si mismo esos sentimientos. Quiso congelar su corazón, para no sufrir, para que dejara de sentir.
Llegó abril y Sara se casó. Para Raúl aquel fue uno de los peores días de su vida. A pesar de todo mantuvo la compostura sin dejar de sonreír, ya que no quería que Sara notara nada. Lamentaba no haber sido capaz de luchar por aquello que quería, pero en ese momento ya todo daba igual.
Y un día recibió una oferta de trabajo que lo alejaría de Sara por algún tiempo. Preparó sus maletas y se fue a Italia a dar cursos de español en la Universidad de Roma. Era un lugar lo suficientemente agradable como para intentar olvidar a la mujer, para que a la vuelta solo la pudiera ver como una amiga. A pesar de estar lejos, siguieron manteniendo contacto a través del correo electrónico, aunque Raúl intentaba espaciarlo para evitar sufrir. Ese era ahora el denominador común de su vida. Aprender a no sufrir, y aprovechar la distancia impuesta por ese trabajo que, a lo mejor, en otras condiciones no hubiera aceptado. Probablemente en esos dos años lo conseguiría.
Terminado el primer curso académico decidió no volver en vacaciones. Con la excusa de conocer mejor otras ciudades de Italia se quedó en el país transalpino: la Toscana, Florencia, Venecia, Pisa, Milán y Nápoles fueron los lugares que visitó. Para alguien tan interesado en el arte fue un verano especial. Algo que no volvería a repetirse, porque al siguiente verano, habría finalizado su contrato y ya no tendría excusa para no volver a su ciudad.
Así fueron pasando los días, y un 29 de mayo Raúl se vio haciendo las maletas para regresar. Durante los últimos meses el contacto por mail se había espaciado y Raúl dejó de tener noticias de Sara.
Al llegar a casa le invadió una sensación de tristeza, como si supiera que algo andaba mal.
Salió a la calle sin rumbo fijo, y en su deambular se encontró con Alberto. El había estudiado con los dos en el instituto y era otro de los amigos de la pandilla de siempre.
-¡Pero bueno...! Por fin has vuelto...Creía que te ibas a volver italiano.
Raúl sonrió...
-No, aquello está muy bien pero ya me estaba hartando de tanta pasta.
-Oye... ¿Qué es lo último que sabes de Sara?
-Hace como cuatro meses que dejó de contestar a mis correos...
-Entonces no sabes...
-¿Que es lo que tengo que saber?
-Su marido la abandonó...Se fue hace cinco meses con otra chica. Sara está destrozada.
Raúl no fue capaz de decir nada, solo se despidió de Alberto apresuradamente y enfiló la calle para ir hacia el domicilio de Sara.
Al llegar, dudó si tocar al timbre, y después de pensarlo mucho se decidió.
Sara abrió la puerta. Estaba muy delgada y ojerosa. En su cara se veían los malos momentos por los que estaba pasando.
-Raúl...Has vuelto...
-¿Por qué no me llamaste? Lo habría dejado todo para venir.
-No quería molestarte...
-No me digas eso, por favor ¿Cuantos años hace que nos conocemos?
-He perdido la cuenta. Bueno, si estás aquí es porque sabes...
Raúl la interrumpió:
-No quiero que me cuentes nada, no quiero que revivas ese dolor, ya sabes aquí está mi hombro para que te apoyes en él, y mis manos para que las cojas.
En ese momento Raúl se dio cuenta que todo lo que había hecho para alejarse de Sara, para borrar ese amor que había sentido desde siempre, todo, absolutamente todo, había sido inútil. Era volver a sentir el contacto de esas manos que casi siempre estaban frías y volver a revivir todo lo que quiso enterrar poniendo distancia entre los dos.
Sara acomodó su cabeza en el pecho de Raúl y él notó como su corazón latía más fuerte y ese órgano que un día quiso congelarse, volvía al lugar de donde nunca debió irse.

Ana


Safe Creative #0908274281630

La música, Para no morir, de Nek,en mi blog de música.

lunes, 13 de julio de 2009

SI NO HAY AMOR...



Carlos caminaba por la playa aquella mañana de julio, como cada día. Era su rutina matinal en los días de verano. Recordando el día que volvió a casa...
Desde ese día siempre comenzaba la mañana con buen paseo, hundiendo los pies en la arena, algo que le hacía tomar conciencia de lo importantes que eran las pequeñas cosas de la vida, pero de eso solo se dio cuenta en aquel momento en que estuvo al borde de la muerte.
Carlos era un alto ejecutivo de una empresa relacionada con el marketing. A pesar de que había nacido en una ciudad costera nunca le dio importancia a la presencia de ese mar en su vida. Al terminar la carrera se fue a vivir a Madrid impulsado por la mejor oferta de trabajo que podrían hacerle en la vida, todo ello fue debido a un impecable expediente lleno de matriculas de honor. Allí se vio inmerso en la vorágine de un trabajo que cada vez le exigía más, consiguiendo logros que otros a su edad no soñaban.
Fueron pasando los años y Carlos siguió escalando puestos, consolidándose un futuro...Gracias a su trabajo cambiaba de coche como el que se cambiaba de corbata. Se compró un apartamento, en pleno centro de Madrid, en el que siempre tenía alguna chica guapa como compañía. Pero estas relaciones nunca le duraron mucho...Se cansaba de ellas y cambiaba de acompañante con la misma facilidad con la que cambiaba de coche.
Después de varios años trabajando, con un futuro más que brillante ascendió a director general...El más joven en la historia de la empresa. Con treinta y cinco años no se podía llegar más alto, pero su ambición no tenía límite. No había nadie en casa con quien compartir esos logros, no había quien le dijera que no llegara tarde a casa, ni nadie que al llegar le esperara con la mesa puesta y unas velitas encendidas...Su vida se había convertido en trabajo, solo vivía para ese trabajo que tantas cosas materiales le había proporcionado. Tenía una posición más que desahogada, pero en el fondo, aunque él no lo sabía, no tenía nada...
Una mañana, al llegar a su despacho comenzó a sentirse mal. Una sensación de ahogo se apoderó de su pecho a la vez que comenzó a sentir un intenso dolor en el brazo izquierdo...Carlos estaba sufriendo un infarto. Se arrastró como pudo hasta su mesa y consiguió tocar el timbre antes de desvanecerse. Su secretaria entró al despacho y al verlo tirado en el suelo llamó a Urgencias...
Al despertar en el hospital, no recordaba apenas nada. Solo tenía el recuerdo borroso de unos inmensos ojos azules que lo miraban con tristeza. En ese momento se dio cuenta de que debía dar gracias a Dios porque el infarto le hubiera dado en el trabajo. Si le hubiera ocurrido estando solo probablemente no hubiera podido contarlo. Durante los días de ingreso hospitalario le dio tiempo a darse cuenta de lo vacía que estaba su vida. Solo se había encaminado a llenarla de cosas superficiales: coches, casas, mujeres que pasaban por su vida sin dejar huella...Y fue en ese justo momento en el que se dio cuenta de que no podía seguir así, que tenía que dar un golpe de timón y volver a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.
Así, al abandonar el hospital, decidió volver a su ciudad. El día que llegó decidió ir a pasear a la playa. Nunca había disfrutado tanto de algo tan simple. Y encaminó sus pasos hacia el viejo faro. Al llegar, vio a una chica sentada en la orilla. Le pareció muy bonita. Con su larga y lisa melena castaña movida por el viento, le dio la sensación de alguien frágil, y no pudo evitar acercarse para verla más de cerca.
En ese justo momento ella volvió la cara y lo miró con unos inmensos ojos azules.
Carlos sintió que conocía esa mirada...
-Perdona...Yo a ti te conozco...
-Si...
-Pero no sé donde te he visto antes...
-Me llamo Laura. Soy enfermera, y sí, claro que me conoces...Yo te atendí el día que ingresaste por Urgencias debido a un infarto masivo de miocardio.
-Lo único que recordaba de ese día eran unos inmensos ojos azules, y nunca pensé que pudiera volver a encontrarlos. Es más, pensé que lo había soñado, que ni siquiera eran reales ¿Qué haces aquí? Bueno...Perdona, no me he presentado...Me llamo Carlos.
-Sí, recuerdo tu nombre...Carlos de los Ríos ¿No? Y en respuesta a tu pregunta, vine de vacaciones, me encanta la playa, y ya sabes, Madrid no tiene playa... ¿Y tú? ¿También estás de vacaciones?
-No, yo soy de aquí. Y después del infarto decidí volver a mis orígenes, volver a emocionarme con las cosas pequeñas, y disfrutar de todo eso que conseguí a costa de casi perder la vida. Volver a mi tierra y encontrar a alguien con quien compartir mi vida, porque me he dado cuenta que no merece la pena vivir si no hay alguien a tu lado.
-Creo que llevas razón, si no hay amor da igual que salga el sol, todo seguirá nublado. Porque si no amas puedes tener muchas cosas, pero te faltará la principal.
-¿Te apetecería pasear conmigo...?
Laura se levantó y asintió con la cabeza...Comenzaron a caminar por la playa. Era como si se conocieran desde hace mucho tiempo.
Carlos descubrió el mar a través de los ojos de Laura. Hasta aquel día no había reparado en lo mucho que había echado de menos ese mar, y aquel sería el primero de muchos paseos en compañía. Sin quererlo, se dio cuenta que por fin había llegado al puerto que inconscientemente había buscado desde siempre.

Ana

Safe Creative #0908274281623

La música, Si no amas, de Nek, en mi blog de música.

viernes, 10 de julio de 2009

NO SALTES...



Clara encaminó sus pasos al Acantilado de las Nubes. Allí había conocido hace tres años a César.
Le gustaba perderse en ese rincón tan abrupto de la costa. Se sentía en contacto con la naturaleza. Normalmente, cuando algo le agobiaba hacía una escapada a esa parte de la costa tan poco explotada. Era uno de esos rincones vírgenes, libres de turismo, y quizás por eso todavía tenía más encanto para ella. Siempre había sido una chica solitaria, forzada por sus propias circunstancias...Desde niña echó de menos tener una hermana con la que compartir riñas y confidencias. Pero esa misma soledad le había hecho forjar un carácter fuerte y decidido, aunque no exento de un toque de melancolía.
En una de esas escapadas conoció a César.
-Deberías tener cuidado. Estos acantilados son muy traicioneros...
-No te preocupes...No es la primera vez que vengo por aquí. Creo que la mayoría de las rocas me conocen...No me haré daño.
-Perdona, no quería molestarte. Me llamo César... ¿Y tú?
-Me llamo Clara, y no, no me molestas, no te preocupes.
Clara se sentó en el borde del acantilado a contemplar la inmensidad de ese océano que tanto le atraía.
-¿Vienes mucho por aquí?
-La verdad es que es uno de mis lugares favoritos...Si, vengo muy a menudo. Este lugar me carga las pilas. ¿Y tú?
-Pues suelo venir mucho...Vivo a dos kilómetros más o menos.
-No te había visto nunca por aquí.
-Sin embargo yo a ti sí que te había visto, en mayo del año pasado...Un día de lluvia de primavera. Estabas tan graciosa, con tu pelo mojado y ese mohín de mosqueo porque se te había fastidiado tu excursión.
Clara lo miraba estupefacta. No sabía cómo podía haberle pasado inadvertida la presencia de ese chico. Pero claro, es que ella cuando iba al acantilado, iba abstraída en sus pensamientos.
Comenzaron una charla intrascendente, y poco a poco, fue cayendo la tarde...
-Huy...Creo que tengo que irme, está anocheciendo y el acantilado es un lugar peligroso.
-¿Me permites que te acompañe hasta tu coche?
-No es necesario...Pero vaya...Si quieres...
César acompañó a Clara al coche.
Fueron muchos días más los que se encontraron en aquel paraje, y poco a poco, y casi sin querer, fue naciendo una relación entre ellos.
Clara aprovechaba cada fin de semana para subir al acantilado. Aquel lugar la llenaba de paz, y le había hecho encontrar el amor, algo con lo que no contaba.
Pero uno de esos días en los que subió al acantilado, no encontró a César. Y repitió la subida durante varias semanas consecutivas. César no contestaba a sus llamadas y a Clara le invadió la angustia. No sabía que podía haber ocurrido, pero estaba segura de que no era nada bueno.
A pesar de todo siguió subiendo allí cada semana, con la esperanza de encontrar a César. Pero no estaba allí.
Una tarde de mayo, encaminó sus pasos al acantilado, y al llegar a la zona más elevada de este, cuando comenzaba a anochecer, comenzó a llorar. Empezó a sentir en su cuerpo la sensación de abandono. No comprendía por qué César había dejado de acudir a sus citas habituales.
Y allí, en lo más escarpado de aquel lugar sintió que nada la amarraba a la vida, que si él, ese chico tan detallista y tierno que había encontrado cuando no buscaba conocer a nadie, no iba a estar con ella para compartir cada momento de su vida, no merecía la pena seguir adelante. Con pasos temerosos, se acercó al borde del precipicio. En unos momentos, nada importaría. Nadie la echaría de menos...
Con la luna llena como único testigo, Clara se asomó al abismo. Ya no le quedaban lágrimas, durante esa tarde las había vertido todas para que fueran a unirse al agua salada del océano. Había llorado una lágrima por cada promesa que no vería cumplirse.
Cuando por fin se decidió a saltar, una voz familiar la hizo girarse...
-No...Por favor no saltes...No lo hagas, o también saltaré yo.
-¿César? ¿Eres tú?
-Clara...
-No sé si merece la pena que me quede aquí...Después de estos meses de abandono...
-Si me dejas que te lo explique...La última tarde que nos vimos aquí sufrí un accidente. Un conductor borracho me atropelló. Y a causa de ese accidente he sufrido un episodio de amnesia. Nadie pudo avisarte porque como sabes, no había hablado con nadie de lo nuestro...Hace unos días empecé a recuperar la memoria y aquí estoy, para pedirte perdón por lo que has tenido que sufrir en este tiempo. Por favor, no saltes, y si decides hacerlo, déjame que te acompañe...
Clara no podía parar de llorar y se abrazó a César.
-No me pidas perdón...No fue culpa tuya.
-Quédate conmigo, por favor, y dedicaré lo que me quede de vida a cambiar tus lágrimas por sonrisas. ¿Me dejas que por lo menos lo intente?
Clara lo miró, y sin mediar palabra, selló sus labios con un cálido beso.

Ana

Safe Creative #0908274281616

La música, Don't jump, de Tokio Hotel, en mi blog de música.

jueves, 9 de julio de 2009

NO ME PREGUNTES...



Un día cualquiera de este caluroso verano...Una pareja joven camina por la calle. El, entre tímido y nervioso, se guarda las manos en los bolsillos del pantalón. Ella cariñosa, lo toma por la cintura...Y comienzan una conversación...
-No me preguntes...No me digas ¿Por qué? No sé darte una respuesta...No me preguntes que es lo que siento, porque no soy capaz de encontrar la palabra justa, la expresión correcta... ¿Sabes tú lo que sientes? ¿Eres capaz de explicármelo? Pues yo...Tampoco...
Él, la mira en silencio, sin articular palabra. De repente comienza a hablar...
-¿Sabes por qué no puedo decirte lo que siento?
-Dime...
-Porque para nada esperaba que ocurriera esto. Porque todas las palabras se quedan cortas, porque sé que estoy volviendo a sentir después de mucho tiempo de sentirme muerto, y no sé cómo manejar tantos sentimientos.
-Déjate llevar, deja que nos lleve el viento. Hoy, lo único que sé es que tengo una vida, que es demasiado corta y que quiero vivirla. Sin plantearme más futuro que el minuto que llegue ahora. Vive la vida, disfruta, ríe, sueña...Y si quieres, hazlo conmigo...
-Eso no es tan fácil...
-No sé de qué tienes miedo... ¿Tienes miedo de mi? ¿Tienes miedo de vivir? No sé, pero deberías pensar que todo lo que dejes de hacer hoy no podrás repetirlo mañana. Los momentos que dejes pasar nunca volverán. Probablemente vendrán otros, pero ya nunca será igual...
El no dejaba de mirarla, parecía tan decidida que decidió darle la mano en ese momento.
-¿Qué es lo que me propones? ¿Qué me vuelva loco?
-No...Solo por el hecho de estar aquí conmigo, ya estás loco...Vayámonos de viaje...Tú y yo, sin nada más que los sueños, para estar un par de días en soledad, para reír y disfrutar. Sin nada que nos agobie, sin pensar en nada. Te estoy ofreciendo un viaje en el que viviremos lo que venga, sin plantearnos nada más. ¿Qué me dices? ¿Estás dispuesto a viajar?
-Solo te pido algo a cambio.
-Dime...
-Guapa...Regálame tu sonrisa, porque eso es lo único que puede hacer que me decida a viajar.

Ana

Safe Creative #0908274281609

La música, A contramano, de Nek, en mi blog de música.

miércoles, 8 de julio de 2009

ERRANTE




Hasta hace muy poco, caminaba por la vida errante, sin rumbo, sin saber a dónde ir.

Hacía mucho tiempo que vivía una existencia sin patria ni bandera.

Ahogando recuerdos de tiempos ingratos y pasando de puntillas por la vida.

En silencio obligado.

Cerrando puertas y ventanas para que ni el aire entrara.

Pero un día, sin tu quererlo, sin yo quererlo, llegaste a mi vida como una exhalación.

Y yo, que anduve errante cerrando los ojos, he dejado de ser una apátrida. Porque sin yo quererlo, hoy eres mi patria y mi bandera.

Y yo, soy rendición…

Ana

Safe Creative #0908274281593

La música, Llueve por dentro, de Luis Fonsi, en mi blog de música.

martes, 7 de julio de 2009

LÍA



La primera parte, MIL OCÉANOS.

Cuando esas gotas llenas de sal hicieron volver a la realidad a Lía, estaba comenzando a salir el sol.
De nuevo tendría que emprender la marcha. A pesar de haber caminado por mil playas, de haber surcado mil mares, todavía le quedaban fuerzas para seguir buscando.
Nadie podría pensar que ese cuerpo pequeño y menudo guardaba en su interior tanta fuerza, tanto empuje. Para aquellos que no creían en la fuerza del amor Lía solo era una loca buscando un imposible.
Durante su largo viaje había hablado con mucha gente. La mayoría intentaban hacerle desistir, le decían que era una locura seguir buscando a alguien que se había ido voluntariamente, alguien que probablemente, cuando tomó la decisión de partir lo había hecho porque ya no la quería...
Lía no quiso escuchar a los que en su cara le llamaban loca, y siguió persiguiendo el sueño de encontrar a Paul. Había algo en el fondo de su alma que le decía que no estaba equivocada...
Durante este tiempo había tenido días en los que quiso regresar a aquel lugar de donde había partido aquel día lejano, pero si lo pensaba fríamente acababa llegando a la conclusión de que nada le quedaba allí, y seguía caminando sin rumbo fijo, porque la verdad, no sabía dónde podría haber ido Paul, y eso aún hacía más difícil la búsqueda.
Otros días, el sol del amanecer le daba la fuerza y el coraje necesarios para seguir por caminos empinados. Uno de esos días decidió que quizás tendría que cambiar la ruta y decidió adentrarse en las aguas del Océano Pacífico.
Una corazonada la llevó hasta allí...Recordó como le gustaban a Paul las pinturas de Gauguin...De cómo había hablado de lo mucho que le gustaría ver Tahití...
Y comenzó la búsqueda pensando que cada vez estaba más cerca de él, casi podía sentir sus latidos.
Lía llegó a una de esas playas de arena blanca y mar turquesa con las que ambos habían soñado tantas veces y el corazón le dio un vuelco. A lo lejos, sentado en una roca, con un cuaderno entre las manos estaba Paul.
Se acercó despacio, viendo como él la observaba con una sonrisa de incredulidad en los labios.
-Lía... ¿Cómo me has encontrado?
-Cuando alguien ama solo tiene que desear algo con todas sus fuerzas, y la fuerza de ese sentimiento te impulsa por mil mares, por mil océanos...
Paul se quedó mudo, pero no podía borrar de sus labios esa sonrisa tonta.
-No importa lo lejos que estés, habría llegado donde hiciera falta para encontrarte.
-Quiero que sepas porqué me fui...
-Ahora eso no importa...Lo único que importa es que estamos aquí, en este océano turquesa, en esta playa sin fin. Solos tú y yo. Y que hoy, por fin siento, que mi viaje ha llegado a su fin.

Ana

Safe Creative #0908274281586

La música, Océano, de Diego Torres, en mi blog de música.

lunes, 6 de julio de 2009

MIL OCÉANOS




No...No puede ser...
Lía no podía dar crédito a lo que veían sus ojos...
Lo último que recordaba era haberse quedado dormida en la arena de aquella playa del Atlántico. Había emprendido un viaje para alejarse de todo aquello que le hacía daño.
Hubo una época de su vida en la que todo iba bien...Tan bien que ella misma se asustó. Y en ese justo momento todo comenzó a tambalearse, todo comenzó a derrumbarse sin remedio.
Y entonces su única opción fue la huida.
Decidió dejar de lado todo lo que hasta entonces había sido su vida. Se alejó de su mar Mediterráneo y de la calidez de sus aguas. Y se fue el día que descubrió que el no volvería.
Comenzó un camino para atravesar todos los océanos, todos los mares, con la esperanza de que en algún momento, en algún lugar, lo pudiera volver a encontrar.
En ese periplo le tocó enfrentarse a días sin sol y a noches sin luna, al frío del invierno y al ardor del verano. Nada podía pararla, de hecho era un viaje sin retorno, no podría regresar, porque su hogar estaba donde estuviera él.
Lía llevaba como único equipaje una foto antigua de Paul. Por si pasaba mucho tiempo hasta que lo volviera a encontrar...Aunque era imposible que lo olvidara, porque su recuerdo se encontraba incrustado en su piel, grabado en sus sentidos.
Y es así como un día Lía comenzó un viaje a través de calles vacías, buscando cada mar y cada océano, donde cada hombre que se cruzaba en su camino era Paul...
Soñando con encontrar un lugar donde poder descansar después de pasar tanto frío...Un lugar donde estuviera Paul. Y ya no importaría como fuera ese lugar, ni donde se encontrara. Por fin volverían a reunirse.
Y con esos pensamientos sobrevolando por su mente siguió caminando un día tras otro, sin desfallecer.
Un día, después de recorrer mil océanos, de surcar mil mares, Lía llegó a una playa del Atlántico, y como caía la noche, allí se durmió...Playa de arena blanca y aguas azul hielo. Al amanecer, se acercó a la orilla y sintió el frío del océano en sus pies.
Una ráfaga de aire erizó su piel. Una sensación de inquietud recorrió su cuerpo...
A lo lejos vio una figura recostada al lado de una roca. Junto a ella, restos de un barco que había naufragado.
Lía echo a correr hacia ese cuerpo desmayado...
-No...No puede ser...Es Paul...
Lía lloraba y reía a la vez.
-Paul, Paul...
Paul abrió los ojos y no daba crédito a lo que veía...
-Lía...Nunca pensé que te volvería a ver...
-He recorrido mil océanos por ti...Y por fin te encuentro.
-¿Y qué habrías hecho si no me hubieras encontrado?
-No lo dudes...Te habría seguido buscando durante toda mi vida, durante mil años, habría recorrido mil mares más, mil océanos son pocos...Porque tu recuerdo vive en mi. Solo quiero saber porqué te fuiste...
-Lía...Necesitaba demostrarte quien soy, que soy capaz de cuidarte...Y sin embargo, eres tú la que me has demostrado quien eres.
-Pensé que cuando te fuiste el mundo se hundía...Y tuve que salir y caminar por mil mares, con tu foto en mis bolsillos.
Unas gotas de agua de mar salpicaron la cara de Lía y le hicieron abrir los ojos. Solo acertó a ver un fuerte oleaje en ese océano que parecía no tener fin.
Con desilusión comprobó que todo había sido un sueño, y comprendió que aún quedaban muchos océanos, muchos mares, para buscar a Paul...Seguiría caminando mientras le quedaran fuerzas, no pensaba rendirse...Porque en algún momento, en algún lugar, sus caminos convergerían, de eso si que estaba segura...

Ana

Safe Creative #0908274281579

La música, Mil océanos, de Tokio Hotel, en mi blog de música.

domingo, 5 de julio de 2009

LO QUE ESCRIBE PALOMA:LAS PAREJAS




Últimamente he estado pensando en nosotros, y me he acordado de cuando rompimos, porque según tú no estábamos hechos el uno para el otro.
Ahora me pregunto ¿qué importa si no estamos hechos el uno para el otro? Las parejas reales no lo están.
En la realidad las cosas no pasan como en los cuentos, en la realidad no sale todo bien después de que dos personas se confiesan que se quieren, en la realidad no existe el “y vivieron felices para siempre”.
En las parejas de verdad no hay gente perfecta, no hay príncipes azules ni princesas rosas, las parejas son simplemente personas que deciden estar juntas, en las parejas solo hay gente que se quiere y que decide hacer algo con ese amor.
Aún cuando hay tropiezos, caídas, abismos, peleas y discusiones, aún cuando te das cuenta de que todo no es tan perfecto como parecía al principio y como creías que sería.
Y no siempre se puede terminar bien, pero lo que si hay que hacer es intentarlo, porque intentar estar con alguien a quien se quiere siempre vale la pena.
Aunque al final no funcione...



Paloma



Safe Creative #0908294288534

viernes, 3 de julio de 2009

EL AROMA DE MAYO



Hoy al despertar me he dado cuenta que cuando te fuiste dejaste una rosa sobre mi cama.

Fue su aroma dulce el que me hizo abrir los ojos esta mañana.

Y acerco mi cara a tu almohada para llenarme de tu perfume. Porque creo que si en algún momento te pierdo, el recuerdo de ese aroma me hará llegar de nuevo hasta ti.

No importará cuanto tiempo haya pasado, porque guardo en mi memoria el aroma que desprendías la noche que te conocí.

Aroma a noche de mayo, recuerdos de aquella noche llena de luna reflejada en mi mar.

Y desde esa noche, desde ese día, esa luz no deja de estar a mi lado, y he abierto los ojos para que ella me guíe, para no perderme.

Porque hasta ese día, yo caminaba en la oscuridad...

Hoy sé que no quiero caminar sola...Y deseo que siempre sea mayo para que ese aroma viva por siempre en mí.

Ana

Safe Creative #0908274281562

La música, Kiss from a rose, de Seal, en mi blog de música.

jueves, 2 de julio de 2009

LA PLAYA DE NOCHE



Hace un par de semanas bajé a caminar por la playa. Pero en vez de hacerlo como casi siempre, de día, lo hice de noche. La primera impresión que se me vino a la cabeza es lo diferente que puede parecer una misma cosa según sea de día o de noche.
Lo cierto es que fue un paseo muy agradable. A diferencia del día, la arena estaba fría, incluso húmeda. Se quedaba pegada a mis pies. Era como si no quisiera dejarme marchar, como si quisiera quedarse conmigo y acompañarme en ese paseo solitario.
Cuando llegué, pude comprobar cuanta gente va de noche a la playa. Parejas aprovechando la oscuridad nocturna para darse cariño, pescadores con sus cañas intentando capturar una pieza...Forman el paisaje de la mar en esas horas de oscuridad.
De hecho, multitud de cañas casi me impedían caminar, pero aún así conseguí a duras penas, pasear por la orilla.
En un momento de descuido, el agua llegó a mis pies, y esa impresión del agua bañándolos, del frío que pensé que iba a sentir, se convirtió en calidez, porque de noche, aunque pueda parecer lo contrario, el agua no está fría.
Aguas oscuras, negras como la noche. No hay reflejos plateados, la luna aún no ha salido. No quiso acompañarme en ese paseo. Y la noche se hizo oscura esperando ese momento. Y yo me senté a disfrutar del silencio, de la humedad de la arena y del sonido de las olas rompiendo en la orilla.
Y es en ese momento cuando mis manos se entretuvieron escribiendo tu nombre desconocido en la orilla de esa playa, ese nombre que en algún lugar puede que esté escrito...Puede que en mi piel, puede que en mis sentidos.
Y la brisa de esa noche de junio trajo a mi boca el recuerdo de ese beso que un día soñé en silencio. Pero solo fue un recuerdo, la evocación de un suspiro.
Y fue en ese momento en el que la brisa alborotaba mi pelo cuando sentí tus brazos rodeándome. No sé expresarte con palabras lo que sentí en aquel instante, solo sé que un escalofrío recorrió mi cuerpo. Sentir un abrazo hecho de viento pero lleno de calidez.
Llegado el momento, no me quedó más remedio que volver a la realidad. Me quedé sin saber tu nombre, sin sentir tus besos y sin tener tus abrazos, y lo único que pude hacer fue sacudirme la arena...

Ana


Safe Creative #0908274281555

La música, Noviembre sin ti, de Reik, en mi blog de música.

miércoles, 1 de julio de 2009

EL ABRAZO



Cuando era pequeña soñaba con un amor para toda la vida, como el que vivieron mis padres.
Alguien que me cuidara y a quien yo mimaría como a un niño.
Te venden la imagen de un amor sin fin, la fidelidad… Sin penas, sin dolores…
El problema aparece cuando te equivocas, y pones grandes esperanzas en alguien que no las merece, alguien que no te valora y que no crece a la vez que tú.
Llegan los reproches, las malas caras y no sabes que hacer.
No te educan para el fallo, y sin embargo este llega.
Y te hace daño, te duele…
Es por eso que te pones una coraza que te aísle del mundo, y levantas muros para no volver a sufrir.
Y comienzas a caminar de nuevo, pero esta vez sola. Recelas de todo y de todos.
En cierto modo, inconscientemente, te niegas a ser feliz.
Te vuelves exigente. Nadie es lo suficientemente bueno como para abrir la muralla y dejar pasar el aire. Y si de verdad lo hay, tampoco está a tu alcance.
Y sigues caminando, mirando hacia delante. Malgastando tu tiempo, esperando un imposible.
Te vas agotando en ese difícil camino de la soledad.
Y no hay nadie esperándote en casa con quien poder charlar. Compartir una taza de café endulzada con caricias es solo un sueño del que el cruel despertador te hace salir.
Pero un día, sin saber porqué te ves envuelta en abrazos.
Y descubres que el miedo al dolor quedó atrás, sepultado entre los escombros de la muralla que en aquel tiempo levanté, y hoy, es ese abrazo el que me hace de nuevo sonreír.

Ana


Safe Creative #0908274281548

La música, Halo, de Beyonce, en mi blog de música.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails