viernes, 29 de enero de 2010

EL SOBRE(IV)





La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.
La segunda parte, TE ACOMPAÑO, aquí.
La tercera parte, EL ANIVERSARIO, aquí.



A la salida del cementerio miré el reloj. Se me había pasado el tiempo sin darme cuenta, y si queríamos almorzar deberíamos darnos un poco de prisa. Era viernes y mucha gente salía de tapeo, quizás porque ese día era el preámbulo del fin de semana.

-Deberíamos darnos prisa o no conseguiremos mesa en ningún sitio. ¿Dónde quieres que vayamos?

-Hace muchos años que no vivo aquí, puedes llevarme donde quieras...

-De acuerdo, pero luego no te quejes...

Fue la primera vez que vi una sonrisa en el rostro de María. Hasta ese día sólo había visto a una chica preciosa, pero triste.

Comenzamos a caminar con paso apresurado. Durante el trayecto hasta el restaurante me fui fijando en el cambio que había dado mi ciudad. Algunos de los edificios emblemáticos habían sido restaurados recobrando el esplendor de otras épocas. Se notaba el esfuerzo de los arquitectos para que las edificaciones nuevas se parecieran lo más posible a los edificios antiguos.

Iba tan abstraído en mis pensamientos que no me di cuenta que habíamos llegado y María tuvo que tirarme del brazo para que no siguiera andando. Llegamos a "La Fragua" uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad, y al que mis padres acostumbraban a ir mientras vivimos aquí. A pesar del tiempo que había pasado el local no había cambiado, era tal y como lo recordaba. La misma decoración antigua y el mismo jefe de sala, servicial y algo estirado, me hicieron volver a un pasado cercano.

En cuanto entramos al local se acercó a nosotros y al preguntarle si tendría una mesa para dos nos llevó hasta una, localizada al fondo del local.
Pude observar como los comensales que ya estaban en el local giraban sus cabezas y cuchicheaban al pasar María. En ese momento pude comprobar que a pesar de que habían pasado diez años mi ciudad seguía siendo el mismo pueblo grande donde las habladurías eran el punto fuerte.

Ella atravesó la sala sin inmutarse, como si los cotilleos de esos pueblerinos no fueran con ella, en un tiempo que me pareció eterno. Quizás es que al mudarme a una gran ciudad ya no estaba acostumbrado a ser el centro de atención. Allí todo es más impersonal y cada uno hace su vida sin importarle lo que piensen los demás.

Una vez acomodados, comenzamos a hablar ignorando la curiosidad que habíamos despertado, Y en pocos minutos ese momento incómodo había dejado de importarme. No sé porqué, pero lo cierto es que me encontraba más cómodo que nunca. Probablemente esos inmensos ojos verdes me daban una paz que no había conocido hasta ese día.

Uno de los camareros del local nos trajo la carta, y María se tomó la libertad de elegir por mí.

-Tomaremos unos entrantes: la ensalada "Fragua" y milhojas de Foie y queso de cabra. De segundo compartiremos un solomillo de ternera al Roquefort, acompañado de patatas panaderas.

-¿Qué tomarán para beber los señores?

-Tomaremos un Matarromera del 2004.

-Una excelente elección, señora.

Lo cierto es que María no dejaba de sorprenderme...

-Si no fuera porque no tengo muy claro lo de la reencarnación, pensaría que tú y yo nos conocemos desde antes...

-¿Por qué?

-No has podido elegir mejor. Me encanta el restaurante, solía venir con mis padres. Y el menú, parece que te hayan soplado lo que más me gusta...

María sonrió abiertamente, a pesar de que la gente seguía pendiente de todo lo que ocurría en nuestra mesa.

Durante el tiempo que estuvimos en el restaurante la presión visual no cesó, pero no nos importó. Los temas de conversación fueron sucediéndose mientras compartíamos un exquisito almuerzo al que pusimos punto y final con dos cafés solos.

Salimos del restaurante y nos encaminamos hacia la Alameda. Caminábamos despacio cuando María, ya libre de toda presión me hizo la pregunta que estaba esperando desde el momento en que me la encontré por la mañana...

-Hemos hablado de muchas cosas, sobre todo de mí, pero tengo una curiosidad.

-Pregúntame lo que quieras...

-¿Por qué has vuelto?

En ese momento saqué un sobre del bolsillo de mi chaqueta, y se lo entregué.

-Si quieres saberlo tendrás que leer el contenido de este sobre. Sólo te pongo una condición y es que lo abras cuando yo me haya ido...



Continuará...







Ana

Safe Creative #1002045447993

La música, Meet me half way (Encuéntrame a la mitad del camino), de Black Eyes Peas, en mi blog de música.

miércoles, 27 de enero de 2010

SOY SAUL Y TENGO 14 AÑOS...






Hoy me hago eco de una iniciativa de mi Amigo Alijodos, que en su blog El Retrato...sin Dorian Gray publicó esta carta dedicada a los esfuerzos de una madre para que no traten a su hijo como una pelota de ping-pong debido a su trastorno de hiperactividad.

"Hola mi nombre es Saúl y tengo 14 años. Estoy diagnosticado como TDAH que es un trastorno de hiperactividad el cual me está imposibilitando llevar una vida normal. Vinimos a Málaga huyendo de una serie de circunstancias y me encuentro que mi vida es un infierno y lo peor de todo con una ¿difícil? solución. Las expulsiones del instituto son continuas por que según los profesores mi comportamiento es de no respetar las normas, desafiante y hostil hacia las personas. Esto se debe a que padezco el TND que es el Trastorno Negativista Desafiante y suelo permanecer disgustado y resentido durante largos periodo de tiempo pero esto se debe al trastorno que padezco, del que no me siento responsable, sino victima. Pero quién lo está pasando mal, muy mal es Mar, mi madre, que ya no sabe lo que hacer para ayudarme para que yo no permanezca en la calle tirado todo
el día expulsado del instituto y oyendo frases como "su hijo es carne de carroña"..
¿Es esta mi suerte? ¿A esto me tengo yo que resignar por padecer un trastorno de hiperactividad?
Se que mi problema no es fácil y quizás la principal adversidad estriba en que la Educación y sobretodo, los institutos, carecen de herramientas para que mi problema sea tratado como es debido. Por que mi madre es la única responsable de mi educacion y ya me dirán como se hace esto: familia con recursos limitados, mi madre tiene que trabajar para que podamos comer, pagar las facturas... pero si a mi me expulsan del colegio ella no puede hacer todo eso...Que alguien me explique cómo por que ni mi madre ni yo sabemos como hacerlo ni como afrontarlo. Hay centros en Málaga que pueden cubrir mis necesidades pero para ello, para que me internaran, la única solución sería...¡¡Que mi propia madre me denuncie!!Duro ¿verdad?...
Yo necesito una Educación Especial y una serie de atenciones que no tengo en la actualidad pero mi madre no puede por razones obvias pagar un centro así que mi destino es verme en la calle como un despojo humano..¿Hay derecho a eso?
Por eso te pido que entres AQUÍ y le muestres tu apoyo a mi madre, Mar, y si sabes qué hacer o como seguir te pido que me ayudes, por mi familia, por mis hermanos...
¡¡¡Pero sobre todo por MÍ!!
Muchas gracias por todo.....


Os agradecería que le dierais la mayor difusión posible a esto. En Facebook se ha creado un "Grupo de Apoyo a Mar".

Todo el apoyo para Mar es poco. Como madre que soy creo que compartir esta entrada de mi amigo Jose es lo menos que podía hacer.

martes, 26 de enero de 2010

EL ANIVERSARIO(III)




La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.
La segunda parte, TE ACOMPAÑO, aquí.



Atravesé la verja y comencé a caminar junto a ella.

No me gustan los cementerios. Quizás será que todos los que había tenido que visitar a lo largo de mi vida eran lugares lúgubres. En éste, si no fuera porque sabía en el lugar en que me encontraba, habría podido pensar que estaba en el parque más bello que había visitado.

Estaba trazado sobre una planta cuadrangular, con una avenida central y múltiples calles laterales. Las paredes estaban tapizadas con gran cantidad de plantas trepadoras y en el centro había una edificación con forma de templete circundada por un lago. Enredadas en las columnas del templete había miles de flores de glicinia, que me recordaron al Jardín Botánico de la Concepción de Málaga. Quizás por eso no me daba la sensación de estar en un cementerio.

María caminaba despacio, por desgracia debía conocer todos y cada uno de los desgastados adoquines. Llevaba más de diez años recorriendo ese camino en soledad, sintiendo el desgarro en su corazón. Era demasiado tiempo...

Una vez que pasamos el lago del templete nos encontramos con un panteón de grandes dimensiones. La entrada estaba adornada con dos ángeles de expresión serena. En la parte superior de la puerta se podía leer "Familia Valls Giner". Estábamos delante del panteón de la familia más influyente de la ciudad.

María comenzó a abrir la puerta del panteón y a mí me pareció que si entraba con ella me entrometería en su intimidad. Ella me había invitado a que la acompañara, pero pensé que debería quedarme fuera.

-Si te parece bien te esperaré aquí, creo que querrás estar sola en este momento.

Me miró con expresión triste asintiendo con la cabeza.

Los minutos que pasé esperándola me parecieron una eternidad. Comencé a hacer memoria y me pareció recordar que uno de los hijos de Esteban Valls había fallecido en un desafortunado accidente de tráfico, pero no lo tenía muy claro. Yo era pequeño en aquella época y la verdad es que me costaba recordar si estaba en lo cierto.

Cuando más metido estaba en mis pensamientos, salió María, con la tristeza cabalgando en sus ojos verdes. Una lágrima furtiva rodó por su mejilla, y yo, en un gesto que me delataba, me apresuré a secarla.

Me miró con expresión de agradecimiento y comenzamos a caminar uno pegado al otro.
Yo no me atrevía a preguntarle nada. Las dos únicas veces que había estado cerca de ella me embargaba una timidez que en otros aspectos de mi vida no se manifestaba.

Casi como si intuyera lo que me ocurría, María comenzó a hablar:

-Quiero darte las gracias...No tenías porqué haber venido, has sido muy amable. No es un lugar agradable, lo sé, pero hoy más que nunca no quería estar sola...

-Quizás debería ser yo el que te de las gracias...

Ella me miró y casi sin darse cuenta de lo que le había dicho comenzó a hablar:

-Hoy es un triste aniversario. Hace doce años que Toni, mi novio, murió en accidente de moto. Veníamos de vuelta después de haber pasado un fin de semana con un montón de amigos en la sierra de Cazorla. Era primavera, y Toni, que era muy aventurero, decidió que la vuelta la haría en la moto de un amigo. Yo iba en el coche, a escasos metros. Tomó una curva con velocidad excesiva, y no pudimos hacer nada...Mientras esperábamos a que llegara la ambulancia, se reía diciendo que la vida se le escapaba...Íbamos a casarnos ese mismo verano. Han pasado doce años, y desde entonces no he faltado ningún viernes a la cita, pero hoy no me sentía capaz de afrontarlo yo sola, quizás por eso te he metido en este lío, y sólo puedo darte las gracias.

-No hace falta que me des las gracias...De verdad. ¿Quién podría resistirse a acompañar a una mujer tan bella?

-Pues creo que tú debes ser el único...Desde que ocurrió el fatal accidente casi nadie se relaciona conmigo. Es como si yo fuera culpable de la muerte de Toni.

-Pero si tú ni siquiera ibas en la moto...

-Si, pero ya sabes, esta es una ciudad pequeña, y Toni era el heredero de la familia más influyente de la capital. Si a eso le sumas que yo no era muy de su agrado, tienes el cóctel perfecto.

María guardó silencio. Era como si lo que acababa de contarme hubiera removido los posos de un pasado aún cercano. Tuve la sensación de que estaba a punto de derrumbarse, y haciendo acopio de un aplomo inusitado, acerté a decirle:

-¿Te apetece almorzar conmigo?



Continuará...



Ana

Safe Creative #1002045447986



La música, Se le apagó la luz, de Alejandro Sanz, en mi blog de música.


No quiero dejar de pasar la oportunidad de felicitar a una de las chicas más detallistas de la blogosfera, Nunca dejes de sonreír. Te deseo un día de lo más feliz.
Un besazo princesa.

lunes, 25 de enero de 2010

TE ACOMPAÑO...(II)





La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.

Acepté su invitación sin dudarlo ni un solo momento. Era una manera de volver a aquellos momentos de mi infancia en los que jugábamos despreocupados. Durante todo este tiempo, esos momentos sólo revivían cuando llegaba a mí el aroma de una rosa.


Habían pasado diez años desde que la acompañé por primera vez, y no podía negarme a su proposición. Durante todo ese tiempo cada vez que olía el aroma de las rosas volvía a mí el recuerdo de la chica de los ojos tristes.

Quizás fui temerario, no lo sé. No sabía nada de ella, ni su edad, ni su nombre, pero no me importaba. De lo único que me di cuenta es que la expresión de su rostro había cambiado. El dolor se había mitigado. Quizás el paso del tiempo había actuado como bálsamo, y aunque su gesto todavía denotaba tristeza, ésta no era tan desgarradora como el día que la conocí.

Comenzamos a caminar atravesando la Calle Nueva. Allí pude comprobar que el descampado en el que de niños jugábamos a ser héroes había sido sustituido por un moderno edificio de cuatro plantas que desentonaba claramente con el resto de edificaciones de los alrededores.

Caminábamos en silencio, ella con su ramo en los brazos y yo con el leve cosquilleo del que siente que está alcanzando una estrella fugaz.
Al cabo de unos minutos conseguí serenarme lo suficiente como para preguntarle su nombre, ese nombre que durante todos estos años yo había imaginado. Un nombre dulce, casi tanto como lo eran sus ojos. Yo siempre había soñado que se llamaba María, y no me equivoqué. Al confirmar mi sospecha sólo pude reírme...
Me miró con esos ojos verdes llenos de matices y me preguntó:

-¿Se puede saber de qué te ríes? Ya sé que mi nombre es vulgar, pero no creo que sea motivo de guasa...

-No, no es eso, es que casi tenía claro que te llamabas María. No podía ser de otra manera.

Ella me miró incrédula. Probablemente pensó que estaba loco y de hecho, no se equivocaba. Estaba loco por ella. Loco porque era un imposible, loco porque habían pasado diez años y aún más loco porque ella nunca se fijaría en un tipo como yo.

Era el tipo de mujer inalcanzable, una de esas bellezas clásicas que imponen respeto con sólo mirarlas.
En ese momento me planteé que era lo que estaba haciendo, y guardé silencio durante unos instantes...Ese tiempo, que a mí me pareció eterno, se rompió cuando María me preguntó mi nombre:

-Bueno, estamos en desigualdad...Tú ya sabes cómo me llamo y yo no sé tu nombre...

-Perdona mi torpeza...Mi nombre es Víctor.

Mientras terminaba de presentarme llegamos a la puerta del cementerio. La dejé entrar sola, comprendía que, aunque me había pedido que la acompañara, no teníamos tal grado de intimidad como para compartir ese momento. Así que me quedé parado en la puerta del cementerio.
Al ver que no la acompañaba, se volvió hacia mí...

-¿Qué te ocurre? ¿Por qué te quedas ahí?

-No sé, pensaba que sólo querías que te acompañara hasta aquí...

-Hoy no, si te he pedido que me acompañes es precisamente porque hoy no quiero estar sola...

-Te acompaño...



Continuará...


Ana

Safe Creative #1002045447979

La música, I don't want to miss a thing, de Aerosmith, en mi blog de música.

miércoles, 20 de enero de 2010

LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS(I)







Recuerdo aquellos años en los que podía corretear por las calles de mi ciudad. Apenas había coches y nuestras madres nos dejaban campear a nuestras anchas. Yo, en aquella época, era un pequeño pilluelo, siempre enredando y haciendo trastadas.

Todas las tardes me reunía con mis amigos después de merendar, era el mejor momento del día. Pasábamos de los deberes a inventarnos batallas en las que caíamos heridos o bien nos convertíamos en héroes de ficción...

Fueron pasando los años y de los juegos infantiles pasamos al despertar de la adolescencia. Si cierro los ojos puedo ser capaz de rememorar el momento en el que conocí a la chica del ramo de rosas. Era primavera, una de esas primaveras que ya nunca volverán. Y al volver la esquina, allí estaba ella.

Alta y delgada, su cabello ensortijado se adornaba con una rosa. En sus brazos, y colocado con delicadeza, llevaba ese ramo de flores fragantes. Un ramo casi tan delicado como la belleza de su dueña.

No puedo negar que me sentí deslumbrado por la serenidad que desprendía, aún a sabiendas de que era ese imposible que sólo podría admirar.

Vestida de blanco y con los hombros al descubierto, la imagen de la sencillez más perfecta.

Muchos días me quedaba en la esquina para verla pasar. Siempre se repetía el mismo ritual. Ella portando en sus brazos ese ramo de rosas que probablemente le habría regalado algún admirador.

Al cabo de algunos días me atreví a seguirla por las empinadas calles de mi ciudad, y al cabo de un rato descubrí el secreto. Y cuál fue mi sorpresa al llegar a la puerta del cementerio.

A pesar de que intenté pasar desapercibido, ella se acercó a mí. Con la tristeza en su rostro me preguntó porqué la seguía, y yo, en la torpeza de mis dieciséis años, bajé la vista y le contesté que no lo sabía.

Ella me miró con una dulzura inusitada, sin enfadarse por mi intromisión en sus sentimientos, y con lágrimas en los ojos, me pidió que la dejara sola.

Yo, rojo de la vergüenza, la vi entrar, y no fui capaz de moverme del sitio.
Al cabo de un rato, la vi salir con las manos vacías...Recorría cada viernes el camino entre su casa y el cementerio para dejar flores en la tumba de amor de su vida.

Al año siguiente me marché del pueblo, pero su recuerdo no se iba de mi mente. Siempre evocaba esa figura vestida de blanco, y con ella venía el recuerdo del aroma de las rosas que llevaba entre las manos.

Pasaron los años, y un día volví a la misma esquina donde la conocí, y de nuevo aquella mujer menuda y vestida de blanco apareció caminando despacio, con el ramo en sus brazos y la rosa en el pelo. A pesar del paso del tiempo, nada había cambiado, quizás algunas arrugas surcaban ese rostro lleno de belleza y de soledad.

Me miró a los ojos y casi susurrando me dijo:

-¿Me acompañas?

Acepté su invitación sin dudarlo ni un solo momento. Era una manera de volver a aquellos momentos de mi infancia en los que jugábamos despreocupados. Durante todo este tiempo, esos momentos sólo revivían cuando llegaba a mí el aroma de una rosa.

Continuará...


Ana

Safe Creative #1002045447771

La música, No puedo evitar (pensar en ti), de Duncan Dhu, en mi blog de música.

martes, 19 de enero de 2010

COSAS QUE NUNCA TE DIJE…Y QUE PROBABLEMENTE NUNCA TE DIRÉ…



Hola mi amor:

Hoy te escribo esta carta que, probablemente, como todas las que salen de mi pluma de un tiempo a esta parte, acabará en ese cajón de mi corazón en el que voy guardando todas las misivas que nunca te entregaré.

Amor mío, si algún día esta carta llega a tus manos, cosa que creo poco probable, no me juzgues, no quise enamorarme de ti, pero lo hice. Es por eso que me sorprende tanto llamarte así, a ti que nunca me has amado…A ti que nunca has reparado en mi presencia invisible. A ti, amor inalcanzable que vives en mis pensamientos, que llenas mis rincones iluminando con la luz de tu mirada cada una de mis noches de soledad obligada.

Amor imaginado, amor soñado, quisiera dejar de soñarte para poder tenerte.
Hoy, esto que escribo puede parecer una locura. Porque cada madrugada despierto en sueños gritando tu nombre, ese que sólo yo conozco.

Voy consumiendo mis días esperando que en cualquier momento aparezcas. Son muchas las mañanas que abro los ojos deseando encontrarme con tu mirada y sólo encuentro el frío de la soledad acomodado en mi almohada. Ella es la fiel compañera de mis noches, junto con ese silencio que me embarga y me inquieta…
Porque hoy, esto que vivo es una locura…

Es amor sin esperar nada a cambio, sin saber cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que el amanecer me sorprenda a tu lado.

Ni siquiera sé si debo esperar nada…Y quizás por eso la espera es más dura.
Puede que, a pesar de todo, mañana nos sorprenda la frialdad del invierno y que ella, sin quererlo, apague la llama de esto que estoy sintiendo.

Hoy miro al cielo pidiendo señales y solo puedo agarrarme a ese rayo de sol otoñal que tímidamente entra por mis ventanas.

Pero a través de los ventanales sólo puedo ver una tempestad desatada en el mar. Fuerte oleaje y vendaval, son el presagio de que habrá una lucha y que esta será larga…

Ojalá mañana mi mar se serene, porque en el fondo de mí, soy calma, soy brisa cálida del sur, aire de levante y cielo azul.

Si algún día el viento te hace llegar esta carta quiero que sepas que hubo un momento de mi vida en el que estuve dispuesta a darlo todo por ti, que las mañanas me parecían más alegres si veía el brillo de tu sonrisa, aunque en el fondo de mi alma sabía que nunca serías para mí.

Es por eso que no voy a dejar de soñar, porque en la locura de mis sueños siempre estarás tú, mi amor imposible, llenando cada rincón de mi alma enamorada…



Ana

Mi post de hoy es una carta que envié a un certamen de cartas de amor. Hoy la comparto con vosotros ya que no ha sido seleccionada.

Safe Creative #1001195349454

La música, Ojalá pudiera borrarte, de Maná, en mi blog de música.

lunes, 18 de enero de 2010

PASAR PÁGINA



En la vida siempre nos toca escoger el camino a seguir.

Yo, por mi manera de ser, soy de las que no les tiembla el pulso al tomar decisiones que afecten a algo que me incumbe.

Tengo la firmeza necesaria para pasar página, y lo hago cuando veo que una situación se puede volver en mi contra.

De hecho, la gente que me conoce dice que soy radical, e incluso contundente.
Soy de las que todo lo da, sin esperar nada a cambio, pero sólo durante un tiempo. Si pasados esos momentos veo que la situación no toma los derroteros que yo espero, cierro puertas y ventanas, y paso página. Puede que sea una manera de evitar un sufrimiento innecesario, porque lo que tengo claro es que ya he pasado por muy malos tragos y lo único que quiero para mi vida futura es ser feliz.

El problema es que, aunque yo pase página, a veces, una ráfaga de aire me devuelve sin yo quererlo a un momento pasado. Y aunque parezca que la situación es la misma, no lo es, sólo es parecida...

Muchas veces he pasado páginas en mi vida...

Páginas escritas en las que no cabía ni una letra más.

Páginas a medio escribir con tintas pasajeras.

Páginas en blanco que volaron en días de Levante.

Pero hay una página casi en blanco que se resiste a ser vuelta, y el aire está luchando para traerla a mi otra vez.

Quizás es que en aquel momento quedaron palabras flotando en el viento y hoy quieren tomar forma sobre el papel...O quizás es que para esa cuartilla que vuelve, sin yo saberlo, dejé guardada una tinta indeleble que quiere tatuarse en ese papel...




Ana

Safe Creative #1001185342564

La música, Más, de Nelly Furtado, en mi blog de música.

domingo, 17 de enero de 2010

LO QUE ESCRIBE PALOMA: CONFUSIÓN EN LA NOCHE


Hoy se reincorpora Paloma a los domingos de mi blog. Algunos ya la conocéis, ha publicado algunos de sus escritos en el blog antes del verano. Para los que no la conozcáis, os la presento. Paloma es mi hija mayor, cumplió 16 años el miércoles pasado, y escribe de lujo...Ya lo sé...Es pasión de madre, tenéis que disculparme...






La lluvia cae sobre mi, y no es la primera vez en esta tarde que maldigo el tiempo.
Las gotas golpean mi piel, se sienten frías, y después de un rato parecen pequeños cristales puntiagudos.

-Cristina, Cristina...

Suena una voz por encima de mi.
Intento contestar, quiero dar una respuesta, pero por alguna razón no puedo.

-Cris, por favor...

Frunzo el ceño, preguntándome por qué esa persona suena tan disgustada. Uso todas mis fuerzas para abrir los ojos y veo a Hugo. Algo anda mal con él. Parece diferente, extraño, y no puedo imaginarme porqué. Supongo que debe ser la lluvia, que engaña a mis ojos. Intento decir algo pero me doy cuenta de que no puedo...

Hugo se muerde el labio, gotas de lluvia caen desde la punta de su nariz hasta mis mejillas.

-¿Hugo?

-Cris, por favor -susurra Hugo-. Quédate, por favor, quédate...

-No voy a ninguna parte...

Contesto, aunque me cuesta un rato que las palabras salgan de mi boca. Me pregunto que ha ido mal para que haya tardado tanto en poder decir esas cinco palabras.

Hugo coge mi mano y me gusta. No entiendo lo que pasa.

-Cris...

Pestañeo, mis ojos enfocan y desenfocan la imagen. La lluvia sigue cayendo y puedo oír la respiración irregular de Hugo por encima de mi.

-Oye, ¿que pasa?

Hugo mueve la cabeza y cierra los ojos, obviamente luchando contra algo. Le miro confusa, y él presiona sus labios contra los míos. Me gusta la familiaridad del beso, pero algo parece diferente, y no sé porqué.

Cuando pienso en ello todavía no sé donde estoy o que hago fuera, bajo la lluvia. ¿No debería estar en casa con Hugo? ¿Abrazados debajo de un edredón viendo una película o fuera, en algún bar? ¿Qué hago bajo la lluvia?

Miro otra vez a Hugo y me doy cuenta de que está muy raro. Parece que ha recibido alguna mala noticia y que no se lo haya tomado bien.

Sé como animarlo...A Hugo la encanta cuando canto y no veo porqué ahora debería ser diferente, excepto que cuando abro la boca, parece que no puedo recordar las palabras de ninguna canción. Frunzo el ceño, y eso no es nada propio de mi.

Hay luces y sirenas...Suspiro, esperando que nadie haya tenido un accidente. Nunca me ha gustado oír sirenas, incluso cuando era niña, porque sé que eso significa que hay una emergencia, y que en algún lugar alguien está herido.

Hugo aprieta fuerte mi mano y lo miro otra vez intentando sonreír. En un susurro le digo:

-Todo va bien, Hugo.

Él apenas mueve la cabeza y entierra su cara en mi cuello. Deseo poder mover mis manos para tocarlo pero por alguna razón no puedo hacerlo.
Los labios de Hugo encuentran los míos otra vez, y cuando se echa para atrás puedo ver que sus ojos están húmedos. Lo primero que pienso es que es por la lluvia, pero creo que no es así.

-¿Hugo? ¿Qué pasa?
Lo noto temblar...

-T-te estás muriendo -susurra.

Frunzo el ceño. Si me estuviera muriendo habría sirenas y...
Me doy cuenta de que Hugo se está mordiendo el labio. Me concentro en su cara y veo que no está lloviendo.

Hugo está llorando. Lo que es raro, porque Hugo no llora. Hugo es fuerte y no llora.
Algo dentro de mi cambia y me doy cuenta que mi respiración se hace más lenta, es difícil intentar meter aire en mis pulmones. Hugo todavía me mira de esa manera extraña y quiero que pare. Quiero que todo pare, y entonces él y yo podremos estar de nuevo en casa, abrazándonos en el sofá.

-Te quiero.-susurra Hugo. Y presiona sus labios contra los míos otra vez. La última.

Su cara se vuelve borrosa, e intento decirle algo, pero no puedo.
Lucho por respirar, y entonces mi mundo se vuelve negro...




Paloma

Quería daros las gracias a todos por haberme felicitado el cumpleaños el pasado miércoles, me hizo mucha ilusión. Muchísimas gracias.



La música, When you're gone (Cuando te vas), de Avril Lavigne, en mi blog de música.

jueves, 14 de enero de 2010

DIEZ MINUTOS...






De nuevo llueve, y esas gotas de agua caen despacio, formando pequeños ríos que surcan los cristales de mi habitación.

Fuera hace frío, apenas se ve un alma por la calle. Quizás es por eso que, a pesar de que no dejo de mirar, no te veo llegar.

Me mata esta situación en la que espero y desespero. No sé cuanto tiempo seré capaz de soportar tu ausencia...

Cerrando los ojos intento sentirte cerca, y casi te puedo tocar, a pesar de que sé que estás lejos.

Quisiera poder detener el tiempo y detenerte a ti en él. Mirarte a los ojos, tomarte de las manos, romper mi silencio y poder decirte todo eso que siento.

Y en ese momento en el que el reloj volviera a seguir su curso inexorable y antes de que tú volvieras a la realidad, yo aprovecharía para dejarte una nota en el bolsillo, sin que tú te dieras cuenta. En ella te llevarías un pedazo de mi corazón, para que siempre lo sientas cerca, para poder ir contigo dondequiera que tú vayas.

Seguramente, cuando te guardaras las manos en los bolsillos para resguardarlas del frío de este invierno, encontrarías ese trocito de papel. Lo leerías con sorpresa, sin poder saber cómo había llegado hasta allí.

Quizás entonces con mi corazón en tus manos, pudieras saber todo lo que estoy sintiendo...

Mientras tanto, yo te seguiré esperando, porque sé qué, de alguna manera, ya formas parte de mi destino...

Y ahora sólo quisiera abrir los ojos, verte llegar, y que te quedes diez minutos conmigo...




Ana

Safe Creative #1001145319179



La música, Diez minutos, de Efecto Mariposa, en mi blog de música.

miércoles, 13 de enero de 2010

COSAS QUE OCURRIERON UN 13 DE ENERO...








1610-Galileo Galilei descubre Callisto, el cuarto satélite de Júpiter.

1750-Tratado de Madrid entre Portugal y España, que fija las esferas de influencia de los países ibéricos en América del Sur.

1854-Anthony Foss obtiene la patente para el acordeón.

1888-Alexander Graham Bell funda la National Geographic Society.

1908-El francés Henri Farman logra un vuelo de mil metros con un avión biplano, en un circuito cerrado.

1927-Descubrimiento del testamento ológrafo de Hernán Cortés, conquistador de México.

1930-Comienza la publicación de "Mickey Mouse" en historietas.

1941 - Fallece James Joyce, escritor irlandés.

1955-El presidente de Nicaragua, Anastasio Somoza, desafía al presidente de Costa Rica, José Figueres, a resolver la disputa entre los dos países mediante un duelo a pistola.

1985-Médicos franceses consiguen, por primera vez, cambiar la sangre de un feto por medio de una transfusión intrauterina.

1989-El virus viernes 13 arruina miles de IBM en Gran Bretaña.

1991-El socialista Mario Soares es reelegido presidente de Portugal con el 70,43 por cien de los votos.

1993-Acuerdo en París para la prohibición de armas químicas.

1994-A pesar de que han pasado dieciséis años, lo recuerdo casi como si fuera ayer...Eran las seis de la mañana cuando me di cuenta que no llegarías a mi vida el día 16. Tenías ganas de salir de ese lugar tan cómodo que te había dado calor durante nueve meses.
Ese día, nada más levantarme me asomé a la ventana. Era un espléndido jueves de invierno, un día soleado, casi tan alegre como lo eres tú. Yo, cariño, que ya sabes como soy, me fui a trabajar como cada día. Y en el trabajo, entre tomas de tensiones e inyecciones, las contracciones fueron haciéndose más intensas. Estaba claro que ibas a llegar, y lo hiciste por la tarde, sobre las seis.
Nunca podré olvidar tu carita redondita y esa mata de pelo oscuro. Mirabas todo con tus ojos muy abiertos, como si no quisieras perderte nada a pesar de lo pequeña que eras...
Han pasado dieciséis años, si, y te estas convirtiendo en una mujer espléndida. Con la cabeza sobre los hombros, solidaria, educada. Si, si, lo sé...Ahora es el momento en el que me dirás...Mamá...Que te estás pasando...Pero creo que incluso me quedo corta.
Hace algún tiempo descubriste el placer de la escritura, quizás porque desde pequeñita, siempre has tenido un libro entre las manos. Me encanta lo que escribes y cómo lo escribes, y hoy te pido que vuelvas los domingos, que creo que no sólo yo te echo de menos...

Puede que dentro de no mucho tiempo, el día de tu cumpleaños se celebre como efeméride, porque conseguirás todo lo que te propongas, pero para mi, siempre será un día marcado en el calendario. Aquel jueves trece de enero en el que me tocó la mejor lotería...Tú.

Felicidades Paloma.



Ana

Hoy es el cumpleaños de Paloma, mi hija mayor, así que la canción de hoy también va para ella...





La música, Falling en love, de Mc Fly, en mi blog de música.

martes, 12 de enero de 2010

TE BUSCO...Y NO TE ENCUENTRO...





Te busco y no te encuentro...

Camino por calles que guardan tu recuerdo, trazando una estela que no regresará.

Probablemente seas un pensamiento que se escapó una tarde de lamentos ahogados, un anochecer lluvioso, en el que, al cerrar los ojos, vi tu figura, pero ni siquiera te pude tocar.

Quizás por eso aunque te sigo buscando, no te encuentro...

Sigo caminando, mirando aquí y allá. Abriendo puertas que un día se cerraron, sin saber muy bien por qué.

Vivo del recuerdo de una mirada lejana acomodada en un firmamento lleno de estrellas que hoy, a mi paso, llorarán.

He perdido la noción del tiempo...No sé desde cuando te estoy esperando, ni desde cuando te estoy buscando...Lo único que sé es que aún no te encontré.

Y tengo la sensación de que el camino nunca se acaba, que nunca acabará, porque poco a poco se va diluyendo en la distancia el reflejo de aquella mirada.

Busco tu recuerdo en los ojos de la gente que se cruza en mi camino, busco a cada vuelta de mi destino, y en cada paso encuentro un nuevo desvarío...Te busco y no te encuentro...

Dudo, y dudo mucho...Dudo porque no sé si te escondes o es que aún no estás. Quizás es que no te he buscado con suficiente intensidad.

Todo lo que me queda es aquella mirada, y de ese recuerdo lo único que surge es una brisa de soledad.

Nace una locura que no sé donde me llevará, lejos o cerca...Lo único que sé es que todo te lo quiero dar, pero para ello, antes, te tengo que encontrar...

Cierro los ojos y al abrirlos estás a mi lado...Después de tanto caminar y buscar, nuestros senderos se encontraron, y tú estabas solo, a la vuelta de la esquina, esperando una oportunidad...




Ana

Safe Creative #1001145319162

La música, Desde cuándo, de Alejandro Sanz, en mi blog de música.

lunes, 11 de enero de 2010

ADIÓS…




Ojalá pudiera borrar de mi cuerpo los besos que nunca me diste, esos que sólo yo soñé.

Tendría que exponerme a un temporal de viento y lluvia, o tal vez ahogarme en el mar, no lo sé…

Probablemente esto calmaría un dolor que no sé cómo sacar de mí.

Ahogar en el mar los recuerdos de esa vida que soñé contigo, o escapar de aquí a un lugar donde no haga frío, donde nada me recuerde a ti.

La solución es la huida…Esa huida cobarde, hacia adelante, que me aleje de tus ojos.

Quiero ahogar los recuerdos de lo que pudo ser y no fue, las palabras nunca dichas y los besos que soñé.

Aunque a veces pienso que ni ahogándome en el mar sería capaz de alejarme de ti…Estás tan dentro de mí que tendría que morirme y aun así, seguirías conmigo.

No sé por qué tiene que ser todo tan difícil. Me gustaría poder borrarlo todo sin ningún esfuerzo. Tirarlo a la papelera, como haré con este folio cuando termine de escribir…

Cerrar los ojos y olvidar todo lo que duele. Abrirlos de nuevo y ver que no estás aquí.

El dolor, ese triste compañero de viaje que me acompaña en cada momento no quiere irse…

Y yo voy caminando por la orilla de mis sentimientos intentando olvidar lo mucho que te quiero, para dejar de hacerme daño, para dejar de sufrir.

Me sumergiré en el mar para borrar lo que siento, para olvidarme de ti…

Cae la noche, hace frío y tú nunca vas a estar aquí…

Y yo te diré adiós amor…

Adiós…




Ana


Safe Creative #1001115288405


La música, Feel(Sentir), de Robbie Williams, en mi blog de música.

viernes, 8 de enero de 2010

DE NUEVO GRACIAS...





Hoy de nuevo os doy las gracias...En estos días que he andado muy desconectada se ha superado esa cifra mágica: 100.000 visitas en un poco más de un año.

La verdad es que cuando inicié mi andadura en Blogger ni siquiera pensaba que me fuera a leer alguien. Hoy las cifras me marean...A esas más de 100.000 visitas se suman 380 posts, más de 13.000 comentarios y 287 seguidores.
A todos y cada uno os doy las gracias:

A los que me comentáis habitualmente, entre los que tengo un buen número de amig@s. Ese ha sido uno de los mejores regalos que me ha dejado el año que se fue.

A los que me leéis pero por los motivos que sean no me comentáis, os animaría a que me dejarais algún comentario de vez en cuando. Es enriquecedor el barajar diferentes puntos de vista, porque aunque sabéis que modero comentarios, siempre que las cosas se digan con respeto, aquí tenéis cabida todos.

Así que de nuevo gracias, a los que estáis desde el principio, y a los que os habéis ido incorporando a lo largo del pasado año y por que no, a los que poco a poco llegarán, porque en esta playa cálida del sur queda espacio para todo aquel que se quiera quedar.

No quiero dejar pasar la oportunidad de presentaros los dos nuevos proyectos en los que colaboro:

El primero es Más allá de los Sueños. Este blog es una idea de Gara. En él habrá relatos conjuntos, y colaboraré con Gara, Hadaluna, © Capri, Calvarian y H.Chinaski.

El segundo es Horizontes Entrelazados. Este proyecto, ideado por Nunca dejes de Sonreír y Don Vito, y al que me he sumado, porque creo que el cálido horizonte del sur se enlaza al distante norte para demostrar que a pesar de la lejanía, todo es proximidad.

Gracias, de todo corazón


Ana



La música, Thank you(Gracias), de Alanis Morissette, en mi blog de música.

jueves, 7 de enero de 2010

RUTINAS




Ha pasado un año desde que escribí esto
Pero si no fuera porque sé que es 2010, casi podría suscribir punto por punto lo que escribí aquel día lejano.

Que he debido ser muy mala...Porque los Reyes pasaron de largo por mis peticiones...Supongo que eran imposibles y por eso no dejaron ni siquiera un trocito de carbón.
La única diferencia con aquel día es la lluvia...No ha parado de llover en todos estos días, y hoy no iba a ser menos. Ha llegado un momento en que la lluvia era tan intensa no veía las casas que tengo enfrente.

En fin...Que esperemos un 2010 mejor que el año que se fue...Creo que no será difícil...


Ana



La música, Rutinas, de Chenoa, en mi blog de música.

Ana

viernes, 1 de enero de 2010

FELIZ 2010...



Ha comenzado 2010...Como siempre, con pasitos tímidos y cortos, sin saber muy bien si tropezará o si será capaz de caminar con paso firme. Es el momento en el que trazamos los planos de lo que queremos que sea este nuevo año. Unos intentarán dejar de fumar, otros harán dieta después de los excesos de las fiestas, algunos se apuntarán al gimnasio...Y otros se propondrán el reto de convertirse en mejores personas, o tal vez encontrar al amor...Sea lo que sea lo que os planteéis os deseo a todos y cada uno de los que me leéis que este 2010 os traiga la mayor felicidad, y a ser posible, que se cumplan todos vuestros sueños. Yo seguiré por aquí, como siempre, poniendo sentimientos en mis letras, algunos días melancólicas, otros reflexivas, pero a fin de cuentas, letras que llevarán como siempre mucho de mi.
A pesar de que el año que acabamos de despedir no ha sido el mejor de mi vida siempre lo recordaré con alegría porque en él he conocido a grandes personas a las que si el tiempo nos deja, intentaré seguir conociendo más.

No quiero dejar de pasar la oportunidad para felicitar a Menda, Amparo y Marinel. Hoy estas tres amigas cumplen años y me gustaría que las felicitarais.

Menda, esa canaria que lo mismo te escribe un relato que te hace una receta...Te quiero niña...

Amparo, esa "casi cuarentona" que tiene más arte, pero más arte...

Y Marinel, que con sus Letras Derramadas nos transporta a mundos lejanos con letras preciosas.


Hoy también es el santo de mi amigo Manolo Jiménez...Ese gran Poeta que hace que la imaginación vuele entre letras que pintan paisajes de colores.

Os deseo que paséis un día maravilloso...


FELIZ 2010 para tod@s



Ana

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails