miércoles, 20 de enero de 2010

LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS(I)







Recuerdo aquellos años en los que podía corretear por las calles de mi ciudad. Apenas había coches y nuestras madres nos dejaban campear a nuestras anchas. Yo, en aquella época, era un pequeño pilluelo, siempre enredando y haciendo trastadas.

Todas las tardes me reunía con mis amigos después de merendar, era el mejor momento del día. Pasábamos de los deberes a inventarnos batallas en las que caíamos heridos o bien nos convertíamos en héroes de ficción...

Fueron pasando los años y de los juegos infantiles pasamos al despertar de la adolescencia. Si cierro los ojos puedo ser capaz de rememorar el momento en el que conocí a la chica del ramo de rosas. Era primavera, una de esas primaveras que ya nunca volverán. Y al volver la esquina, allí estaba ella.

Alta y delgada, su cabello ensortijado se adornaba con una rosa. En sus brazos, y colocado con delicadeza, llevaba ese ramo de flores fragantes. Un ramo casi tan delicado como la belleza de su dueña.

No puedo negar que me sentí deslumbrado por la serenidad que desprendía, aún a sabiendas de que era ese imposible que sólo podría admirar.

Vestida de blanco y con los hombros al descubierto, la imagen de la sencillez más perfecta.

Muchos días me quedaba en la esquina para verla pasar. Siempre se repetía el mismo ritual. Ella portando en sus brazos ese ramo de rosas que probablemente le habría regalado algún admirador.

Al cabo de algunos días me atreví a seguirla por las empinadas calles de mi ciudad, y al cabo de un rato descubrí el secreto. Y cuál fue mi sorpresa al llegar a la puerta del cementerio.

A pesar de que intenté pasar desapercibido, ella se acercó a mí. Con la tristeza en su rostro me preguntó porqué la seguía, y yo, en la torpeza de mis dieciséis años, bajé la vista y le contesté que no lo sabía.

Ella me miró con una dulzura inusitada, sin enfadarse por mi intromisión en sus sentimientos, y con lágrimas en los ojos, me pidió que la dejara sola.

Yo, rojo de la vergüenza, la vi entrar, y no fui capaz de moverme del sitio.
Al cabo de un rato, la vi salir con las manos vacías...Recorría cada viernes el camino entre su casa y el cementerio para dejar flores en la tumba de amor de su vida.

Al año siguiente me marché del pueblo, pero su recuerdo no se iba de mi mente. Siempre evocaba esa figura vestida de blanco, y con ella venía el recuerdo del aroma de las rosas que llevaba entre las manos.

Pasaron los años, y un día volví a la misma esquina donde la conocí, y de nuevo aquella mujer menuda y vestida de blanco apareció caminando despacio, con el ramo en sus brazos y la rosa en el pelo. A pesar del paso del tiempo, nada había cambiado, quizás algunas arrugas surcaban ese rostro lleno de belleza y de soledad.

Me miró a los ojos y casi susurrando me dijo:

-¿Me acompañas?

Acepté su invitación sin dudarlo ni un solo momento. Era una manera de volver a aquellos momentos de mi infancia en los que jugábamos despreocupados. Durante todo este tiempo, esos momentos sólo revivían cuando llegaba a mí el aroma de una rosa.

Continuará...


Ana

Safe Creative #1002045447771

La música, No puedo evitar (pensar en ti), de Duncan Dhu, en mi blog de música.

79 comentarios:

Cele dijo...

Que relato mas bonito! Amor y juventud.
Todos tenemos cosas asociadas a la infancia y a la juventud, al primer amor y cuando nos encontramos con ellos, nos hacen revivir de nuevo esa etapa, o quizas no hemos dejado de vivirla nunca.
Un beso

Abismo dijo...

¡qué bonitooo! y ese me acompañaaas...
Pues mañana me gustaría desayunar con la continuación de este relato, y de sus recuerdos

besos desde el abismo, preciosa

Winnie0 dijo...

AY Ana ¡qué bonito y que emotivo! Me has dejado "soñadora" Besos

kalima dijo...

Ecos del pasado que se convierten en recuerdos....Un precioso relato Ana, será porque siempre es agradable mirar hacia atras cuando no sabemos lo que nos queda por mirar al frente.

Un beso

Sensaciones dijo...

realmente bonito...y me emocionaste mi niña
con ese acompáñame y el revivir de la juventud
pero sobre todo con el gesto eterno del amor de su vida....

Un beso enorme con muchiiiisimo cariño...

Anabel Botella dijo...

Te ha quedado muy bonito, Ana. ese recuerdo de la niñez a rosas y que en un futuro se reenecuentra con aquella chica de vestido blanco.
Un beso, guapa ;)

Amig@mi@ dijo...

Precioso relato con mezcla de recuerdos y realidades, a mí me gusta hacerlo, y tejer con hilos de seda telas de araña que conecten el pasado con el hoy.
Me gustó Ana ;)
Besos

Málaga dijo...

Me has trasladado a la infancia y la adolescencia con el relato, fantástico... gracias por el pequeño viajecillo en el tiempo... besines!

HADALUNA dijo...

La ternura de una Sirena ha traspasado el papel.

Has conseguido hacerme llegar ese aroma a rosas, a tristeza, a vida....

Besitos con alas.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Bonito relato.

Un beso, Ana.

RAMPY dijo...

Hola, Ana, qué bonitos son los reCUERDOS de la infancia, algunos de los cuales son reLOCOS.
Tu relato, destila ternura, amor, poesía.
Se nota que es tuyo, porque es como una parte de ti.
Un rampybeso.

Camille Stein dijo...

hay recuerdos que dan una vuelta completa, y en la conclusión del círculo se hacen realidad...

bello texto, Ana

un beso

anamorgana dijo...

Me ha gustado mucho. Esos recuerdos de infancia!?
Besos

Manolo Jiménez dijo...

Tiene el relato la misma delicadeza que tienes tú, sirena con piernas.

Merece más lecturas, me he quedado con la sensación de no haber captado todos los matices.

Felicitaciones y abrazos.

amor y libertad dijo...

cuando ella, la que buscas, te dice ¿me acompañas?, se abre el cielo y dios te mira a los ojos y sonríe solo para ti

anapedraza dijo...

Las rosas son bonitas, pero vamos, que cualquiera de tus textos es mejor que un ramo.

Me dejas un pelín triste, porque me hubiera gustado que la protagonista llevara el ramo para otras cosas, no para lo que lo llevaba.

Creo que ha sido un relato exquisito.

¡Un beso!

MIGUEL

victorysilcana dijo...

Ana... y es que hay recuerdos que nunca se olvidan y quedan gravados para siempre.
Un besillo

Alijodos dijo...

No se si se grabo mi comentario...ahi va otra vez: decia que esta es una de las historias mas dulces que he leido de ti y mira que em encantan todas tus historias...un beso mi niña...

Vicky dijo...

Me a encantado Ana , es una historia llena de sentimientos y mucha belleza.

Muchos besitos preciosa!!!

Cantares dijo...

Hermoso relato, besotes

RMC dijo...

Hola guapa, me has hecho vivir los recuerdos de antaño, muy bello tu
texto, un placer leerte.

Que tengas una feliz semana
un beso
RMC

alma máter dijo...

¡Qué bonito, Ana!!! Preciosa historia.. Es increible pero a mi también me pasa, que un aroma determinado me transporta al pasado...

Un beso fuerte!

Arantza G. dijo...

Qué preciosidad!
Hay recuerdos que se quedan grabados en la piel y en la memoria, hay recuerdos que no deberían morir jamás.
Un beso cielo.

alex dijo...

AAYYY que lindo... jo, yo de una chica con un ramo de flores no, pero recuerdo esa primera sensación de ver a un chico y sentirme...ufffff, maravillado.. con el corazón saliendome por la boca y los nervios que parecía que se me iban a mover todos....

Un beso cielo

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Ana, qué delicado y tierno relato.

Me ha encantado.

un beso

Maite

F. J. Zamora dijo...

ue hermosura y belleza en cada palbra, quien no ha seguido a un amor, a alguien en la vida, quien no se ha escondido en un portal para vigilar a alguien, quien no ha tenido juventud?.
genial amiga Ana, adoro venir a tu playa.
namaste

DAPHNE dijo...

Que bonito relato mi niña , esos recuerdos que tanta añoranza nos traen y esos amores de antaño junto a ellos , precioso recordarles .
Besitos cielo.

Mª JOSE dijo...

ANA...tan hermoso com tú...bello.
MJ

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable relato! Me pareció estar viendo las escenas. Muy logrado. Felicitaciones! Un abrazo

Cecy dijo...

Un bonito relato.
Parece triste pero no se lee así.
Se siente un amor especial.

Besos.

Esteban dijo...

Los amores de la infancia, que buenos recuerdos me han traído este texto, un beso

Máximo Cano dijo...

Tierno, melancólico, ...triste.

Muy bonito.

HARGOS dijo...

quizas mis mejores recuerdos, que enalgunas ocasiones revivo en compañia de mis amigos, me encanto la entrada, un besito preciosa

Francisco Javier dijo...

Es precioso volver al pasado y recordar segun que acontecimientos que marcaron un ante y un después, en este caso la niña que esperaba a la mujer de las rosas, la habia marcado para siempre, y eso se convirtió en una costumbre del día a dia, muy bonito amiga, agradezco tus comentarios estos dias, y siento la tardanza, pero ando con el estudio que casi no me deja tiempo libre, y me veo negro para encontrar un huequito, pero aqui estamos nuevamente, un besito enorme.

apm dijo...

!Oh, que bonito Ana!, que relato mas dulce y más tierno y ´con un trasfondo romanticón... me ha encantado sobre todo ese giro al final cuando ella lo ve en la esquina de la calle y le dice serenamente ¿me acompañas? que, efectivamente es mucho más que acompañar, es invitarte a volver a la adolescencia y saborear ese tiempo de añoranzas... absolutamente precioso, Anita

Un besote, por supuestisimo, de los gordos

Diana dijo...

que lindo...
Espero la segunda parte.
:))

Diana dijo...

que lindo...
Espero la segunda parte.
:))

José Manuel Beltrán dijo...

Son unos recuerdos que nunca olvidaremos. Todos hemos pasado por ellos -eso sí, tan bien contados por tí, parecen especiales- y viene bien recordarlos de vez en cuando.
Eso nos hace sentir más jóvenes.
Un besazo, ciudadana

Jose dijo...

Estimada Ana con tu sensacional recuerdo de juventud.
Nos haces hurgar en nuestro pasado, en el cual cada uno tiene un recuerdo maravilloso como el que nos has ofrecido.
Un saludo para mi estimada sirena

Anne Bonny dijo...

Hay olores que siempre permanecen, precioso relato Ana, me ha dejado relajadísima.

Un beso enorme!

Casía dijo...

hay olores que siempre recordaremos el mio el rosal en casa de mi abuela,

loose dijo...

Magnífica historia mi niña....
Que prevalezcan por siempre esos bellos recuerdos.

La vida no sería vida sin ellos, se manifiesten de la manera que se manifiesten.

Besitos.

Lourdes dijo...

Uff, qué bonito!
Molan los recuerdos de la infancia, eh?
:)

Besos, Ana!

Gala dijo...

Bonita vista al pasada cargada de melancolia.
Me ha gustado la ternura de tus letras.

Un besito

Gara dijo...

Precioso relato, Ana.

Siempre hay algo que nos lleva en volandas al pasado, a esos bellos momentos que vivimos en la infancia y juventud, esas primeras ilusiones, esos primeros besos ...
ayss

Un abrazo

Maat dijo...

Hola Ana.

Es un realto precioso y lleno de ternura. Sin duda entre jóvenes de aquella época. Se me hace imposible trasladarlo a nuestros días. Por entonces, el amor duraba y duraba...

¿Podremos leer la segunda parte?

Creo que a partir de ese: ¿Me acompañas? la historia puede dar un vuelco espectacular. ¿O no?

Te dejo un abrazo muy fuerte.

Maat

Bimbi dijo...

Hola Ana,
Lo primero disculparme por no haber venido antes a visitarte.
Bueno pasé en su día a tu fiesta de cumpleaños, pero desde tu visita a mi buhardilla no he podido corresponderte.
Hoy llevo todo el día tratando de entrar, pero he observado que con determinados blogs se me bloquea todo y el tuyo es uno de ellos.
Mira que horas son, pero no quería dejarlo más.
Precioso texto. Me ha recordado a pasajes de una de mis pelis favoritas "Cinema paradiso".
Y los olores, las canciones... que importantes son verdad? y la cantidad de recuerdos que pueden evocar en un momento.
Un placer pasar por tu rincón.

Un beso

TORO SALVAJE dijo...

Que historia tan romántica.
Me ha gustado mucho Ana.

Besos.

Amanecer* dijo...

Ana me ha encantado este relato tan lleno de nostalgia y ternura.
Pareciera que estuviera viviendo el momento junto a ellos.
Precioso.

Besos.

anabel dijo...

Precioso relato lleno de ternura.
¿Qué tendrán los aromas? Despiertan en nosotros recuerdos que creíamos no sólo dormidos, sino muertos y enterrados.

Un abrazo.

KINY dijo...

Bueno no sé como has echo pero hasta aquí huele a ese fuerte aroma a rosas mu bien echo amiga, me encanto tu relato y lo hice mio también feliz día guapa!


Un saludo

Cornelivs dijo...

Volví de la "vorágine" laboral, y me encuentro con esta preciosa entrada. Me ha encantado.

Besos.

AnaLaprof dijo...

QUE BONITA LA ÉPOCA EN LA QUE CONVIVIMOS CON SUEÑOS DE OJOS ABIERTOS... DE DESEOS Y ANHELOS... MUY BONITO EL RELATO, MUY DULCE...
ENHORABUENA.
UN BESO, ANA.

Lucero dijo...

En este Jueves.. paso solo a saludarte y desearte un bello fin de semana.

Sabes....
¿Con qué se alimenta una flor?
Con muchas gotitas de amor...
Grandes partículas de amistad...
Gran dosis de paciencia...
Y sobre todo; con infinitas dosis de humanidad.
Tú eres la flor de mi amistad...
¡No la dejes secar, por favor!

Gracias por tus comentarios besitosss

Marinel dijo...

Amor,muerte,juventud,recuerdos...
Una amalgama de sensaciones,de sentimientos encontrados, que tú has sabido atraer hasta tus letras,magistral y tiernamente.
Mis felicitaciones,querida Ana.
Me ha encantado,de corazón te lo digo.
Muchos besos.

PALOMA dijo...

ufff Ana no puedo articular palabra me han venido muchos recuerdos a mi cabeza ,solo te dire que graciassssss por ser y estar´.

Un besito muy fuerte .

Alfonso dijo...

Vaya, te has lucido con el relato. Bonito, de verdad. Yo lo relaciono con el amor eterno. El que ni la muerte lo acaba. Qué bonito, mis aplausos :)

Eurice dijo...

Tienes un especial habilidad para relatar historias, las romanticas son tu fuerte he de reconocerlo, es una historia preciosa.
Sigue así Ana, es un gustazo leerte.
Buen fin de semana boquerona guapa!!

Balovega dijo...

Hola niña.. una preciosa historia llena de ternura con aroma de juventud...

Bellos sueños

Arwen dijo...

Tienes mucho talento cielo...es un relato nostálgico pero lleno de amor y belleza...tienes un don y te doy las gracias por dejarnos disfrutar de el...besitos guapisima...

García Francés dijo...

Cuando la inunde el recuerdo y la vapulee la melancolía, Dª Ana, no lo dude, yo me ofrezco a acompañarla, incluso acarreando su ramo de rosas.

Abrumados por las hipotecas y los créditos los parados urbanitas arriendan sus balcones y terrazas.

Parados urbanos, se alimentan de Cáritas y de sus huertos balconeros

Uruguayita dijo...

¡Qé lindo el relto!...otra vez me trasladste Málaga...con los recuerdos de la adolescencica, el olor del azahar...y rosas de Jardines de Puerta Oscura. Un beso mi niña. Uruguayita.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Ana, he llegado hasta aquí, porque creía que habías publicado, no sé si estás en mi relación de mis blogs, perdona sino te tengo, pero es que tengo, valga la redundancia, el ciento y la madre!! Así que usas tacones, yo no que me caigo y no estoy para más averías, jaja ;-)

besossssssssss primorrrrrrr

Maite

la_gaviota dijo...

un exelente relato, me gusta leerte, un abrazooo

Yuria dijo...

Narras desde el lado masculino, y con mucho romanticismo, ¡qué maestría!

besos.

beker dijo...

Muy interesante Ana, ese recuperar los sentimientos de la infancia y valorarlos en el tiempo. Besos

㋛۞¤ ๋•♣♠El Miedoso♠♣ ๋•¤۞㋛ dijo...

\\\///
(*_*)
un relato para soñar y no desear despertar nunca¡¡¡una belleza amiga¡¡¡q la pases lindo este fin de semana¡¡¡¡
un besito del Miedoso¡¡¡¡

añil dijo...

Que historia de amor tan bonita, querida Ana.

Besos de Domingo

Marien dijo...

Qué bonito relato, amor, juventud, rosas, todos los ingredientes para una historia romántica.
Me pondré al día con las cosillas pendientes de leer. Tengo poco tiempo para dedicaroslo. Lo siento.
Un beso

García Francés dijo...

Querida, sirena, lo mejor de esta semana: inscribirme entre sus fieles seguidores, entre aquellos que pacíficamente caminan dejando huellas en su playa. Gracias por recibirme, Dª Ana.

Gorditas, rebosantes de volumen, las diosas XL del paraíso masculino

JORGE SOLANA AGUIRRE dijo...

Intenso tu narracion.El pasado es una mina plena de sorpresas, Saludos!!!

Keisora dijo...

Un texto precioso, me ha gusta muchísimo.
Me encanta el fondo de tu blog, es increíble, con esas burbujas... Es muy mono.
Un besazo y gracias por pasarte.

Aire de Alhena dijo...

Precioso relato Ana, recuerdos que nos marcan y el paso del tiempo que transforma un "déjame sola" por un me acompañas.

Un abrazo.

santiago dijo...

estimada Ana me has llevado sin querer a LA GUERRA DE LOS BOTONES.
Recibe un cordial saludo

Jose dijo...

¿Qué le pasa a mi estimada Ana que desaparecida lleva
varias días noches y mañanas?

Lo sé, soy eterno impertinente,pero no me parece normal.
Un gran abrazo

Francisco Javier dijo...

Te acompaño de aquí al infinito y a donde tu quieras. Siempre con esas rosas de la mano, que te hacen ver más hermosa. Un besitooooooo.

fiaris alfabeta dijo...

cariño que pasa que no hay nada nuevo por acá,te extraño beso

Liliana G. dijo...

¡Qué hermoso, Ana! Me encantan las reminiscencias de esa niñez, la forma en que las imágenes del relato me transportan, la dulzura que se desprende de él...

Un beso grande.

Antoñi dijo...

Uif!!, Ana, este relato, tiene una ternura que te envuelve, irradia magia y encanto muy sutil, como el perfume de esas rosas que ella porta en sus brazos. Es sin duda lo que nos traspasas a los que te leemos y a ese chico que cuenta la historia....
Voy a por el siguiente capitulo... Besos, Antoñi

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails