lunes, 22 de febrero de 2010

GRACIAS...

song Pictures, Images and Photos


Ante todo, quiero agradeceros a todos los que os habéis preocupado por mi...Sigo con mi tendinitis, y esta semana estaré un poco perdida. Es Semana Blanca y me dedicaré a estar con las mías.
Intentaré que la musa vuelva, porque se ha largado otra vez y sólo me ha dejado silencio.

Muchos besos para tod@s.

domingo, 14 de febrero de 2010

AMOR…




Hoy, como cada madrugada me desperté buscando el sabor de tu boca…

Sueño cada noche con ese beso lejano que todavía me quema, y no soy capaz de entender porqué sigue grabado en mi piel.

Porque a pesar del tiempo que ha pasado nada ni nadie ha podido borrar su recuerdo.

Quisiera poder entender este amor, mezcla de locura y equilibrio.

Me gustaría que cuando me miraras a los ojos fueras capaz de ver todo lo que en ellos se esconde. Un amor que lo da todo y no espera nada, que llena todos los rincones de mi alma y de mi mente.

Amor imaginado, amor siempre soñado, lleno de ilusión y de deseo, no sé porqué no estás aquí. Quizás es por eso que te sueño cada noche y no soy capaz de olvidarte.

Y es tan difícil quererte, porque cuando estás cerca me matas, pero si estás lejos me muero.

La noche que te conocí me perdí en tus ojos, y desde entonces no soy capaz de encontrarme.

En ese momento efímero quise detener el tiempo para regalarte el cielo.

No te conozco, no sé quién eres, ni siquiera sé si eres real, pero lo que sé es que tu aliento me hace respirar.



Ana

Safe Creative #1002125507432



Hoy en este post colaboran mis amigas Carmen y Marga. Son dos magníficas cocineras que tienen dos blogs deliciosos: "La cocina de Las Pacas" y "Tartas encantadas".
La foto que ilustra mi post de hoy es de unas deliciosas galletas que han preparado con motivo de este día, así que si os gustan, no tenéis más que pasaros por su blog, allí está la receta. Ellas a su vez, publican mis letras en su blog, con lo que de esta forma quedamos hermanadas.
Carmen y Marga fueron de las primeras en venir a comentarme, nos conocíamos de esa magnífico foro que es Mundorecetas, y hoy con este post unimos la cocina a las letras.



La música, Amante, de Efecto mariposa, en mi blog de música.

lunes, 8 de febrero de 2010

MAÑANA…



Puede que mañana, cuando te levantes, veas las cosas claras.

Pero también puede ocurrir que nunca llegue mañana.

Nos empeñamos en planificar un futuro sin saber muy bien si al día siguiente veremos el sol en el horizonte.

Hay que disfrutar el momento, dejar atrás los miedos y saborear lo que la vida nos brinda.

Vivir cada momento como si fuera el último.

No quiero arrepentirme de no haberte dicho te quiero más veces, de no haberte llamado cuando me apetecía o de no haber hecho cosas que me hacían feliz.

Pienso que a veces, la vida te muestra la puerta de un tren que no debes dejar pasar, porque no sabes si volverá...

Nos aferramos a vidas pasadas, a momentos anteriores y no pensamos que en ese tren puede haber más felicidad de la que nunca hemos soñado.

Puede que el viaje camine por una ruta escarpada, y que a través de las ventanillas observemos un abismo impresionante, y por ello, nos acobardemos y queramos bajar...
Pero a veces, tras los abismos, al final del camino aparece una playa donde solo encontraremos paz.

La vida es riesgo...Pero el que no arriesga, no gana.

Y aquí estoy, montada en este tren...Ahora solo espero que tú te decidas a subir.

El camino no será fácil, lo sé, pero juntos ahogaremos miedos y abriremos los ojos para ver el sol del atardecer en la playa de nuestros sueños.




Ana


Safe Creative #1002105498415


La música, Just say yes(Sólo di si), de Snow Patrol, en mi blog de música.

miércoles, 3 de febrero de 2010

LA EXPOSICIÓN(VII)





La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.
La segunda parte, TE ACOMPAÑO, aquí.
La tercera parte, EL ANIVERSARIO, aquí.
La cuarta parte, EL SOBRE, aquí.
La quinta parte, INQUIETUD, aquí.
La sexta parte, LENTO, aquí.



Llegamos a Atocha un poco antes de las cinco de la tarde. Me sorprendió mucho el hecho de encontrar un jardín dentro de la Estación. Es cierto que hasta entonces había viajado poco, por lo que mi grado de sorpresa quizás fuera mayor que ahora.

Salimos de la Estación y tomamos un taxi que nos condujo a un coqueto hotel situado en el Barrio de Salamanca. Con gran sorpresa, al llegar a la recepción pude comprobar que Víctor había reservado dos habitaciones individuales. Es cierto que, por todo lo que me había tocado vivir, no tenía mucha experiencia sobre el comportamiento masculino, pero aquello no dejó de sorprenderme.

Dejamos los equipajes en nuestras respectivas habitaciones y bajamos a tomar un té a la cafetería del hotel. La curiosidad me corroía y no pude evitar preguntarle algunas cosas que me rondaban por la cabeza.

-¿Dónde has estado metido durante estos diez años?

-Bueno, probablemente no recuerdes que mi padre era el interventor de la sucursal de Unicaja del pueblo. El año que te conocí, lo trasladaron a Málaga al ascenderlo a director. Gracias a eso ahora soy lo que soy.

-¿Y se puede saber qué eres?

-Tú y tu curiosidad. Tendrás que esperar hasta esta noche a las nueve.

-Estoy llegando al límite de mi resistencia...No sé si podré aguantar...

-Aguantarás, claro que aguantaras. Si ha sido capaz de vivir doce años de tu vida en ese pueblo y resistir todo lo que vi el día que almorzamos juntos, podrás esperar unas horas más. Ahora, si te parece, podemos subir a deshacer el equipaje y a descansar un poco.

Tomamos el ascensor y nos encaminamos a nuestras habitaciones que estaban situadas una enfrente de la otra.

-Bueno, te espero en el hall a las nueve menos cuarto. Sé puntual.

Entré a la habitación, que estaba decorada con estilo minimalista. En ella predominaban los tonos blancos, tanto en las paredes como en la ropa de cama.

Necesitaba descansar, así que me coloqué cómodamente en la chaise-longue situada a la derecha de la cama.

Seguía sin querer pensar...Para que. Había optado por la sorpresa, y de momento, no me podía quejar.

A las ocho me di una ducha rápida y comencé a arreglarme. Una vez hecho esto, opté por ponerme un sencillo vestido negro adornado con un collar de perlas. Unos tacones vertiginosos y un pequeño bolso de mano completaban mi indumentaria.

Bajé al hall del hotel, donde me esperaba Víctor.

-Estás preciosa... Bueno, perdón, eres preciosa...

No supe que decir. Él estaba diferente, puede que fuera su impecable traje de chaqueta complementado con una vistosa corbata malva.

Nos dirigimos al taxi que nos estaba esperando en la puerta del hotel. Reconozco que no había estado nunca en Madrid y se me iban los ojos por todo lo que él me iba mostrando: el Retiro, la Puerta de Alcalá...Al tiempo que me decía que mañana podría verlo todo mejor.

Llegamos por fin a nuestro destino. Era una galería de arte. En la puerta había un cartel con su nombre, Víctor Alberti...

-Hemos llegado.

-¿Esto es lo que no me podías contar? Eres pintor...

-Sí, hoy inauguro mi exposición en Madrid y tú no podías faltar...Durante todos estos años has sido mi musa. Mis modelos siempre se enfadaban al ver que cuando terminaba mis cuadros nunca reconocían sus facciones en ellos. Siempre eras tú, siempre les cambiaba el nombre...Siempre se llamaban María. Pero para el último cuadro que pintado no ha habido modelo. Ese lienzo, que es el más importante de esta exposición, refleja los recuerdos de un chico de dieciséis años. Ven por favor, quiero que lo veas, tú mejor que nadie puedes opinar... ¿Qué te parece?

Al mirarlo, me vi reflejada en él. Era yo, diez años atrás, con mi vestido blanco y mi ramo de rosas en los brazos.

-Me gustaría que fueras mi modelo para mis próximos cuadros...Estoy harto de pintar de memoria. ¿Qué me dices?

Unas lágrimas furtivas escaparon de mis ojos, mezcla de emoción y de recuerdos. En aquel momento supe que el pasado había quedado enterrado bajo aquellos cientos de ramos de rosas que año tras año fui depositando en la tumba de Toni.

Había llegado el momento de volver a la vida, y había sido aquel cuadro el que me había despertado.

-¿Qué quieres que te diga?

-Dime que si...





Han pasado cinco años desde que me subí a aquel tren con el miedo adosado a mi piel. Desde entonces he pasado por muchas estaciones, por muchos aeropuertos, pero siempre con aquel chico curioso que pintaba cuadros con el recuerdo de mi rostro. Ya no le hace falta pintar de memoria porque su modelo estará para siempre con él.


FIN


Ana



Safe Creative #1002045448259

La música, Y sólo se me ocurre amarte, de Alejandro Sanz, en mi blog de música.

martes, 2 de febrero de 2010

LENTO(VI)





La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.
La segunda parte, TE ACOMPAÑO, aquí.
La tercera parte, EL ANIVERSARIO, aquí.
La cuarta parte, EL SOBRE, aquí.
La quinta parte, INQUIETUD, aquí.


Una vez que terminé de leer la escueta nota, Clara y yo nos miramos asombradas.

-Pues vaya con el chico curioso...Además es temerario.

Yo seguía con el tarjetón en la mano sin poder articular palabra, mientras Clara seguía con su soliloquio.

-¿Se puede saber qué es lo que vas a hacer? Porque ahora eres tú la que tienes que decidir si vas a esa cita o no...Yo desde luego tengo claro lo que haría, pero a ver tú que es lo que haces...

-No sé lo que voy a hacer, esto para mí es una sorpresa, algo inesperado...

-María, inesperado o no, es algo que quizás deberías hacer sin pensar. Llevas mucho tiempo guardando un luto innecesario. Tú no tuviste la culpa del accidente de Toni...Se estrelló él solito, nadie lo empujó a conducir esa moto, al revés, tú no querías que lo hiciera. Te has dejado absorber por el ambiente de este pueblo y no tienes edad de estar muerta en vida. Ya está bien...Doce años son muchos años ¿no te parece? Hace mucho tiempo que tenías que haberte ido...

-Pero mis padres...

-Sí, ya lo sé, tus padres no estaban bien y tú los has cuidado, pero aquí ya no te queda nadie.

-Bueno, me quedas tú...

-Pero a mí me vas a tener siempre y lo sabes, pero a lo mejor una oportunidad como esta no se repite.

Me quedé callada. Sabía que Clara tenía razón, pero había muchos interrogantes que no era capaz de desvelar. La inquietud seguía en mí.

Clara que me conocía bien sabía lo que rondaba por mi cabeza.

-Vamos a ver niña... ¿Cuántos años menos que tú tiene el chico curioso? ¿Cuatro o cinco?

-Más o menos. Sí, creo que cuatro...

-Y te lo estarás pensando...Mira, haz lo que quieras, pero yo me iba en ese tren, y que salga el sol por Antequera...

Terminamos de tomarnos el café y Clara se fue dejándome en un mar de dudas.

La semana se me pasó en un suspiro. Y llegó el viernes, y con él mi decisión.
Me levanté temprano, y sin pensar abrí la maleta y comencé a llenarla con lo indispensable para pasar un fin de semana.
Tomé el tren de cercanías que me llevaría a Málaga. Al llegar a la estación el miedo me invadía por completo y esa sensación se desvaneció cuando a lo lejos vi aparecer a Víctor.

-¡Has venido...!
Se acercó plantándome dos besos en las mejillas y me cogió de la mano al tiempo que me decía:

-¿Vamos? No quiero perder este tren...

Nos montamos en el vagón y una vez que dejamos nuestros equipajes de mano en la zona habilitada para ello, nos dirigimos al Restaurante. Una vez allí, y con la valentía que me confería el tener una copa de Ribera en las manos, me atreví a preguntarle el motivo de este viaje.

-Tendrás que tener un poquito más de paciencia. El viaje es muy corto, y no puedo desvelarte nada más hasta que lleguemos a Madrid, así que si te parece bien, disfrutaremos del paisaje...

En ese momento sus palabras me dieron la tranquilidad que hacía mucho tiempo que no tenía, y a pesar de la velocidad del AVE, pude sentir que todo sucedía lento, tan lentamente como yo necesitaba.



Continuará...


Ana

Safe Creative #1002045448242


La música, Lento, de Julieta Venegas, en mi blog de música.

lunes, 1 de febrero de 2010

INQUIETUD(V)





La primera parte, LA CHICA DEL RAMO DE ROSAS, aquí.
La segunda parte, TE ACOMPAÑO, aquí.
La tercera parte, EL ANIVERSARIO, aquí.
La cuarta parte, EL SOBRE, aquí.


Me quedé con el sobre en mis manos viendo como Víctor se alejaba por la Alameda con paso seguro y sin mirar atrás.

Yo me debatía entre la sorpresa y la inquietud. Me quedé clavada en la esquina, sin saber si volvía a casa o si seguía caminando. ¿Qué habría en el sobre para no poder abrirlo delante de él?

No lo sabía, pero me había pedido que no lo hiciera hasta que no se fuera, y eso era justamente lo que estaba haciendo.

No sé qué es lo que esperaba...Ya se había ido, su figura se había convertido en uno de esos muchos puntos en un horizonte lejano, y aún así, no me sentía capaz de abrir el sobre.

Enfilé el camino a casa por el trayecto más largo. De hecho, creo que no quería llegar para no tener que enfrentarme a esa incertidumbre.

Al llegar, dejé mi bolso y la carta en la mesa de entrada. Quise olvidarme de ella...El día había sido una mezcla de recuerdos agridulces. Habían pasado doce años desde el accidente de Toni y me había reencontrado con aquel chico curioso que un día lejano se atrevió a seguirme hasta el cementerio.

Lo único que quería en ese momento era relajarme, así que abrí el grifo de la bañera, le eche un puñado de sales con aroma de Jazmín, y mientras comenzaban a diluirse en el agua fui a la cocina para prepararme un té.

Una vez hecho esto, volví al cuarto de baño, la bañera estaba casi a punto. Comencé a desnudarme lentamente, como si con cada prenda que me quitaba intentara sacudirme todos los pensamientos que me atenazaban. Poco a poco me las fui quitando una a una, pero la inquietud seguía en mí.

Puse música, algo tranquilo, el Canon de Pachelbel y las Cuatro Estaciones de Vivaldi me ayudarían a desconectar.

Me introduje en el baño de sales y cerré los ojos. Un ligero sopor se apoderó de mí. Era una mezcla a partes iguales de cansancio y soledad. Ella era mi compañera desde hacía mucho tiempo y se resistía a abandonarme...O quizás era yo misma la que no la dejaba marchar.

Cuando el agua comenzó a enfriarse salí de la bañera y me sequé lentamente delante del espejo. Intenté mirarme como si no fuera yo la que se reflejaba en él. La imagen que se proyectaba ante mi era la de una mujer joven con la tristeza habitando en su mirada.

Ensimismada en mis pensamientos me dirigí a la cama, y me acosté como siempre, sin pijama. Pero hoy había algo diferente...Por primera vez en mucho tiempo me di cuenta que las sábanas estaban frías.

A pesar de todo cerré los ojos intentando dormir, me costó mucho probablemente por todo lo acontecido en el día.


A la mañana siguiente me levanté temprano, no podía estar en la cama, así que comencé mi rutina diaria sin pararme a pensar.

Una ducha rápida con agua tibia, gotas recorriendo cada palmo de mi piel.
Abrí el armario y saqué una sencilla camisa blanca y mis vaqueros favoritos. Me maquillé ligeramente como era habitual en mí.

Una vez hecho esto, fui a la cocina, y mientras me preparaba el primer café de la mañana sonó el teléfono:

-María...Soy Clara ¿cómo estás?

-Hola...Estaba preparando café ¿te apetece uno?

-Venga, voy para allá.

Clara era de las pocas personas que después de la muerte de Toni seguía manteniendo relación conmigo. Ella me acompañaba en el coche el día del accidente, y había sido mi única compañía en estos años. Vivía en el portal de al lado.

(Suena el timbre)

-Hola guapa...A ver, ¿qué te pasa?

-Bueno...Ahí voy, tirando.

-Algo te ocurre cuando me has invitado a este café. -Dijo Clara sonriendo-

-Anda, pasa...Que no hay quien que engañe.

Éramos amigas desde hace mucho tiempo, y Clara conocía la historia del chico curioso, que era como le llamaba yo antes de conocer su nombre. Le conté cómo había transcurrido el día anterior, el paseo hasta el cementerio, el almuerzo en La Fragua y el sobre, ese que seguía colocado en la mesa de la entrada. Cuando terminé de contarle todos los detalles, me hizo la pregunta fatídica:

-Vamos a ver... ¿Qué me estás contando? No me puedo creer que no hayas abierto el sobre. Yo no podría...

-Lo dejé ayer en el recibidor y allí sigue...

-¿Y se puede saber a qué estás esperando para abrirlo?

-No lo sé...

-Anda, tráelo...

Me encaminé hacia la entrada para coger el sobre. Al notar su rugosidad, no pude menos que temblar...

-¿Vas a abrirlo ya?

Por fin me decidí a hacerlo mientras Clara me miraba con la expectación en su mirada.

En su interior había un tarjetón escrito con trazo firme, y lo que leí me dejó con la boca abierta...

-¿Se puede saber que pone?

-Te espero en la Estación María Zambrano el viernes a las 14 horas. Trae contigo lo suficiente para pasar un fin de semana. Del resto, me encargo yo...






Continuará...


Ana

Safe Creative #1002045448006


La música, A la primera persona, de Alejandro Sanz, en mi blog de música.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails